El talento alcorconero que triunfa en «Los Miserables»


A sus 23 años, el actor Carlos Ventura ya ha participado en una veintena de proyectos hasta lograr llevar su arte al Teatro Victoria en la obra de Víctor Hugo
El actor alcorconero Carlos Ventura, en el elenco de 'Los Miserables'

El actor alcorconero Carlos Ventura, en el elenco de «Los Miserables»

Retrotraigan sus mentes al año 2009. Muchos de ustedes entonces estarían todavía estudiando. Otros, haciendo algo totalmente distinto a hoy. O quizá lo mismo, quién sabe. La cuestión es que aquel año, un joven de Alcorcón de dieciséis años comenzó a interesarse por lo que hoy es su pasión y su profesión. Quizá algo tarde, pero dice el refranero español, siempre sabio, que nunca lo es si la dicha es buena.

Al chico en cuestión, de nombre Carlos Ventura (Madrid, 1993), le llamó la atención un modesto grupo de teatro que se había creado en su instituto, el Galileo Galilei. Así comenzó a picarle el arte. «Las clases eran pequeñitas y el ambiente muy acogedor. Nos juntamos un grupo de chavales que hicimos muy buena piña y la profesora era muy buena», cuenta el artista.

Interpretaron una adaptación de «Cuatro corazones con freno y marcha atrás», del literato madrileño Jardiel Poncela. El proyecto fue hacia delante y lo presentaron en un concurso de la Universidad Carlos III de Leganés para jóvenes artistas. Les fue muy bien. «Nos llevamos bastantes premios, al Mejor Actor, a la Mejor Interpretación o al Mejor Diseño de Iluminación. Estuvo muy bien, fue una gran experiencia y así fue como me enganché al teatro».

Aunque su curiosidad por los escenarios le venía de atrás. Su padre, Adelardo, había trabajado de animador y como payaso. Desde pequeño, le había marcado la impronta de las artes escénicas. Tras su experiencia con el grupo teatral, Carlos decidió comenzar a formarse bien. Se cambió al instituto Rayuela de Móstoles, especializado en artes escénicas, para terminar el bachillerato, y tras ello inició el Grado de Artes Visuales y Danza en la rama de Teatro Físico y del Movimiento en la Universidad Rey Juan Carlos de Fuenlabrada, que es de las pocas universidades de España que imparten estudios de ese tipo.

Desde que decidió apuntarse a aquel grupo de teatro en su instituto hasta ahora, Carlos ha participado en más de una veintena de proyectos tanto en teatro como en otros formatos audiovisuales. Ha rodado cortometrajes, anuncios publicitarios y hasta el teaser de la película «El Ángel de Orión», que iba a ser dirigida por el actor y director Andreu Castro (hoy a cargo de la producción de Mediaset «Yo quisiera») pero que  finalmente no salió a la luz.

De todos esos trabajos, tiene claro cuál ha sido el que más le ha llenado. «En tercero de carrera interpretamos una adaptación de «El sueño de una noche de verano», de Shakespeare. Yo hice de Demetrio. Fue muy gratificante, porque me tuve que trabajar mucho al personaje», explica. «En ese momento fue cuando empecé a saber actuar, a saber lo que es conocer un personaje y llevarle hasta el fondo. Fue muy interesante. Ahí fue donde más aprendí sin duda», confiesa.

Vivir otras vidas

«Lo que más me gusta del teatro es poder vivir otras vidas, meterme en la piel de otros personajes. Sentir empatía por ellos, saber qué sí y qué no sienten y por qué. En mi vida necesitaba vivir otras vidas. Me gusta conocer más, meterme en proyectos, conocer gente», aclara Carlos, que ha participado ya en nueve obras de teatro.

Carlos Ventura posa en una sesión

Carlos Ventura posa en una sesión

Aunque ha sido en la última en la que le ha llegado su gran oportunidad con «Los Miserables», de Víctor Hugo, aunque en su versión dramática, no en la musical. La obra se representa todos los sábados a las diez de la noche y los domingos a las ocho de la tarde en el prestigioso Teatro Victoria, situado en pleno barrio de Malasaña. En ella Carlos interpreta el papel de Marius Pontmercy.

«Marius es un chaval que llega a una ciudad nueva para él. Le encanta la política, conocer la historia de su pueblo y luchar por la igualdad. Además, se enamora perdidamente de una chica a la que no conoce absolutamente de nada y a la que se dedica a observar en los parques. El amor es casi imposible, porque son de una clase social muy distinta, pero a él le da igual y lucha por ella», comenta. «La obra lleva ya seis años en cartelera. Ya están agotadas las entradas para todas las funciones que tenemos hasta finales de enero y de principios de febrero».

«Lo que te da el escenario es inigualable»

El teatro fue lo que le abrió a Carlos las puertas del arte y el artista siente auténtica devoción por los escenarios. «Me siento cómodo tanto delante de una cámara como en el teatro, pero lo que te da el escenario es inigualable. El teatro te muestra en directo, tal como eres. En el formato audiovisual no puedes saber lo que piensa la gente cuando te ve. El teatro me gusta más por la vida que tiene. Ese momento, ese directo viendo las caras a la gente es algo único», reconoce.

«El miedo escénico es bueno. Te hace estar en tensión y esa tensión te hace mejor», confiesa Carlos, apasionado de los entresijos del teatro. «Una de las cosas que más me gusta es estar entre bastidores, a punto de empezar la obra, y escuchar ese ruido de la gente charlando tranquilamente antes de que empiece la obra. Es algo genial», matiza.

El videobook de Carlos Ventura

De cara al futuro, el joven, que acaba de abrir su página en Facebook, prefiere no proyectarse a medio-largo plazo. «De momento estoy en «Los Miserables» y empezando a preparar una obra nueva, «El principio de Arquímedes», de Josep María Miró. La vamos a estrenar en mayo», manifiesta. «En cuanto a proyectos audiovisuales, tengo varios en el frente, pero de momento nada de lo que pueda hablar en concreto».

«Siempre he soñado con ganar un Goya»

Pero, ¿qué fantasía puede tener un joven actor de la proyección de Carlos con toda su vida artística por delante? Lo confiesa entre risas. «Siempre he soñado con ganar un Goya». Aunque es realista. «Mientras pueda vivir de ello y poder trabajar tanto en televisión como en cine, dedicarme lo que me gusta profesionalmente, no necesitaré nada más. Lo único que quiero es poder vivir de esto», admite.

Al fin y al cabo, de eso se trata. De buscar la felicidad en la pasión. Esa es una de las máximas de Carlos, que disfruta e interioriza al máximo cada proyecto. De momento, ha conseguido alzar el nombre de Alcorcón hasta una de las mejores salas de Madrid. Ahora, sueña con llevarlo al mundo entero.

Tags: , , , , , , , , , ,

Texto por: Alex Jiménez

Ver los artículos de Alex Jiménez

Sin comentarios.

Deja un comentario

Locales emblemáticos de Madrid: «Cabezonería por resistir»

Madrid está plagada de rincones centenarios que son la historia viva de la ciudad y que hoy sobreviven a duras penas a los ritmos de los nuevos tiempos

Los prostitutos, de la calle a la red

Los pasos de chaperos y gigolós por las saunas, los pisos de alterne y los céntricos rincones de Madrid redirigen ahora al entorno digital

El excampeón de muay thai amateur: «La técnica vence a la fuerza y la estrategia vence a quien sea»

El pinteño Dennis Lara, campeón de España de la anterior edición de IFMA, competirá este fin de semana en el Muay Thai Revolution 6

Álex de la Iglesia: «Hago cócteles con el material que me encuentro»

«El Bar» es la nueva apuesta del bilbaíno que se ha inspirado en sus experiencias vividas y hasta hay un guiño a los Rolling Stones

Mendigos rumanos: marionetas de la mafia

Grupos criminales obligan a ciudadanos de etnia gitana procedentes de Europa del Este a practicar la mendicidad en las calles de Madrid

Escape room, o la puerta a la felicidad

Las salas de escape han inundado Madrid a velocidad de vértigo. Si en 2015 había dos, hoy son alrededor de 60 las que se reparten por la capital