¿Se debe usar la primera persona en periodismo?


El empleo del «yo» aparece en crónicas y reportajes, ¿se ve la información intoxicada con el uso de la primera persona?
SÍ - C. CERVERA

SÍ – F. MUÑOZ

Hay algo que no entiendo de esos periodistas que crucifican la voz del autor: ¿Dónde están ustedes cuando reportean? ¿Dónde se compran esos trajes de ser supremo de la objetividad que se ponen antes de escribir? Díganlo, en serio, igual se hacen ricos y ponen fin a la crisis actual. Pero creo que no, la objetividad de la que tanto presumen ustedes no depende de usar la primera o la tercera persona. Ni de lo superiores que se crean por mandar al limbo al observador. «Reportear es hacer el amor, y eso se hace en primera persona», Plàcid Garcia-Planas dixit. Con moderación, y cuando el texto lo exige, usar el «yo» es un recurso ideal para dar sensación de veracidad. No vamos a inventar nada ahora, todo lo hizo «La banda que escribía torcido» (Ed. Libros del K.O). O como usted no está acostumbrado a crónicas, lea la reseña que hizo Jaime G.Mora. Espero que no se asuste, son más de 450 palabras. Quizá recuperar algo del Nuevo Periodismo sea más útil que su capa de invisibilidad y objetividad. Una última cosa, y sin ofender (algo que hace con frecuencia en sus debates) nada de lo que me diga me va a convencer más de lo que lo hizo Tom Wolfe este fin de semana. Y no pudo.

NO - F. MUÑOZ

NO – C. CERVERA

No voy a entrar en los fangos del insulto, ese lugar donde te mueves con agilidad. Prefiero contestarle, don Fernando, con las dos cosas que más odia en el mundo: argumentos y educación. Vaya por delante que no estoy en contra del uso de la primera persona. Es una opción válida para situaciones donde la vinculación del periodista con la noticia puede ser relevante o de interés público. El resto son ganas de solapar la noticia con un protagonismo erróneo. El oficio donde la vanidad es el principal pecado no necesita echar, precisamente, más leña al fuego. El YO sobra en la mayoría de casos. El periodismo es un testigo de la noticia –ni silencioso, ni mudo–, que requiere hablar desde la distancia para que sus sentimientos y sus opiniones no manchen la información. Al lector no le interesan las vivencias de un periodista con vocación de literato: le interesa la noticia. Si el uso de la primera persona es un escollo para conseguir este objetivo, los periodistas no deben anteponer un estilo equivocado a dar la información sin intoxicar. Y esto es algo sencillo de comprender para profesionales honrados y humildes, y casi imposible para los que tienen un ego tan grande como el Edificio España.

Tags: , , ,

Una respuesta to “¿Se debe usar la primera persona en periodismo?” Subscribe

  1. Carlos Hidalgo 9 abril, 2014 en 13:29 #

    Una pregunta: ¿ese cruce de puñaladas es real o una puesta en escena? En cualquiera de los dos casos, ¿es necesario? Está claro que no. Al final, el tema del debate no es el eje de los artículos

Deja un comentario

Los prostitutos, de la calle a la red

Los pasos de chaperos y gigolós por las saunas, los pisos de alterne y los céntricos rincones de Madrid redirigen ahora al entorno digital

Locales emblemáticos de Madrid: «Cabezonería por resistir»

Madrid está plagada de rincones centenarios que son la historia viva de la ciudad y que hoy sobreviven a duras penas a los ritmos de los nuevos tiempos

El excampeón de muay thai amateur: «La técnica vence a la fuerza y la estrategia vence a quien sea»

El pinteño Dennis Lara, campeón de España de la anterior edición de IFMA, competirá este fin de semana en el Muay Thai Revolution 6

Álex de la Iglesia: «Hago cócteles con el material que me encuentro»

«El Bar» es la nueva apuesta del bilbaíno que se ha inspirado en sus experiencias vividas y hasta hay un guiño a los Rolling Stones

Mendigos rumanos: marionetas de la mafia

Grupos criminales obligan a ciudadanos de etnia gitana procedentes de Europa del Este a practicar la mendicidad en las calles de Madrid

Escape room, o la puerta a la felicidad

Las salas de escape han inundado Madrid a velocidad de vértigo. Si en 2015 había dos, hoy son alrededor de 60 las que se reparten por la capital