El Lavapiés más coqueto


Calles repletas de bisutería funcionan como uno de los motores económicos de uno de los barrios más antiguos de Madrid

Las calles del Amparo y Mesón de Paredes son dos centros del negocio de la bisutería enclavados en el corazón del barrio de Lavapiés. A lo largo de estas dos vías, decenas de tiendas venden collares, pendientes, abalorios, marroquinería y bolsos. Son dos calles empinadas y estrechas en las que «se vende al por mayor». Los principales clientes de estas tiendas son vendedores ambulantes y otros comerciantes que compran los productos aquí.

En la tienda de Pancho, quien atiende comenta que «los dueños suelen ser chinos, bengalíes, peruanos e hindúes. Entre los dependientes hay de todo. También hay españoles».

Descendiendo la calle del Amparo, la dependiente de un establecimiento peruano llamado Chavin afirma que «lo más vendido son los collares de semillas». Al parecer son collares que se utilizan para construir otros y son desmontables. «La gente diseña sus propios colgantes a partir de estos». Señala que el dueño del almacén tiene otro en la calle Mesón de Paredes.Menciona a otras dos personas que tienen varios bazares de bisutería en estas dos calles.

En la paralela Mesón de Paredes predominan los puestos de marroquíes, chinos e hindúes y pocos de los encargados quieren hablar. Pero uno de ellos advierte que no les gustan las preguntas sobre el origen de los abalorios ni el tipo de clientes.

Una bisutería de Lavapiés Foto: R.L.

Una bisutería de Lavapiés Foto: R.L.

Una chica brasileña que atiende en uno de los comercios afirma que «hay muchas tiendas que están cerrando. Aquí solo compran los ambulantes y algún vecino pero pocas veces entra algún turista».

Sin embargo, en unos de los bazares regentados por españoles había dos chicas de aspecto anglosajón que no se entendían con la dueña por la barrera lingüística. Les informó que solo vendían a los clientes habituales, y al preguntarle la razón afirmó que «los clientes deben tener una licencia de venta, aquí solo se despacha al por mayor». Se queja de la escasa actividad de la arteria y de la competencia de «los centros de un polígono de Fuenlabrada donde dominan los chinos».

El nombre del polígono es Cobo Calleja, en la salida 16 de la carretera de Toledo. De ese lugar también habla otro dependiente de la calle del Amparo, un español que dice ser del barrio de toda la vida. Comenta que «no se sabe qué va pasar con todos estos negocios, los clientes se están derivando a Fuenlabrada».

Tags: , , , ,

Texto por: Toni García Muñiz

Ver los artículos de Toni García Muñiz
Politólogo, máster en Economía Internacional y en Estudios Políticos. Aspirante a escritor y ensayista, blog en geopolítica y ahora periodista en ABC. Puedes seguirme en: @gonzalez7llano1

Sin comentarios.

Deja un comentario

Los tres kilómetros de calle más mortíferos para los peatones de Madrid

De los 16 atropellos mortales registrados en 2018, en Retiro fue donde más hubo con un total de tres, dos de ellos en la calle del Doctor Esquerdo

Jornadas de cocina que alimentan el intercambio generacional

Padres e hijos participan en unos talleres gastronómicos que impulsan el trabajo en equipo

Fuenlabrada apuesta por los productos frescos y de proximidad

Los ciudadanos pueden adquirir las hortalizas procedentes de las huertas locales en una red de puntos de venta directa distribuidos por la ciudad y algunos barrios de Madrid

Un paseo por el Madrid de la Guerra Civil

Aún se pueden apreciar algunas edificaciones que han resistido a la Guerra Civil como en el Parque del Oeste, el Cerro de Garabitas, el Parque El Capricho o la historia que envuelve a Ciudad Universitaria

Cerdos, pandas y cante flamenco: así celebra Madrid el Año Nuevo Chino

El distrito de Usera se convierte en el epicentro de la Fiesta de la Primavera de la capital. Un mercadillo típico y diferentes actuaciones sobre el escenario protagonizan los actos, acompañados de la tradicional Ceremonia de la Luz

The Doger Café, la primera cafetería en la que podrás adoptar un cachorro

Desde que abrieron las puertas del local, situado en el distrito Puente de Vallecas, han sido acogidos doce perros