Un paseo en descapotable


Esta pequeña con caracoles en la cabeza se llama Victoria, baila en silla de ruedas y es mi hermana
Victoria. Foto: T. D.

Victoria.  Foto: T. D.

Victoria pide a su madre que le ponga la misma música de ayer, la misma que escuchan todos los días, Supertramp. Desde Aranjuez a Toledo canta todas sus canciones excepto una, Cannoball porque sus acordes le aterran. Madre e hija sienten «The logical song» como si sus versos estuvieran inspirados en ellas, en sus sonrisas, en su manera de disfrutar el camino y de afrontar la vida.

When I was young, it seemed that life was so wonderful,

A miracle, oh it was beautiful, magical.

And all the birds in the trees, well they’d be singing so happily,

Joyfully, playfully watching me.

«Ya casi estamos, mamá mira el castillo» grita la niña al ver desde la ventanilla el Alcázar de Toledo. Apenas diez minutos después están en el Hospital Nacional de Parapléjicos. Compuesto de dos edificios de ladrillo visto que impresionan al espectador. Como si se tratara de una gran catedral que no deja que aprecies su belleza en el primer instante. Un lugar con una profunda huella humana que no se percibe en historiales médicos, se conoce a través de las miradas de los que allí corren a su manera.

Victoria y «su fisio». Foto: T. D.

Victoria y «su fisio».  Foto: T. D.

Es un lunes más en su segunda casa, aunque son días diferentes. Esta vez Victoria no llega al gimnasio en su carrito empujado por Montse, Victoria llega sola en su silla de ruedas. Ella ya es casi independiente. Su rostro habla por sí solo pero para quien no queda prendado de su expresividad ella grita insistiendo para que admires su particular manejo de la silla. Como una modelo de medidas perfectas exhibe cómo tuerce a derecha e izquierda, cómo da marcha atrás y marcha adelante.

Hace apenas diez días que Victoria tiene su primera silla de ruedas, su Cadillac descapotable personal, con la que imagina que llegará a la Luna algún día. Hace apenas tres años que nació y desde entonces hasta ahora siempre ha necesitado algún aparato para poder andar. Mientras antes preguntaba cuándo iba a caminar, ahora proclama que ya tiene su gran tesoro, su silla de ruedas.

La pequeña se siente alejada de los bordillos que un paralítico puede encontrar en su camino y de los que encuentran las personas que la rodean cuando imaginan su día a día futuro. Victoria juega a esquivar obstáculos. Ha aprendido a agarrar las riendas de sus piernas aparentemente flojas, profundamente fuertes. Se ha convertido en una prematura autodidacta de la vida que nada estilo perro, rodea la mesa baja de su salón pasito a pasito, mantiene el equilibrio durante dieciséis segundos y baila «el aserejé».

Victoria sabe que donde va todas las mañanas no es un cole como le intentaron hacer creer sus padres al principio. Tiene claro que es el lugar donde va a trabajar«mucho mucho» para lograr «ir solita al cole de verdad». Toledo es su gimnasio, donde tiene muchos amigos y una fisioterapeuta a la que adora que se llama Ana. Por las mañanas, durante cuarenta y cinco minutos, ambas hacen multitud de ejercicios para fortalecer sus músculos, estimular sus movimientos reflejos y conseguir que sus logros no tengan meta. Entre las dos existe una relación especial. Ana confiesa que no tiene pacientes sino niños, para Victoria, su «fisio», como dice ella, es una más de su círculo de mejores amigas.

La primera vez que Victoria se sentó en su silla de ruedas se colocó en posición de salida y con las manos protegidas con unos guantes rosas comenzó la carrera de su vida.

Tags: , , , , ,

Texto por: Teresa Díaz

Ver los artículos de Teresa Díaz

2 Respuestas to “Un paseo en descapotable” Subscribe

  1. Jacinto Martín-Prat 20 diciembre, 2014 en 14:35 #

    ¡Bravo Victoria! Así hay que ir por la vida:en descapotable y con la carrocería de tu alma a la vista.Es tan grande que se nota a simple vista.Y te lo digo,sabiendo lo que subir en esa silla.Lo hice en mi niñez y juventud y,temo,que lo volveré a hacer en mi vejez.Es parte de este “juego” que llamamos Vida.Y,sobre todo,vivela todo lo a tope que puedas.Solo tenemos esta…O si hay mas,esta debemos exprimirla.Un abrazo.

  2. Rafa 20 diciembre, 2014 en 16:39 #

    Espectacular Victoria. Tu fuerza y simpatía lograrán que llegues a la meta. Enhorabuena a tus padres y hermanas que forman un equipo de Fórmula 1. Un beso de campeona.

Deja un comentario

La eutanasia a debate: ¿Homicidio o derechos humanos?

«Mi ama se murió hace un año. Es un cuerpo y una mente que sufren», relataba el hijo de Maribel Tellaetxe antes que falleciera. Su postura choca con la de Rosa Arregui, directora de Adevida, una asociación que defiende el desarrollo de la misma «hasta su extinción natural».

El lejano Hoyo de Manzanares: los vecinos hacen memoria sobre su pasado «western»

La localidad madrileña alojó durante los años sesenta y setenta el poblado del Oeste «Golden City», donde Clint Eastwood y Sergio Leone rodaron la mítica película «Por un puñado de dólares»

Abandono del Conservatorio Rodolfo Halffter: «Esperemos que no ocurra nunca una desgracia»

Padres y alumnos del centro situado en Móstoles denuncian la «falta de mantenimiento» del edificio que el pasado lunes provocó la caída de un falso techo

De Nigeria a Lavapiés: la trayectoria de Piter

Todos en Lavapiés conocen a Piter, un nigeriano de 36 años que lleva diez años viviendo sin papeles en España. En entrevista a Madrilánea, él cuenta su historia

Los niños que vienen a trabajar

Entre quejas vecinales, 32 menores marroquíes, que abandonaron a sus familias en busca de un futuro mejor, residen y se forman en un centro de acogida de Arturo Soria

Atlético de Madrid-Real Betis, vuelta a la realidad del fútbol femenino tras el récord del Metropolitano

El equipo rojiblanco, líder de la Liga Iberdrola, se enfrentaba al conjunto bético, cuarto clasificado, en un partido que remontó en seis minutos de la primera parte