Fuencarral apático


Uno puede pasar dos veces por allí y tener la sensación de caminar por dos calles distintas. Las tiendas cierran a tan solo un mes de abrir y los bares cubanos conviven con comercios nórdicos

-CINE-18.JPG de Reporteros ABC--0ETL4864.jpg-

Nada queda de la esbelta y elegante puerta de granito que custodiaba la glorieta de Bilbao desde 1625. Por sus arcos, franceses y castellanos intercambiaban miradas cargados de mercancías, mensajes y cartas cuando Madrid aún no tenía un nombre ni una identidad propia. Cayó en 1865 cuando la villa comenzó a tener hambre y devoró desagradecida las puertas y los muros que la habían guardado durante tantos años.

La glorieta de Bilbao da paso a la centenaria y eterna calle Fuencarral, que desemboca en Gran Vía. El 109 (actual 95) le dio una inmerecida fama con el famoso crimen de la calle de Fuencarral, con el asesinato en 1888 de la acaudalada viuda de Vázquez Varela para robarle su dinero. El suceso se convirtió en un hito que ha llegado como leyenda negra hasta nuestros días. La condena y ejecución de la criada Higinia Balaguer fue el último ajusticiamiento público de Madrid y cambió para siempre la forma de hacer periodismo en España, inaugurando los juicios paralelos.

Hoy no queda nada de ese Fuencarral teñido de negro. Por sus calles transitan miles de compradores compulsivos de todas las nacionalidades, con varias copas de más o unos cafés de menos, dependiendo de la hora del día. A las 11:50 de cualquier día entre semana, uno se siente raro paseando por este Fuencarral tan vacío y desangelado. Las tiendas de muebles y adornos nórdicos se alternan con bares cubanos o con tiendas de cadena. Da igual, los comercios duran cada vez menos. La crisis se lleva una parte importante de ellos, mientras los jóvenes empresarios se conforman con no darse por vencidos y con seguir abriendo.

El transeúnte divisa el Mc Donalds de Gran Vía desde la esquina. Para los más jóvenes el logo se ha convertido en un emblema bajo el que quedar con sus compañeros.

Tras pasar por Montera, uno llega a la Plaza de Sol con la misma sensación de situarse sobre el Monte do Gozo. La señal bajo el reloj que señala el kilómetro cero se antoja ahora como un enorme templo de peregrinaje, donde turistas y compañeros que han quedado se encuentran para hacerse una foto junto a la placa. Sosa, absurda, pequeña, pero de enorme valor. Todo el mundo quiere proclamar ante Facebook que estuvo en la Puerta del Sol.

Tags: , , , , ,

Texto por: Sara Montero Minguez

Ver los artículos de Sara Montero Minguez

Sin comentarios.

Deja un comentario

El negocio de los vecinos del Metropolitano: aparcar en la calle por 15 euros

Varios residentes del distrito alquilan de forma ilegítima plazas de estacionamiento en la calle aprovechando el colapso que se genera en el estadio rojiblanco los días de partido

Un asentamiento de mendigos, calvario de los vecinos del Puente de Ventas

Un grupo compuesto por unos 30 gitanos de origen rumano y presuntamente víctimas de una red de trata lleva años siendo foco de problemas en la zona

Sexo descontrolado entre desconocidos en el Cerro de los Ángeles

La suciedad y la inseguridad causadas por ciertas prácticas sexuales se han convertido en un problema para el municipio de Getafe

Platos gourmet a partir de una lata de conservas

Frinsa, una de las marcas de referencia del sector, apuesta por elevar el prestigio de los productos del mar enlatados

Porteros: un oficio en peligro de extinción

El clásico oficio de portero que custodia y habita en la comunidad de vecinos parece dejar paso a las empresas de conserjería con trabajadores multidisciplinar

«¡A todo el mundo le ha dado por el punto y el ganchillo!»

Cada martes por la tarde un grupo de mujeres se reúne en un restaurante de Collado Villalba para tejer con fines solidarios