No existen los exjugadores de rugby


Después de 55 años en activo, el jugador más veterano está de momento fuera de la convocatoria
Uno de los ingenieros durante el último encuentro de esta temporada ante San Isidro B

Uno de los ingenieros durante el último encuentro de esta temporada ante San Isidro B

Juan Brotons es un jugador de rugby de 74 años al que no le gusta hablar de sí mismo. No entiende por qué suscita tanto interés. No asume que es la viva imagen de los valores que representan su deporte: humildad, sacrificio y equipo. Pero su capitán, Rafael de Santiago, sí que lo entiende. No solo es su portavoz en lo deportivo, también lo es fuera: «Juan es un hombre de pocas palabras, tanto dentro como fuera del campo». Pocas personas pueden hablar mejor que él. Son ya 35 las temporadas que han compartido.

También son muchos los homenajes que el CD Ingenieros Industriales Rugby de Las Rozas le han hecho. A su capitán le viene a la memoria el que le hicieron cuando cumplió 60 años. «Le dije lo duro que debe ser jugar a esta edad y él me contestó que lo duro no era jugar, sino dejar de hacerlo; por eso ha seguido siempre ahí». Aunque ese no ha sido el único que le han hecho. Todos los años, al finalizar la temporada, en el club le hemos ido haciendo un pequeño obsequio por si acaso era la última. Parece que la vez pasada sí acertaron.

Un equipo, una familia

Juan no miente cuando dice que su equipo también es su familia. Una familia a la que lleva unido 57 años. Por jugar algunos partidos, se ha perdido reuniones familiares o han tenido que posponerse. «Mi madre sabe que si un cumpleaños cae en domingo, hay que celebrarlo otro día», cuenta su aliado en el campo, Héctor Brotons; que además de un compañero de equipo, es su hijo. «Mi padre siempre ha estado muy comprometido con el deporte; para él es una filosofía de vida. Además de jugar los fines de semana, va todos los días dos o tres horas al gimnasio y cuida mucho su alimentación».

CD Ingenieros Industriales Rugby de Las Rozas

CD Ingenieros Industriales Rugby de Las Rozas

Son pocas las lesiones que ha sufrido. Curiosamente, la mayoría ha sido durante su juventud. Juan Brotons siempre ha sido «duro». Su hijo cuenta que cuando se rompió la nariz en un partido, se la recolocaron pocas jugadas después; no dejó de jugar. Esto no solo lo ha demostrado dentro del campo. Es una leyenda del tercer tiempo. En este es muy común «echar un pulso» entre los distintos equipos y, durante las más de cincuenta temporadas, no ha perdido ninguno. Da igual quien estuviera delante. Joven o mayor; delantero o tres cuartos.

Hace once años, Héctor bajo de categoría hasta el C. Allí se unió a su padre y juntos son conocidos como los «hermanos Brotons». Por suerte, él tiene una «ventaja como hijo»; manda a su padre en el campo. Como buen medio melé, Héctor Brotons es el encargado de dirigir el juego y tanto Juan como el resto del equipo deben apoyarle en sus decisiones. «Gracias a Dios mi padre es un jugador muy respetuoso me equivoque o no».

Las apariencias engañan

La edad media de la convocatoria del tercer equipo senior es de 50 años. Sí, senior; no son veteranos. Compiten en la Liga Regional de Madrid contra jugadores a los que duplican, incluso a veces triplican, la edad. «No nos extraña ver cómo al finalizar los partidos, los jugadores rivales muestran su admiración», más allá de la que normalmente se ofrece en este deporte. Al finalizar el encuentro, el equipo ganador realiza un pasillo al perdedor en señal de agradecimiento mutuo por haber dado lo mejor de ellos en el campo. Este sentimiento se ve magnificado por los más novatos. Al ver a un jugador de la edad de Juan Brotons se confían, pero cuando acaba el encuentro se dan cuenta de que es un gran rival.

mele

Melé del equipo C del CD Ingenieros Industriales Rugby Las Rozas

La incertidumbre ha venido marcada por la relación con la aseguradora. Todos los deportes necesitan un seguro médico, y más aún uno tan agresivo como el rugby. «Él no pensaba en retirarse mientras pueda jugar», añade su capitán. La edad máxima para jugar es, simbólicamente, 70 años. No habían contemplado una situación similar. Durante tres temporadas han presentando un cuestionario donde afirmaban que Juan Brotons estaba sano y, por lo tanto, podía jugar.

«Me da rabia que digan “porque no”. Si quieren poner una fecha, que la pongan; pero si no la han puesto y este año estamos en las mismas circunstancias que en las temporadas anteriores, ¿por qué no podría jugar?». Mientras en el equipo intentan buscar una respuesta, la mutua no la da y la temporada sigue pasando. Juan querría disfrutar de los domingos de partido con sus compañeros de equipo. Pero quizá haya llegado el momento de colgar las botas. Después de temporadas de incertidumbre y homenajes discretos al jugador más veterano de España, puede que ahora sí sea el momento de decirle «adiós»; aunque puede que nos sorprenda. Puede que podamos verle saltar al campo en Las Rozas. Quizá sea con el C de Industriales o quizá ahora sí se una a los veteranos.

Tags: , , , , , ,

Texto por: Lorena López Antón

Ver los artículos de Lorena López Antón

Sin comentarios.

Deja un comentario

San Cemento: el mayor macrobotellón universitario de Madrid

Miles de jóvenes y toneladas de residuos han vuelto a ser los protagonistas de la ya tradicional fiesta celebrada en Ciudad Universitaria

Cómo ser vegano fuera de Madrid y no llevar «una dieta de mierda»

Los restaurantes y bares que ofrecen este tipo de platos han crecido al igual que los potenciales consumidores. En la capital han pasado de ser 10 a 40 en tres años

Sandra Ibarra: «Hay vida durante el cáncer»

Ha superado esta enfermedad en dos ocasiones. Ahora, ha puesto en marcha la primera unidad para supervivientes en colaboración con el Hospital Universitario de Fuenlabrada

Las Carrozas de Azuqueca empiezan a fabricarse

El desfile que realizan las peñas públicas el tercer domingo del mes de septiembre ha sido declarado de interés turístico regional

Los asesores de Carmena y sus salarios al máximo: 81 eventuales y 4,71 millones en retribuciones anuales brutas

Desde 2015, el gasto total anual en este tipo de personal ha aumentado un 35%, habiendo meses con el mismo número de eventuales pero con incrementos salariales bimensuales y trimestrales

Miguel ya no dibuja papel moneda

Si quieres hablar con él, búscale en la biblioteca Miguel Hernández de Collado Villalba. Ahora solo lee allí, pero antes pintaba minuciosamente a mano y «boli» billetes de todo país y época