Lágrimas y terrazas en Santa Bárbara


Alonso Martínez guarda hoy las llaves de la puerta de Santa Bárbara. Ya ha desaparecido y ha dejado sitio a los bares que abarrotan el bulevar

-expo18111.jpg de Archivo ABC-

Cuenta la leyenda que la puerta de Santa Bárbara abría el camino hacia Francia. Era el lugar más alto de la ciudad y, desde allí, partían las carreteras que se dirigían hacia el país vecino. Hoy, son sus habitantes (y otros) los que van hasta allí para pasar una noche de fiesta en Madrid.

La puerta ya no existe y Laura espera de pie, junto a la entrada del metro, la llegada de un chico. Es su primera cita, pero parece que él ha cambiado de opinión y le ha enviado un mensaje para decirle que no irá. Ella no puede evitar las lágrimas al empezar a leer. No serán las últimas que derroche. Tiene una vida por delante.

La chica tenía pensado sentarse en alguna de las terrazas abarrotadas de la calle Santa Bárbara. Como los lagartos, los madrileños esperaban los primeros rayos de sol para tomar asiento en el bulevar. Según muere la calle hacia Hortaleza, no se vislumbra un solo sitio libre. El agosto ha llegado pronto a los bares.

De una bocacalle, sale un grupo de jóvenes cargando unas bolsas de plástico verdes. ¿Qué habrá dentro? El sonido de las botellas que chocan entre ellas dentro de las bolsas y el vaso de plástico del que bebe uno de ellos los delatan. Por si hubiera pocas pistas, que sea la noche de un viernes marca el camino de las baldosas amarillas.

Dos chicos surgen de la nada. Giran a la derecha en la calle Gravina y toman Hortaleza. Van abrazados, algo normal hoy día en las inmediaciones de Chueca, aunque no lo era cuando se construyó la puerta de Santa Bárbara, en el siglo XVI. Otra pareja -esta vez de chicas-, muestra la normalidad que existe en estas calles, caminando cogidas de la mano.

Es casi medianoche y los relaciones públicas de la zona han empezado a trabajar. Uno de ellos se acerca a un chico que parece perdido. «¿Quieres tomar una copa? Tenemos buena bebida y una zona más oscura para lo que quieras». Él responde con una simple sonrisa y continúa su camino hacia un estanco de 24 horas, donde entra y compra un paquete de Marlboro.

Al fondo, se vislumbran las luces de la Gran Vía y, detrás de ella, la bajada hacia Sol por la calle Montera. Allí conviven en un espacio muy reducido numerosos coches de policía, una ambulancia, una comisaría y una fila de prostitutas que salta al mejor postor. «Ven, ven», le dice una chica con acento de Europa del este a un hombre de unos 40 años. Él se acerca disimuladamente y se va con ella, mientras un poco más allá otra chica llama la atención de otro viandante. Este prefiere hacer caso omiso y continúa su marcha hacia la Puerta del Sol.

Tags: , , , ,

Texto por: Eduardo de Rivas

Ver los artículos de Eduardo de Rivas

Sin comentarios.

Deja un comentario

Hasta que se acabe la gasolina

Colectivos organizan raves sin ningún tipo de permiso ni seguridad que duran hasta el día siguiente

Farmacias de guardia: noches eternas para vender preservativos

Los empresarios farmacéuticos solicitan que se revise la regulación de estos servicios que desde hace unos años están dejando de ser rentables

Las horas muertas de La Princesa: una noche en Urgencias

El Hospital La Princesa es uno de los centros de salud más grandes de la Comunidad de Madrid. El tiempo medio de atención en Urgencias es de tres horas y media. Al año atienden más de 100.000 personas

McDonalds 24h: cuando la comida rápida se vuelve peligrosa

Los restaurantes de la cadena que abren 24h en Madrid encuentran durante toda la madrugada peleas y situaciones conflictivas

Los antisistema, germen del infierno de Lavapiés tras la muerte Mame Mbaye

Asociaciones, compañeros del mantero y Policía Municipal culpan a los ultras de izquierda de los disturbios en el céntrico barrio madrileño

Lavapiés llora la muerte de Mame Mbaye

Miles de manifestantes toman las calles de este barrio madrileño en recuerdo del difunto mantero