El barrio del Siglo del Oro


Del 14 al 24 de enero se puede disfrutar en el Barrio de las Letras de tapas especiales con motivo del IV centenario del fallecimiento de Cervantes
Comienzo de 'El Quijote' en la calle Huertas./ Foto: V.L.

Comienzo de «El Quijote» en la calle Huertas/ Fotos: V.L.

En una zona concreta de Madrid se imprimió la primera parte de El Quijote; donde Luis de Góngora fue desahuciado a manos de su archienemigo Francisco de Quevedo, y aún hoy en día se pueden encontrar ecos de esta época gloriosa de la literatura española. Entre el Paseo del Prado y la Plaza Santa Ana, en el llamado Barrio de las Letras, vivieron los artistas más destacados del Siglo de Oro español, desde Miguel de Cervantes y Lope de Vega hasta Calderón de la Barca y Tirso de Molina, entre otros.

Hace 400 años que Miguel de Cervantes vivió entre estas calles y este 2016 se cumple el cuarto centenario de la muerte del escritor español más importante de todos los tiempos. Por ello, desde el 14 hasta el 24 de enero, el Barrio de las Letras ofrece diferentes actividades culturales y gastronómicas en honor al autor de El Quijote.

Durante estos días se puede disfrutar de una fusión entre gastronomía y literatura. 35 bares y restaurantes de esta zona ofrecen tapas diseñadas especialmente con motivo del cuarto centenario. Pero los platos no solo rinden homenaje al «Príncipe de los ingenios», sino a todos los escritores del Siglo de Oro español y de otras épocas. «La vida es sueño» de Calderón de la Barca, «Fortunata y Jacinta» de Benito Perez Galdós, «Duelos y Quebrantos» de Cervantes son los nombres de algunas de las degustaciones.

Durante los siglos XVI y XVII, el Barrio de las Letras, también conocido como Barrio de las Musas, reunió a lo mejor de toda la literatura española del Siglo de Oro. A lo largo del XVI fueron llegando paulatinamente a esta zona numerosos artistas que no podían alojarse tan cerca del Palacio Real por los elevados costes de la vivienda. Era el momento en el que Madrid pasaba de ser una pequeña villa medieval a convertirse en la capital del Imperio español. Al caminar hoy por sus calles, todavía quedan vestigios de esta época dorada de Madrid.

Calle de Cervantes

En el centro de este barrio se sitúa la calle Cervantes, que lleva tal nombre en honor al gran escritor que tuvo uno de sus domicilios aquí. «El Príncipe de los ingenios» vivió en diferentes lugares del Barrio de las Letras, entre ellos, en las calles de la Magdalena, del León, Huertas, así como en la plazuela de Matute y en la esquina de la calle del León con la de Cervantes –por aquella época llamada Franco–. Esta última casa, donde falleció en 1616, fue derribada en el siglo XIX por su propietario, pero el nuevo edificio lleva en su fachada una placa conmemorativa del escritor.

En esta misma vía, concretamente en el número 11, vivió también el poeta y dramaturgo Lope de Vega desde que compró el inmueble en el año 1610 hasta su muerte en 1635. Era uno de los pocos artistas de la época que tuvo domicilio en propiedad, actualmente convertido en casa museo.

En la calle Lope de Vega, paralela a la anterior, se encuentra el convento de las Trinitarias, donde descansan los restos de Miguel de Cervantes. El «Fénix de los ingenios» –nombre con el que se conoce a Lope– también está enterrado en el barrio, en la Iglesia de San Sebastián (C/Atocha, 39), y aunque se perdió su ubicación exacta hay un monumento conmemorativo. Este lugar ha sido testigo de la vida de importantes personajes políticos y literarios. En esta iglesia se casaron José Zorrilla, Gustavo Adolfo Bécquer, Valle-Inclán y Mariano José de Larra, entre muchos otros.

Convento de las Trinitaria./ Foto: V.L.

Convento de las Trinitaria

Perpendicular a la calle Cervantes y a la de Lope de Vega, siendo nexo de unión entre ambas, se encuentra la calle Quevedo, donde en una de sus casas vivió Luis de Góngora. Francisco de Quevedo consiguió desahuciar al poeta y dramaturgo por retrasos en el pago del alquiler. Su propósito era desalojar a su enemigo personal y literario y así quedarse con la vivienda.

Además, en esta zona se situaban dos de los antiguos corrales de comedias más importantes de entonces: el de la Cruz y el del Príncipe. Ya en las inmediaciones del barrio, en el número 47 de la calle de Atocha, se encontraba una de las imprentas más populares de Madrid, la de Juan de la Cuesta. De aquí salieron las primeras páginas de El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha.

Para conocer mejor la historia literaria de Madrid, los locales del Barrio de las Letras, además de ofrecer una ruta gastronómica –el precio de cada tapa es de tres euros junto con un botellín de cerveza–, han organizado diversas visitas guiadas, concursos de microrelatos, cuentacuentos, así como actuaciones callejeras y descuentos en librerías.

Tags: , , , ,

Texto por: Cristina Veganzones

Ver los artículos de Cristina Veganzones

Sin comentarios.

Deja un comentario

San Cemento: el mayor macrobotellón universitario de Madrid

Miles de jóvenes y toneladas de residuos han vuelto a ser los protagonistas de la ya tradicional fiesta celebrada en Ciudad Universitaria

Cómo ser vegano fuera de Madrid y no llevar «una dieta de mierda»

Los restaurantes y bares que ofrecen este tipo de platos han crecido al igual que los potenciales consumidores. En la capital han pasado de ser 10 a 40 en tres años

Sandra Ibarra: «Hay vida durante el cáncer»

Ha superado esta enfermedad en dos ocasiones. Ahora, ha puesto en marcha la primera unidad para supervivientes en colaboración con el Hospital Universitario de Fuenlabrada

Las Carrozas de Azuqueca empiezan a fabricarse

El desfile que realizan las peñas públicas el tercer domingo del mes de septiembre ha sido declarado de interés turístico regional

Los asesores de Carmena y sus salarios al máximo: 81 eventuales y 4,71 millones en retribuciones anuales brutas

Desde 2015, el gasto total anual en este tipo de personal ha aumentado un 35%, habiendo meses con el mismo número de eventuales pero con incrementos salariales bimensuales y trimestrales

Miguel ya no dibuja papel moneda

Si quieres hablar con él, búscale en la biblioteca Miguel Hernández de Collado Villalba. Ahora solo lee allí, pero antes pintaba minuciosamente a mano y «boli» billetes de todo país y época