Videojuegos antiguos en Lavapiés


El barrio se ha convertido en un punto de encuentro de juegos «retro»

Al salir del Metro de Lavapiés lo que domina no son ya los restaurantes indios, ni siquiera los mercados étnicos: la plaza está ahora llena de locutorios y tiendas de móviles regentadas por gente variada, casi siempre de origen pakistaní o chino. En una de las bocacalles del barrio, en la calle La Fe, se encuentra «Videojuegos Lavapiés», regentada por Francisco y que ofrece una variada oferta de aparatos de videojuegos antiguos, cachivaches y maquinitas electrónicas. Para Fran «ahora con las descargas ilegales la cosa está más floja» y cree que «todo lo que es Internet quita venta».

Él considera que hay gente que «prefiere el trato personal, porque sabe que en una tienda no le van a engañar». Francisco lleva en el tema de los videojuegos más de veinte años y con la tienda apenas uno: es un negocio nuevo rodeado de tiendas étnicas. En varios expositores se muestran Game Boy de pantalla blanco y negro y también máquinas antiguas como la Súper Nintendo o la Megadrive de Sega. Juegos de estas máquinas envueltos en plástico, con más veinte años muchos de ellos, llenan las vitrinas. Los precios viran entre los originales, de treinta a cuarenta euros, y sólo tienen un notable aumento en los productos más demandados, especialmente los más difíciles de conseguir (como la Nintendo Virtual Boy de 1995).

Además, afirma, «Estos juegos se ven mejor en las máquinas y televisores antiguos que en los modernos, donde con el cambio de resolución de vídeo se ven peor». Un poco más arriba de Lavapiés, en la tienda de juegos y vídeos usados CeX (cercana a Antón Martín), una vendedora confirma que «hay demanda de videojuegos antiguos, como siempre, pero están empatados en número de ventas con las películas». Aquí ningún título supera los 40 euros, ya que son discos compactos y el precio del material es inferior. Sólo superan los 30 títulos de mayor demanda como Grand Theft Auto V o el último Call of Duty.

Interior de Videojuegos Lavapiés. Foto. J.T

Interior de Videojuegos Lavapiés. Foto: J.T

 Ferias organizadas

La consecuencia de esta demanda son las ferias como Retro Madrid, que se celebra con cierta periodicidad en la capital. Desde la edición original de MadriSX, en 1995, el evento ha conseguido un público fiel, y muestra en sus salas máquinas antiguas, juegos descatalogados y una pequeña parte dedicada como museo de consolas y ordenadores viejos. La organización detrás de RetroMadrid, la Asociación de Usuarios de Informática Clásica, tiene «como objeto hacer viable un proyecto de museo físico a nivel estatal». Las propias grandes franquicias como FNAC o GAME se han hecho eco de esta demanda, y las partes más concurridas de sus tiendas son los expositores de segunda mano. Para Adonías, que dirige la versión española de «Retro Gamer» (especializada en videojuegos antiguos), «existe una necesidad de satisfacer la demanda de juegos viejunos y máquinas antiguas que ha hecho que este mercado del retro nazca, fluya, se reproduzca, diversifique y crezca cada vez más».

Un pequeño mundo que tiene su pequeña representación en Lavapiés. Allí, entre la tienda de Francisco, el CeX cercano y los mercadillos tecnológicos, se puede ver la raíz de una escena comercial que parece consolidarse. Como afirma Francisco «antes los juegos eran mucho más divertidos y directos, por eso la gente todavía los echa de menos».

Tags: , , , , ,

Oxímoron pleonasmático. Sígueme aquí: https://twitter.com/Pornosawa

Una respuesta to “Videojuegos antiguos en Lavapiés” Subscribe

  1. Drasglaf 7 marzo, 2017 en 20:08 #

    Se llama Rafa, no Francisco.

Deja un comentario

Hablemos de derechos humanos

El Ayuntamiento de Móstoles celebra el 70 Aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos con una semana cargada de actividades culturales

Lavapiés despierta con protestas contra el desahucio de Pepi Santiago

Gracias al apoyo de los vecinos, fue paralizado por quinta vez el desalojo de la señora de 65 años y sus dos hijas

«Los ángeles de la guarda existen»

De lunes a viernes, los voluntarios del comedor social La Casita de Fuenlabrada trabajan sin descanso durante toda la mañana para ofrecer un plato caliente a personas sin recursos

Una historia de la posguerra en la cárcel de Torrijos

La residencia de ancianos situada actualmente en Conde de Peñalver se convirtió en prisión tras el estallido de la Guerra Civil. Uno de sus inquilinos más ilustres fue el poeta Miguel Hernández, quien compuso en los cuatro meses que pasó en su interior el poema de «Nanas de la cebolla»

La «nueva poesía» desborda las redes sociales

Los versos de autores jóvenes se abren camino en estas plataformas donde pueden alzar la voz y mostrar sus letras

Ciudad Lineal cierra el año como uno de los distritos con menos inversión

A finales de octubre, el sector lideraba la cola en cuanto a gasto ejecutado por las distintas áreas municipales