A bordo del Tren de Arganda, el que pita más que anda


El histórico Tren del Tajuña estuvo casi un siglo como transporte de mercancías atravesando Moratalaz
Tren de Arganda / TRENEANDO

Tren de Arganda / TRENEANDO

Madrid, año 1886, estación de Niño Jesús. Queda un minuto para las cinco de la tarde. Los últimos viajeros suben apresurados al tren, las familias se despiden y los amantes se dan el último beso. Mientras, se oye de fondo: «¡Pasajeros al tren!». Cinco de la tarde. El tren pone rumbo a su destino.

Hoy, esto es inimaginable, pero poco tiempo atrás, no. Se trata del Tren del Tajuña, o más conocido como el Tren de Arganda. Durante aproximadamente un siglo, este ferrocarril transportó principalmente mercancías, pero también numerosos pasajeros, desde Madrid capital hasta su última parada en un pequeño pueblo de Guadalajara. A este tren se le recuerda, según cuentan los entendidos, como: «El tren de Arganda que pita más que anda», porque era muy lento y pitaba mucho. Y de ahí el popular dicho.

Un poco de historia

La puesta en marcha de este tren se remonta a 1.881, cuando el ferrocarril de Madrid a Vaciamadrid comienza con las obras del que iba a ser un tren de mercancías con su última parada en Arganda del Rey para las canteras de la zona. Pero el 20 de julio de ese mismo año se produjo la concesión a la compañía del Ferrocarril de Madrid a Arganda. Empresa que inauguró el servicio el 30 de julio de 1886 e incorporó también el transporte de pasajeros.

Tras una mala gestión de esta compañía, fue una empresa belga la que se encargó de ampliar el recorrido del tren hasta su tramo más largo, Alocén, un pequeño municipio de la provincia de Guadalajara situado a 142 km. de Madrid.

Debido al auge de otros medios de transporte como los autobuses o el automóvil, hizo que el 1 de abril de 1.953 se pusiera fin al servicio de viajeros, centrándose únicamente en el transporte de mercancías, como el clinker calizo -que se usa para la construcción-. Este material lo transportaba prácticamente en exclusividad a la empresa Portland Valderribas, lo que produjo que en 1964 un cierre parcial dejando solo operativo el tramo entre las canteras de El Alto en Morata de Tajuña y la cementera de Vicálvaro.

Las demás líneas se fueron deshabilitando progresivamente, hasta que en 1999 la línea puso su fin definitivo al convertirse el tramo Vicálvaro-Arganda en soporte de la actual línea 9 del Metro de Madrid.

El Tren de Arganda llegó a transportar gran variedad de mercancías como áridos para cementeras, diversos materiales de construcción o productos hortícolas. Estos últimos principalmente para dar servicio a la azucarera de La Poveda, en Arganda del Rey.

Su paso por Moratalaz

El tramo más urbano del tren era el de Madrid-Arganda, donde se encuentra el barrio de Moratalaz. Su estación de partida era la de Niño Jesús, en el barrio de El Retiro, de donde salía hacia el barrio de la Estrella y llegaba a Moratalaz, para luego seguir con su recorrido hacia Vicálvaro, Rivas, Arganda, etc.

El ferrocarril estuvo operativo en el barrio de Moratalaz desde su inauguración hasta el 30 de septiembre de 1969, y hacía el siguiente recorrido: Una vez que salía de la Estrella, más o menos a la altura del Canoe, el tren cruzaba lo que hoy sería la M-30, y se adentraba en Moratalaz a la altura de la Media Legua.

Tramo del tren de Arganda entre la estación de Niño Jesús y la M-30 / GEOTREN

Tramo del tren de Arganda entre la estación de Niño Jesús y la M-30 / GEOTREN

Después, proseguía por Marroquina atravesando el Parque de la Cuña Verde y los Jardines de Dionisio Ridruejo.

Tramo del tren de Arganda entre Media Legua y Marroquina / GEOTREN

Tramo del Tren de Arganda entre Media Legua y Marroquina / GEOTREN

Luego, continuaba por Pavones donde cruzaba el Parque Pavones Este, último punto antes de pasar a Valdebernardo, perteneciente ya al barrio de Vicálvaro. Este cambio de barrio lo hacía sorteando lo que hoy es la M-40.

Tramo del tren de Arganda entre Pavones y Valdebernardo

Tramo del Tren de Arganda entre Pavones y Valdebernardo y entre Valdebernardo y Vicálvaro / GEOTREN

Durante los años que estuvo operativo en el barrio, tanto Moratalaz como Vicálvaro eran «extensos trigales y había un gran número de panificadoras» relata Juan Carcelén, de la Junta Directiva de la Asociación de Vecinos de Moratalaz, «Avance». Continúa explicando que el tren «iba a Arganda y volvía con ganadería, como ovejas y ganado». Asegura que el Tren de Arganda, en su ruta de regreso a la capital, «volvía con productos para la Villa de Madrid».

Restos del Tren de Arganda en el barrio

Actualmente, se mantienen algunos vestigios de lo que fuera aquel gran ferrocarril de mercancías. En concreto, en el barrio de Moratalaz se conservan varios restos en diferentes lugares: «En el Parque de la Cuña Verde queda el terraplén, en los Jardines de Dionisio Ridruejo un tramo de vía y a la altura de la calle Fuente Carrantona, una señal y una placa», señala Juan Carcelén. Además, en el Parque Pavones Este aún se puede visitar hoy en día un pequeño tramo de vía junto con unos bancos actuales a modo de un antiguo apeadero.

Restos de la vía del tren de Arganda a su paso por el parque Pavones Este / PALOMA RUIZ

Restos de la vía del Tren de Arganda a su paso por el Parque Pavones Este / PALOMA RUIZ

Impacto para Moratalaz

Las personas mayores de Moratalaz definen en una palabra el impacto que el tren tuvo en este barrio: «Total». Acorde con su testimonio: «Nos íbamos allí a verlo porque no habíamos visto un tren en la vida». Prosiguen que más de lo anecdótico, no supuso mayor impacto para Moratalaz, porque no tenía ninguna parada. Tan solo cruzaba el barrio.

Valor cultural y previsiones de futuro

Ahora, se está intentando preservar la memoria histórica del tren de Arganda mediante diferentes propuestas. En Vicálvaro han inaugurado un Museo del Ferrocarril y cada verano hacen recorridos turísticos en el tren hasta Rivas. Desde la Asociación de Vecinos de Moratalaz trasladan su deseo de «recuperar ese camino y continuar el sendero cicloturista que lo acompaña a partir de Vicálvaro, cerrando el camino paralelo a las vías hasta su origen en Madrid», expresa Juan Carcelén y añade que desde «Avance» quieren «poner un vagón en el Parque de la Cuña Verde que sirva como recuerdo y que dé cobijo a la futura Escuela de la Naturaleza».

Tags: , , , , , , , , , , , , ,

Sin comentarios.

Deja un comentario

Locales emblemáticos de Madrid: «Cabezonería por resistir»

Madrid está plagada de rincones centenarios que son la historia viva de la ciudad y que hoy sobreviven a duras penas a los ritmos de los nuevos tiempos

Los prostitutos, de la calle a la red

Los pasos de chaperos y gigolós por las saunas, los pisos de alterne y los céntricos rincones de Madrid redirigen ahora al entorno digital

El excampeón de muay thai amateur: «La técnica vence a la fuerza y la estrategia vence a quien sea»

El pinteño Dennis Lara, campeón de España de la anterior edición de IFMA, competirá este fin de semana en el Muay Thai Revolution 6

Álex de la Iglesia: «Hago cócteles con el material que me encuentro»

«El Bar» es la nueva apuesta del bilbaíno que se ha inspirado en sus experiencias vividas y hasta hay un guiño a los Rolling Stones

Mendigos rumanos: marionetas de la mafia

Grupos criminales obligan a ciudadanos de etnia gitana procedentes de Europa del Este a practicar la mendicidad en las calles de Madrid

Escape room, o la puerta a la felicidad

Las salas de escape han inundado Madrid a velocidad de vértigo. Si en 2015 había dos, hoy son alrededor de 60 las que se reparten por la capital