La falta de bolsas de excrementos para perros, a debate


Más o menos como un helado en pleno verano. Eso es lo que duran las bolsas para los excrementos de perros situadas por toda la ciudad en papeleras específicas

Alejandra González y Noelia Soage

perros

Un chico pasea con su perro por uno de los parques de Madrid. Foto: Maya Balanya

En Madrid hay 274.770 perros contabilizados, según el censo municipal de junio de 2016. Por lo que los distritos que más cantidad de canes tienen son Puente de Vallecas, La Latina, Fuencarral-El Pardo, Carabanchel y Ciudad Lineal, entre muchos otros. Pese a esta elevada cantidad, los propietarios de perros conviven con la molestia de que los expendedores de bolsas de excrementos están casi siempre vacíos.

Entre los ciudadanos la falta de bolsas ha sido siempre un tema de debate constante. Son muchos los que afirman haber oído que entre sus vecinos las usan para «almacenar comida e incluso guardar joyas para donar». Así lo afirma Elisa Sanz, además de asegurar que «el material con el que están hechas estas bolsas no debería ser apto para el consumo doméstico».

Como respuesta a estos rumores, el Ayuntamiento de Madrid modificó el color de las bolsas sustituyendo las verdes originarias por unas nuevas de color negro, un tono menos atractivo que hiciese recordar para aquello a lo que están destinadas: recoger las cacas.

Sanz, vecina de Ciudad Lineal, comenta que el material con el que están hechas las nuevas es de peor calidad. «Es un plástico tan malo que, a veces, tengo que usar hasta dos a la vez», asegura. Otros, en cambio, como Mert Polat prefiere evitar este inconveniente comprando sus propias bolsas. «Me gusta tenerlas siempre a mano y así olvidarme de si me voy a encontrar el expendedor lleno o vacío».

Desde el Consistorio han mostrado rechazo a contestar las cuestiones planteadas sobre este tema ya que, según dicen, «no hay ninguna novedad en el asunto». Como ya declararan meses atrás, este cambio vino producido tras «detectar que, efectivamente, algunas personas vaciaban los expendedores de los parques para hacerse con muchas bolsas, presumiblemente para su uso particular alimentario».

¿Son tóxicas?

La empresa encargada de suministrar, instalar, mantener y conservar las 64.124 papeleras que hay repartidas por toda la capital es Plastic Omnium. De esta cantidad, sólo 6.040 tienen expendedor de bolsas para perro, es decir, menos del 10% del total.

Se reponen 7,5 millones de bolsas al mes, y creciendo, según datos de la Dirección General de Servicios de Limpieza y Servicios del Ayuntamiento de Madrid. Por ello, si se tiene en cuenta la cantidad total de perros censados en la ciudad, 274.770, solo le corresponderían 27 bolsas al mes a cada uno. «Necesito tres bolsas diarias, por lo que con esa cantidad no tendría ni para 10 días», comenta Marina Vila, vecina de Fuencarral-El Pardo.

Pese a que haya muchos que las usen para otros fines, como el alimentario, dichas bolsas han sido creadas para un único uso. Desde Plastic Omnium no han querido aportar ningún dato acerca de los materiales con los que se han creado las bolsas, es decir, confirmar o desmentir su posible toxicidad.

El Ayuntamiento sí asegura que no existe ningún peligro de que estas bolsas entren en contacto con alimentos, aunque «no tienen las garantías necesarias para este uso». Sin embargo, quisieron introducir en las nuevas bolsas el siguiente mensaje: «Artículo no apto para uso alimentario».

perros

Imagen de las bolsas verdes originarias y las nuevas de color negro. Foto: Javi Martínez

A pesar de que las bolsas en sí puedan no ser perjudiciales para la salud, el hecho de que estén colocadas en una papelera pone en manifiesto la falta de higiene para un posible uso doméstico. Incluso no pasan los mismos controles que las bolsas comercializadas para congelar alimentos.

Posibles soluciones

Tanto vecinos del centro de Madrid, como de los distintos distritos de Ciudad Lineal y Torre Arias, afirman que la falta de bolsas para perros es evidente. Antonia Barrera vive en Carabanchel, uno de los barrios con más perros censados. Asegura que los dispensadores fueron una gran idea, pero que nunca hay bolsas. «Al igual que hay normas a cumplir para todos los que tenemos perro, estaría bien que mensualmente nos mandasen un rollo de bolsitas».

Tal y como se indica antes, Plastic Omnium tampoco especificó sobre la cantidad de bolsas que se colocan en cada papelera, al igual que los días que se reponen. Sin embargo, los vecinos de Ciudad Lineal y Torre Arias, que no lo saben exactamente, hacen sus apuestas.

perros

Una de los expendedores vacíos de la ciudad. Foto: Maya Balanya

Por un lado, Luisa Antoniles, cree que las rellenan una vez por semana, «aunque si las ponen al mediodía, por la tarde ya no queda ninguna». Por otro lado, Olga Sánchez afirma que «cada rollo solo contiene entre 15 o 20 bolsas y que las renuevan cada dos o tres días». Asimismo, Elisa Sanz recuerda que durante el período navideño «no se repusieron ningún día».

Algunos madrileños se atreven a proponer soluciones a esta situación. Una de ellas podría ser la que sugiere Marina Vila que destaca que «como no todas las papeleras tienen expendedor, un posible remedio, podría ser ampliar el número de éstas».

Otra medida para evitar el uso indebido de estas bolsas sería adoptar la idea creada por la Esferic, una empresa fundada por diseñadores industriales y publicistas valencianos, que consiste en sustituir las bolsas de plástico por un envase de cartón para recoger las heces.

Como conclusión a todo esto, los propietarios de los canes no deben olvidar que la falta de bolsas municipales no es una excusa para que la gente no recoja los excrementos. Tener un perro conlleva responsabilidades.

perros

Un señor recogiendo los excremento de su perro. Foto: Maya Balanya

Tags: , , , , , , , , , , , , ,

Sin comentarios.

Deja un comentario

San Cemento: el mayor macrobotellón universitario de Madrid

Miles de jóvenes y toneladas de residuos han vuelto a ser los protagonistas de la ya tradicional fiesta celebrada en Ciudad Universitaria

Cómo ser vegano fuera de Madrid y no llevar «una dieta de mierda»

Los restaurantes y bares que ofrecen este tipo de platos han crecido al igual que los potenciales consumidores. En la capital han pasado de ser 10 a 40 en tres años

Sandra Ibarra: «Hay vida durante el cáncer»

Ha superado esta enfermedad en dos ocasiones. Ahora, ha puesto en marcha la primera unidad para supervivientes en colaboración con el Hospital Universitario de Fuenlabrada

Las Carrozas de Azuqueca empiezan a fabricarse

El desfile que realizan las peñas públicas el tercer domingo del mes de septiembre ha sido declarado de interés turístico regional

Los asesores de Carmena y sus salarios al máximo: 81 eventuales y 4,71 millones en retribuciones anuales brutas

Desde 2015, el gasto total anual en este tipo de personal ha aumentado un 35%, habiendo meses con el mismo número de eventuales pero con incrementos salariales bimensuales y trimestrales

Miguel ya no dibuja papel moneda

Si quieres hablar con él, búscale en la biblioteca Miguel Hernández de Collado Villalba. Ahora solo lee allí, pero antes pintaba minuciosamente a mano y «boli» billetes de todo país y época