Foto: Cristina González

Foto: Cristina González

Un sendero de espuma remueve el agua. La enturbia.

El letal surco de un navío embravece al mar,

que herido por la facilidad con la que su casco lo atraviesa,

se agita contra el bote, lo embiste.

Veloz entre vaivenes el bote supera sus acometidas,

se hunde y emerge, tiembla.

Ajeno a la bravura marina,

el trajín continúa en cubierta.

Dos marineros recogen la red,

y meciéndola con maña,

la arrojan al mar.

Esperan pacientes mientras el agua,

lejos de rendirse,

se desliza entre las grietas de la lona. Escapa.

Pero la red cierra su yugo, atrapando a los peces: su presa.

Al compás del esfuerzo,

los marineros levantan las mallas.

Y, seducida por el sol, el agua se evapora

formando escamas de salitre sobre sus pieles.

El sudor, amargo, salpica su cara;

como lo hace el mar cuando solloza,

penetrado por los filos que lo surcan.

El hombre es de la tierra,

Pero ahora conquista el mar.

Tags: , , , , ,

Texto por: Lucía M. Cabanelas

Ver los artículos de Lucía M. Cabanelas
Una (otra) gallega en Madrid. Periodista y sufridora (del Celta). Afouteza e corazón. On the road. En Twitter soy @luciacab https://twitter.com/luciacab

Una respuesta to “La conquista del mar” Subscribe

  1. Ana 17 agosto, 2015 en 14:08 #

    Bonito poema, Lucía. Me hizo rememorar El viejo y el mar

Deja un comentario

Hablemos de derechos humanos

El Ayuntamiento de Móstoles celebra el 70 Aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos con una semana cargada de actividades culturales

Lavapiés despierta con protestas contra el desahucio de Pepi Santiago

Gracias al apoyo de los vecinos, fue paralizado por quinta vez el desalojo de la señora de 65 años y sus dos hijas

«Los ángeles de la guarda existen»

De lunes a viernes, los voluntarios del comedor social La Casita de Fuenlabrada trabajan sin descanso durante toda la mañana para ofrecer un plato caliente a personas sin recursos

Una historia de la posguerra en la cárcel de Torrijos

La residencia de ancianos situada actualmente en Conde de Peñalver se convirtió en prisión tras el estallido de la Guerra Civil. Uno de sus inquilinos más ilustres fue el poeta Miguel Hernández, quien compuso en los cuatro meses que pasó en su interior el poema de «Nanas de la cebolla»

La «nueva poesía» desborda las redes sociales

Los versos de autores jóvenes se abren camino en estas plataformas donde pueden alzar la voz y mostrar sus letras

Ciudad Lineal cierra el año como uno de los distritos con menos inversión

A finales de octubre, el sector lideraba la cola en cuanto a gasto ejecutado por las distintas áreas municipales