La hora bruja de las escaleras del Metro de Madrid


A pesar de que el subterráneo madrileño ofrece sus servicios hasta pasadas las dos de la madrugada, las escaleras dejan de funcionar mucho antes
Escaleras mecánicas paralizadas. Foto: Archivo/De San Bernardo

Escaleras mecánicas paralizadas. Foto: De San Bernardo

Noche de jueves, víspera de festivo en Madrid. Una pareja joven baja del Metro cargando dos maletas pequeñas. Camino a la salida, se encuentran la primera tanda de escaleras mecánicas parada. «Mierda», dice ella. Más arriba, vuelven a toparse con el mismo problema: «Vaya, qué suerte estamos teniendo», contesta él irónicamente. Aún les queda el último tramo, que por supuesto tampoco funciona. Un niño de tres años los adelanta. Es la 1:35 horas en una céntrica estación de la línea 4 y, aparte de los viajeros, solo quedan dos guardias de seguridad. La parada de las escaleras no ha sido casualidad; se repite noche tras noche.

Según informa la página web del Metro de Madrid, el servicio funciona hasta las 2 de la madrugada. Sin embargo, algunas cabeceras como Valdecarros o Pinar de Chamartín llegan al final de línea incluso a las las 2:20. Las escaleras mecánicas dejan de funcionar mucho antes, justo a la 1:30 horas. En ese momento es cuando terminan la jornada laboral los trabajadores de Metro. Pero por las estaciones aún se puede ver a personal de limpieza y de seguridad.

La última persona de Metro en irse es el jefe de vestíbulo, que pasada la medianoche no sale de su pequeña habitación a la entrada. Recoge y, al marcharse -a la 1:30- desconecta también las escaleras. El resto de trabajadores de las instalaciones (limpieza, seguridad, mantenimiento…) no tiene acceso al mecanismo que las activa. Pero como están visibles, se convierten en el centro de las críticas cuando cualquier viajero se encuentra con ellos. Algunos prefieren esconderse. Es una hora en la que en las estaciones reinan los extremos: la tranquilidad y el bullicio. El silencio hasta que llega el tren y trae consigo el jaleo. Para quedarse, poco después, de nuevo vacía.

El personal se va, la estación sigue abierta y los trenes circulando, al menos dos más llegarán cargados de viajeros que subirán a pie.

Escondidos

«Cuando se marcha el jefe del vestíbulo, apaga las escaleras», comenta un trabajador. «Si vemos a una persona mayor o a alguien excesivamente cargado, vigilamos desde lejos que no les ocurra nada pero nos escondemos un poco, porque encima nos culpan a nosotros, que somos quienes estamos aquí y no podemos hacer nada por encenderlas», reconoce. Hoy no se han tenido que esconder: las maletas de los dos viajeros parecen ligeras y tampoco se han quejado mucho.

El personal de seguridad se va a las 2 de la madrugada, y para hacerlo tiene que recorrer, igual que el resto de viajeros, los tres o cuatro tramos de escaleras que separan la superficie de las vías del tren. «Nosotros también las sufrimos», apunta. No son ellos los encargados de cerrar la estación ni de revisarla en busca de gente que pueda estar escondida. «De eso se encargan las cámaras, de revisar y de cerrar a distancia», señala otro empleado.

La paralización no ocurre en las estaciones donde trabaja el encargado de zona (como la de Alfonso XII o Avenida de América). En ellas, este se queda en la estación hasta que pasa el último metro y es entonces, al marcharse, cuando la corriente metálica deja, por fin, de morder.

Afuera, en la superficie, la escarcha propia de la hora impacta contra la respiración entrecortada de quienes suben cerca de 200 escalones para llegar a la calle. El más destacado del grupo, un niño de apenas tres años, ha aprovechado para demostrar que corre más ascendiendo por las escaleras que su madre. Él subió por las mecánicas paralizadas, «que son más altas», dice. Llegó arriba antes, por supuesto, y su madre quedó atrás, deseando tener algo de la vitalidad con la que su pequeño deleita al resto, un público improvisado al que ha encontrado entre las vías y la salida.

Tags: , , , , , , ,

Texto por: Mª Nieves Mira

Ver los artículos de Mª Nieves Mira
En twitter (@mnievesmn) comparto cosas y hago retuits. Periodismo, cine, pero sobre todo tele

Sin comentarios.

Deja un comentario

San Cemento: el mayor macrobotellón universitario de Madrid

Miles de jóvenes y toneladas de residuos han vuelto a ser los protagonistas de la ya tradicional fiesta celebrada en Ciudad Universitaria

Cómo ser vegano fuera de Madrid y no llevar «una dieta de mierda»

Los restaurantes y bares que ofrecen este tipo de platos han crecido al igual que los potenciales consumidores. En la capital han pasado de ser 10 a 40 en tres años

Sandra Ibarra: «Hay vida durante el cáncer»

Ha superado esta enfermedad en dos ocasiones. Ahora, ha puesto en marcha la primera unidad para supervivientes en colaboración con el Hospital Universitario de Fuenlabrada

Las Carrozas de Azuqueca empiezan a fabricarse

El desfile que realizan las peñas públicas el tercer domingo del mes de septiembre ha sido declarado de interés turístico regional

Los asesores de Carmena y sus salarios al máximo: 81 eventuales y 4,71 millones en retribuciones anuales brutas

Desde 2015, el gasto total anual en este tipo de personal ha aumentado un 35%, habiendo meses con el mismo número de eventuales pero con incrementos salariales bimensuales y trimestrales

Miguel ya no dibuja papel moneda

Si quieres hablar con él, búscale en la biblioteca Miguel Hernández de Collado Villalba. Ahora solo lee allí, pero antes pintaba minuciosamente a mano y «boli» billetes de todo país y época