Los caramelos ya no se recogen del suelo


Para alguien de fuera, como es el caso, vivir la cabalgata de Reyes de la capital por primera vez puede ser toda una aventura. Aquí hay vallas. Aquí hay escaleras. Aquí hay cazacaramelos
Cazacaramelos delante de mi objetivo. Foto: M. N. M.

Cazacaramelos delante de mi objetivo. Foto: M. N. M.

Son la creación endemoniada que acaparó todos los flashes del día cinco. No porque los buscaran. Porque se entrometían. Los niños, que por algo lo son, aumentaban su tamaño en torno a unos 30 centímetros. Suficientes. Una suerte de cono de extrañas proporciones que se postulaba como la extensión perfecta de su -en la mayoría de los casos- brazo derecho. «¡Caramelos de los Reyes Magos para los reyes de la casa!», rezaba en el anverso de los cazacaramelos-robavisiones. Por el reverso, en cambio «seguro que no se te escapa ninguno». Sí, seguro…

columna-caza

Cazacaramelos tras la cabalgata. Foto: M. N. M.

La lucha por las golosinas fue en vano. Por supuesto, cazacaramelos, invento madrileño y castizo donde los haya, ganasteis la partida. Porque… ¿en qué cabalgata de pueblo se ha visto eso? Vosotros en primer plano, en segundo mi cámara. En cambio, recogí más caramelos yo agachándome que vosotros ahí, en las alturas. Es la experiencia que aporta tantos años de cabalgatas en las que te juegas todo a cuatro carrozas; no a 32, como aquí. Dejasteis a un lado la que era vuestra misión del día, y perdisteis. Castigándonos al resto también por ello. ¿Qué habíamos hecho mal los mayores de quince?

Y ahora así os veis, tirados por el suelo. Fue un amor fugaz. Los que tenéis más suerte habéis encontrado lugar en la papelera. Otros de los vuestros ruedan por el suelo, entrometiéndose de nuevo. Ahora interrumpiendo el contacto entre el asfalto de la Castellana y los pies de aquellas personas que antes os deseaban. Y de sus padres. Y de los que llevamos la cámara llena de fotos estropeadas. Gracias.

Apenas cincuenta metros más arriba dos palés cargados con los vuestros esperan la oportunidad que, ya pasada la comitiva real, no les va a llegar. Decenas de paquetes de cincuenta aún envueltos en plástico. La escena es desoladora. Algún niño quiere llevarse uno intacto a casa. Ya nadie os hace caso. Pasó vuestra oportunidad, cazacaramelos egoístas.

dentro2-caza

Palés de cazacaramelos. Foto: M. N. M.

Tags: , , , , , , , , , ,

Texto por: Mª Nieves Mira

Ver los artículos de Mª Nieves Mira
En twitter (@mnievesmn) comparto cosas y hago retuits. Periodismo, cine, pero sobre todo tele

Sin comentarios.

Deja un comentario

San Cemento: el mayor macrobotellón universitario de Madrid

Miles de jóvenes y toneladas de residuos han vuelto a ser los protagonistas de la ya tradicional fiesta celebrada en Ciudad Universitaria

Cómo ser vegano fuera de Madrid y no llevar «una dieta de mierda»

Los restaurantes y bares que ofrecen este tipo de platos han crecido al igual que los potenciales consumidores. En la capital han pasado de ser 10 a 40 en tres años

Sandra Ibarra: «Hay vida durante el cáncer»

Ha superado esta enfermedad en dos ocasiones. Ahora, ha puesto en marcha la primera unidad para supervivientes en colaboración con el Hospital Universitario de Fuenlabrada

Las Carrozas de Azuqueca empiezan a fabricarse

El desfile que realizan las peñas públicas el tercer domingo del mes de septiembre ha sido declarado de interés turístico regional

Los asesores de Carmena y sus salarios al máximo: 81 eventuales y 4,71 millones en retribuciones anuales brutas

Desde 2015, el gasto total anual en este tipo de personal ha aumentado un 35%, habiendo meses con el mismo número de eventuales pero con incrementos salariales bimensuales y trimestrales

Miguel ya no dibuja papel moneda

Si quieres hablar con él, búscale en la biblioteca Miguel Hernández de Collado Villalba. Ahora solo lee allí, pero antes pintaba minuciosamente a mano y «boli» billetes de todo país y época