Dani Seseña: «Nosotros mismos somos un medio de comunicación»


«Yo, tú, mi hermana pequeña y el de la cafetería estamos construyendo una -o nuestra propia- historia a través de fotografías y las redes sociales»
Dani Seseña durante su intervención Foto: Álvaro Bermúdez

Dani Seseña durante su intervención Foto: Álvaro Bermúdez

El último día del Congreso de Periodismo Digital no podía terminar de mejor manera que dándole nombre a lo que, inconscientemente, hemos estado haciendo periodistas y no periodistas durante nuestra vida cotidiana: Periodismo involuntario.

Con el tiempo, un conjunto de fotos, ideas, frases y diarios pueden llegar a contarnos una historia a través de informaciones no tratadas, pero sí con captación y afán periodístico. O así nos los contó el periodista y escritor de TVE, Dani Seseña, quien argumenta que «toda aquella información que compartimos diariamente está construyendo, no solo una historia individual, sino de todos. Crea un ilimitado archivo que algún día ayudará a construir una historia».

Durante su ponencia en el XVII Congreso de Periodismo Digital, Seseña, puso de ejemplo a varios personajes que, con el tiempo y sin saberlo, se convirtieron en mentores de este viejo y cotidiano Periodismo. Fue el caso de Vivian Maier, «la niñera fotógrafa», quien tomó más de 100.000 fotografías cargadas de talento e intención, fotos que, gracias a John Maloof, vieron la luz años después de que su autora las dejara en los patios traseros o garajes de sus patronos.

También situó como modelo de lo «involuntario» a Virxilio Vieitez, fotógrafo gallego y retratista de la España de la posguerra, a Francisco Boix, que estuvo en Mauthausen y retrató lo que sucedió en el campo de concentración tras la huida de los nazis y a Victor Klemperer, quien anotó en su diario lo que veía y sentia con regularidad, firmeza y capacidad de analisis. Sus textos representan el testimonio más completo sobre la vida cotidiana nazi.

Aunque una de las caracteristicas principales del «Periodismo involuntario» es precisamente no tener la voluntad de informar. Es esencial que como periodistas identifiquemos y construyamos una historia, transformandola y dandole valor a lo que a simple vista no parece relevante. Aun así, no es necesario ser periodista para contar una gran historia, solo hace falta recolectar lo que hemos estado haciendo a través de los años. Hábitos que, con el tiempo, tienen o tendrán un gran valor.

Dani Seseña concluyó su intervención diciendo que este tipo de Periodismo no es «big data», ni Periodismo ciudadano, ni Periodismo en su sentido más estricto, pero sí que tiene mucho de cada una de sus características. Se trata de un Periodismo influyente que internet y las redes sociales han conseguido implantar en la sociedad.

Tags: , , , , , , ,

Texto por: Jutze García Milano

Ver los artículos de Jutze García Milano

Sin comentarios.

Deja un comentario

San Cemento: el mayor macrobotellón universitario de Madrid

Miles de jóvenes y toneladas de residuos han vuelto a ser los protagonistas de la ya tradicional fiesta celebrada en Ciudad Universitaria

Cómo ser vegano fuera de Madrid y no llevar «una dieta de mierda»

Los restaurantes y bares que ofrecen este tipo de platos han crecido al igual que los potenciales consumidores. En la capital han pasado de ser 10 a 40 en tres años

Sandra Ibarra: «Hay vida durante el cáncer»

Ha superado esta enfermedad en dos ocasiones. Ahora, ha puesto en marcha la primera unidad para supervivientes en colaboración con el Hospital Universitario de Fuenlabrada

Las Carrozas de Azuqueca empiezan a fabricarse

El desfile que realizan las peñas públicas el tercer domingo del mes de septiembre ha sido declarado de interés turístico regional

Los asesores de Carmena y sus salarios al máximo: 81 eventuales y 4,71 millones en retribuciones anuales brutas

Desde 2015, el gasto total anual en este tipo de personal ha aumentado un 35%, habiendo meses con el mismo número de eventuales pero con incrementos salariales bimensuales y trimestrales

Miguel ya no dibuja papel moneda

Si quieres hablar con él, búscale en la biblioteca Miguel Hernández de Collado Villalba. Ahora solo lee allí, pero antes pintaba minuciosamente a mano y «boli» billetes de todo país y época