El Lavapiés más coqueto


Calles repletas de bisutería funcionan como uno de los motores económicos de uno de los barrios más antiguos de Madrid

Las calles del Amparo y Mesón de Paredes son dos centros del negocio de la bisutería enclavados en el corazón del barrio de Lavapiés. A lo largo de estas dos vías, decenas de tiendas venden collares, pendientes, abalorios, marroquinería y bolsos. Son dos calles empinadas y estrechas en las que «se vende al por mayor». Los principales clientes de estas tiendas son vendedores ambulantes y otros comerciantes que compran los productos aquí.

En la tienda de Pancho, quien atiende comenta que «los dueños suelen ser chinos, bengalíes, peruanos e hindúes. Entre los dependientes hay de todo. También hay españoles».

Descendiendo la calle del Amparo, la dependiente de un establecimiento peruano llamado Chavin afirma que «lo más vendido son los collares de semillas». Al parecer son collares que se utilizan para construir otros y son desmontables. «La gente diseña sus propios colgantes a partir de estos». Señala que el dueño del almacén tiene otro en la calle Mesón de Paredes.Menciona a otras dos personas que tienen varios bazares de bisutería en estas dos calles.

En la paralela Mesón de Paredes predominan los puestos de marroquíes, chinos e hindúes y pocos de los encargados quieren hablar. Pero uno de ellos advierte que no les gustan las preguntas sobre el origen de los abalorios ni el tipo de clientes.

Una bisutería de Lavapiés Foto: R.L.

Una bisutería de Lavapiés Foto: R.L.

Una chica brasileña que atiende en uno de los comercios afirma que «hay muchas tiendas que están cerrando. Aquí solo compran los ambulantes y algún vecino pero pocas veces entra algún turista».

Sin embargo, en unos de los bazares regentados por españoles había dos chicas de aspecto anglosajón que no se entendían con la dueña por la barrera lingüística. Les informó que solo vendían a los clientes habituales, y al preguntarle la razón afirmó que «los clientes deben tener una licencia de venta, aquí solo se despacha al por mayor». Se queja de la escasa actividad de la arteria y de la competencia de «los centros de un polígono de Fuenlabrada donde dominan los chinos».

El nombre del polígono es Cobo Calleja, en la salida 16 de la carretera de Toledo. De ese lugar también habla otro dependiente de la calle del Amparo, un español que dice ser del barrio de toda la vida. Comenta que «no se sabe qué va pasar con todos estos negocios, los clientes se están derivando a Fuenlabrada».

Tags: , , , ,

Texto por: Toni García Muñiz

Ver los artículos de Toni García Muñiz
Politólogo, máster en Economía Internacional y en Estudios Políticos. Aspirante a escritor y ensayista, blog en geopolítica y ahora periodista en ABC. Puedes seguirme en: @gonzalez7llano1

Sin comentarios.

Deja un comentario

Hablemos de derechos humanos

El Ayuntamiento de Móstoles celebra el 70 Aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos con una semana cargada de actividades culturales

Lavapiés despierta con protestas contra el desahucio de Pepi Santiago

Gracias al apoyo de los vecinos, fue paralizado por quinta vez el desalojo de la señora de 65 años y sus dos hijas

«Los ángeles de la guarda existen»

De lunes a viernes, los voluntarios del comedor social La Casita de Fuenlabrada trabajan sin descanso durante toda la mañana para ofrecer un plato caliente a personas sin recursos

Una historia de la posguerra en la cárcel de Torrijos

La residencia de ancianos situada actualmente en Conde de Peñalver se convirtió en prisión tras el estallido de la Guerra Civil. Uno de sus inquilinos más ilustres fue el poeta Miguel Hernández, quien compuso en los cuatro meses que pasó en su interior el poema de «Nanas de la cebolla»

La «nueva poesía» desborda las redes sociales

Los versos de autores jóvenes se abren camino en estas plataformas donde pueden alzar la voz y mostrar sus letras

Ciudad Lineal cierra el año como uno de los distritos con menos inversión

A finales de octubre, el sector lideraba la cola en cuanto a gasto ejecutado por las distintas áreas municipales