El canto de una musulmana y otros cuadros del trayecto de Villaverde


Las historias suben y bajan, se mezclan y continúan su camino

Mira dentro de sí misma y sonríe. Su novio le intenta seducir con imágenes proyectadas en el teléfono, pero ella no piensa en pantallas. Solo las imágenes que profesa su garganta, extranjera y nativa al mismo tiempo, son dignas de su propia atención. Por las catacumbas de la capital madrileña se arrastra su vagón, lento y soporífero. Pero eso a ella poco le importa. Ella prefiere cantar con los ojos cerrados.

A la derecha, un hombre de origen magrebí confirma con su cara tensa la seriedad de su traje. Corbata gris, americana gris. Las manos, táctiles, acarician el móvil con rápidos movimientos. Ni siquiera se percata de que un veinteañero enfrente suya y armado con libreta y bolígrafo le mira y escribe una y otra vez. O quizás no le importa. Durante todo su camino solo le acompaña la electrónica.

Los viajeros se preparan para el metro. Foto: G.G

Los viajeros se preparan para el metro. Foto: G.G

Un grupo de africanos debaten en un parlamento improvisado al final del coche. Dialogan y discuten a partes iguales, aceptan las tesis del contrario o la rechazan enérgicamente con movimientos de cabeza. Sus voces mutan continuamente, de susurros a alaridos, de alaridos a carcajadas. De espaldas a todos, al final llegan a un consenso. Cierran la sesión en Legazpi y se lanzan a por la tarde.

Dos maletas de trabajo dialogan entre sí sobre el futuro. Tienen el mismo color, pero están cosidas de forma distinta. Una es mexicana, de cuero marrón, con multitud de bolsillos. Se abre de forma sonora y voluntariosa. La otra, española, es más pequeña y tiene un sobrio color negro. Intenta descubrirse, pero tiene una correa férrea, infranqueable por el momento. La marrón le zarandea, le pide algo más. Pero ella no responde a sus súplicas.

Miradas

Dentro de la maquinaria iluminada los ojos no suelen cruzarse, pero las miradas que se encuentran son épicas. A la izquierda una chica me lanza una ofensiva de cristal detrás de sus gafas. Ella sí me ha visto escribir (tal vez, incluso, me haya leído) y ahora me mira preocupada, como si fuera un enfermo mental dispuesto a desatarme en cualquier momento. Le respondo escribiendo de nuevo. No puede más, decide huir por la longitud de la tercera línea. Mientras se aleja sigo garabateando, pero ahora de forma frenética y con los ojos muy abiertos fijos en su espalda. Se que así lo habría querido ella.

Los palos se vuelven delicias, Lavapiés es Lavapiés. Han sido veinte minutos de trazados inconexos. Ya se acaba. Los viajeros de la Ciudad de los Ángeles son diezmados por las hordas al servicio del kilómetro cero. Literatura hecha cristal y monstruosos cascos que susurran y succionan cabezas eclipsan a los pocos supervivientes que se mantienen firmes en su descanso. Yo me tengo que ir ya, Sol grita y fuera me espera el resto de Madrilánea. La canción en árabe se queda dentro del vagón, pero me acompaña toda la tarde.

Tags: , , , , ,

Texto por: Guille Ginés

Ver los artículos de Guille Ginés
@ggines

Sin comentarios.

Deja un comentario

Hablemos de derechos humanos

El Ayuntamiento de Móstoles celebra el 70 Aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos con una semana cargada de actividades culturales

Lavapiés despierta con protestas contra el desahucio de Pepi Santiago

Gracias al apoyo de los vecinos, fue paralizado por quinta vez el desalojo de la señora de 65 años y sus dos hijas

«Los ángeles de la guarda existen»

De lunes a viernes, los voluntarios del comedor social La Casita de Fuenlabrada trabajan sin descanso durante toda la mañana para ofrecer un plato caliente a personas sin recursos

Una historia de la posguerra en la cárcel de Torrijos

La residencia de ancianos situada actualmente en Conde de Peñalver se convirtió en prisión tras el estallido de la Guerra Civil. Uno de sus inquilinos más ilustres fue el poeta Miguel Hernández, quien compuso en los cuatro meses que pasó en su interior el poema de «Nanas de la cebolla»

La «nueva poesía» desborda las redes sociales

Los versos de autores jóvenes se abren camino en estas plataformas donde pueden alzar la voz y mostrar sus letras

Ciudad Lineal cierra el año como uno de los distritos con menos inversión

A finales de octubre, el sector lideraba la cola en cuanto a gasto ejecutado por las distintas áreas municipales