¿Qué pinta una pintora regentando una cafetería en Madrid?


La artista Ana Cañas es propietaria de La Barandana, una fusión entre cafetería y tienda de ropa en la calle Alcalde Sainz de Baranda nº21

Vivir creando. Dos palabras que resumen la vida y obra de Ana Cañas. Una polifacética artista que ha trabajado como ilustradora de cuentos, infógrafa de diferentes periódicos y diseñadora de interiores. Además, desde hace pocos meses, es también hostelera.

Esta conquense nacida en 1963 regenta desde el pasado noviembre su propio local, La Barandana. Un espacio que fusiona dos tipos de negocios: una tienda de ropa y una cafetería. El establecimiento debe su título a un juego de palabras entre el nombre de su propietaria, la palabra ‘bar’ y la calle donde se ubica, Sainz de Baranda.

Regentar un local es solo la última parte de una historia que empezó con su amor por la pintura. Acompañada de su ordenador y una taza de café, Ana Cañas cuenta que estuvo unida al arte desde que tiene memoria: «Me recuerdo siempre queriendo pintar o jugando a dibujar». Por eso, estudió Bellas Artes en la universidad. Pronto compaginó sus estudios con su trabajo como ilustradora de cuentos infantiles en editoriales como Anaya o Santillana. Desde el principio, el color y los paisajes se convirtieron en los protagonistas de sus primeras pinturas.

Durante su etapa universitaria empezó a ejercer como infógrafa en El País Semanal en los vetustos ordenadores Macintosh de los años ochenta. Después entraría a trabajar en Diario 16 y en su sucesor, El Mundo. «Realmente es un trabajo bonito pero era un poco desesperante crear para el día siguiente. Me sentía a veces como que había que rellenar un hueco. Daba igual la calidad», recuerda Ana.

Pese a sus diferentes trabajos, su pasión siempre ha sido pintar. Ana se sirve de la pintura para plasmar sus reflexiones acerca de los lenguajes de la comunicación y de la muerte. En sus obras, la artista ve el fin de la vida como un absurdo, «como la vida entre dos nadas». En una de sus obras, Time Over, descarga toda esa rabia por el sinsentido de morir. «Creo que es como ir al psicólogo conmigo misma», añade.

La artista crea en su estudio, ubicado en Malasaña. Algunos de sus trabajos ya han sido expuestos en la galería Begoña Malone de la calle Pelayo. Sus cuadros son a menudo fruto de la inspiración de elementos urbanos como el arte urbano de la calle.  Un ejemplo es su obra dedicada a las mujeres maltratadas, Muñecas. En ella, aparece «yo sin ti soy yo», una frase que alude a las mujeres que recuperan su personalidad al dejar a su pareja. Según Ana, una chica que compró el cuadro rompió a llorar al verlo.

Ana Cañas pintando Timer Over. Foto: Joshua Duffill

La Barandana

Ana comenzó su andadura en el mundo de la hostelería al trabajar en una cafetería, situada dentro de un gimnasio. Al cerrar el local decidió abrir el suyo propio, a medio camino entre una tienda de ropa y una cafetería. Su idea es de inspiración inglesa: «En Londres te encuentras una peluquería que es galería de arte y a la vez librería. En esta fusión la gente se sorprende muchísimo», afirma la pintora. Añade que le ha servido para salir un poco del estudio: «Yo tengo amigos artistas que solo se dedican al arte y alguno está un poquito “pa’llá”. Siempre tienes que tener un pie dentro y fuera».

La pintora ha diseñado su propio espacio a través de los diferentes elementos que encontraba por la calle para reciclarlos y adaptarlos a las necesidades del local. Un lugar que está vivo gracias a exposiciones de fotógrafos y que ha tenido gran aceptación en el barrio, acostumbrado, apunta Ana, a restaurantes más clásicos.

Respecto a la ropa, la Barandana  pone a la venta moda para jóvenes, entre ellas la marca de skaters, Rustik Soul. Además, la artista se ha animado a crear su propia línea oficial de prendas de la tienda, que apuesta por vestimentas cómodas y fáciles de llevar. Busca ahora incorporar una terraza al local y ha decidido «customizar» sus propias sillas, las cuales pinta en una nave de Tres Cantos.

Ana llevaba un tiempo triste por no poder pintar mientras trabajaba hasta que la experiencia de regentar un negocio le ha hecho ver las cosas de forma diferente. «He llegado a la conclusión de que pintar, no es solo pintar en un lienzo, es vivir creando y haciendo cosas».

Tags: , , , , , ,

Texto por: Joaquín Soto Medina

Ver los artículos de Joaquín Soto Medina
Periodista especializado en ciencia, cultura y videojuegos. Puedes encontrarme en el blog «Gamer» de FronteraD y en Twitter (@JoaqunSotoMedin)

Una respuesta to “¿Qué pinta una pintora regentando una cafetería en Madrid?” Subscribe

  1. Sonia 28 marzo, 2015 en 13:05 #

    Que el arte sea siempre bien venida, donde quiera que sea.
    Felicidades Ana.

Deja un comentario

Hablemos de derechos humanos

El Ayuntamiento de Móstoles celebra el 70 Aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos con una semana cargada de actividades culturales

Lavapiés despierta con protestas contra el desahucio de Pepi Santiago

Gracias al apoyo de los vecinos, fue paralizado por quinta vez el desalojo de la señora de 65 años y sus dos hijas

«Los ángeles de la guarda existen»

De lunes a viernes, los voluntarios del comedor social La Casita de Fuenlabrada trabajan sin descanso durante toda la mañana para ofrecer un plato caliente a personas sin recursos

Una historia de la posguerra en la cárcel de Torrijos

La residencia de ancianos situada actualmente en Conde de Peñalver se convirtió en prisión tras el estallido de la Guerra Civil. Uno de sus inquilinos más ilustres fue el poeta Miguel Hernández, quien compuso en los cuatro meses que pasó en su interior el poema de «Nanas de la cebolla»

La «nueva poesía» desborda las redes sociales

Los versos de autores jóvenes se abren camino en estas plataformas donde pueden alzar la voz y mostrar sus letras

Ciudad Lineal cierra el año como uno de los distritos con menos inversión

A finales de octubre, el sector lideraba la cola en cuanto a gasto ejecutado por las distintas áreas municipales