El «backstage» de los tours para descubrir Madrid


Los paraguas de colores se han transformado en parte del paisaje de la Plaza Mayor de la capital. Cómo funciona el negocio que atrae al turismo, contado desde dentro

«Tengo la oficina más bonita de todo el mundo porque mi techo es el cielo». Con esta frase Iram Martínez define su trabajo diario, una ocupación que lejos estaba de imaginarse 15 años atrás. En su México natal, le era casi imposible proyectarse viviendo en el «Viejo Mundo». Y mucho menos convirtiéndose en un experto en una de las capitales europeas más visitadas como guía de tours.

Martínez estudió para ser periodista. Pero «es una profesión muy desagradecida y, como tenía cierta facilidad de comunicación, comencé a ser guía por recomendación de un amigo». Así cuenta el mexicano cómo fueron sus inicios en esta actividad, allá por el año 2011.

La empresa para la que trabaja, Sandemans Tours, es actualmente la más grande en todo el continente europeo. Hoy tiene presencia en 18 ciudades y 13 países de todo el mundo. La firma nació en el año 2004 en Berlín y siete años más tarde aterrizó en la capital española. Primero lo hizo con tours nocturnos y luego con una serie de paseos culturales que incluyen temas como sitios vinculados con la Inquisición, un recorrido que se centra en los grandes escritores españoles y un «free walking tour». Este último consiste en una visita guiada por los principales puntos de la ciudad e invita a los turistas a poner ellos mismos el precio al trabajo de los guías una vez finalizado el circuito.

Para poder formar parte de la plantilla de Sandemans en España –en el caso de Madrid, existen 21 guías, 11 de ellos hacen las visitas en español y 10, en inglés-, Martínez recuerda que tuvo que afrontar una serie de exámenes. Estos consistieron en una prueba de conocimientos sobre la ciudad. Una vez «aprobada esa instancia, te hacen presentar un vídeo y luego en Berlín te dicen si te quedas o no».

Una de las ventajas de este trabajo, cuenta Martínez, es que al tratarse de una empresa con presencia en varios países, «existe una cierta facilidad para trasladarse a otras ciudades de Europa». Por supuesto, si se aprueban los correspondientes exámenes previos. 

Curiosidades

Si bien cualquier persona que pasee por la hermosa Madrid se topa en algún momento de su visita con aquellos paraguas de colores que suelen identificar a los guías entre la multitud, hay algunas cuestiones vinculadas con el mundo de estos personajes que la mayoría de las personas desconocen. Por ejemplo:

1. La mayoría de los guías provienen del mundo de las letras. En el caso específico de Madrid, «muchos son filósofos, historiadores de arte, periodistas o geógrafos», enumera Martínez.

2. En los «free» tours, los guías pueden llegar a perder dinero. Sucede que ellos pagan una tarifa fija a la empresa por cada persona que hace el recorrido por utilizar su marca. Si bien no es lo más frecuente, «se ha dado alguna vez la ocasión de que un tour me genere pérdida. Aunque, por lo general, los viajeros buenos compensan a los que no lo son tanto», relata el guía.

3. En sus inicios, la empresa Sandemans fue boicoteada al llegar a Madrid. Los guías que ya venían trabajando en la ciudad interrumpían los paseos con carteles que decían «piratas».

4. Un 60% del público de los tours en español son argentinos. «Por eso, muchas veces adaptamos los tours incorporando frases que se usan en América Latina, pero tienen su origen en España como, por ejemplo, la expresión ‘alquilar balcones’ -frase que se refiere, por ejemplo, a la reserva de plazas para ver los autos de fe en Plaza Mayor en tiempos de la Inquisición-».

Martínez busca la complicidad con los turistas en cada recorrido

Martínez busca la complicidad con los turistas en cada recorrido

Conocer Madrid con «Amor»

Uno de los momentos del tour de Martínez que despierta el interés del público es cuando el guía hace alusión a su segundo nombre, «Amor», que atribuye a una decisión de sus «padres hippies». A partir de allí, muchos se animan a llamarlo de ese modo, y otros hasta se atreven a decirle «cariño».

Con este pequeño detalle se advierte algo que no todo el mundo sabe: los tours de la misma empresa son muy diferentes según el guía que toque en suerte. Y no sólo los relatos, sino también los recorridos.

Según cuenta Amor, «hay sitios que son paradas obligadas, tales como la Plaza Mayor, La Almudena, el Teatro Real, la Puerta de Alcalá, Cibeles o El Prado, pero luego cada guía adapta su recorrido a su personalidad. Por eso, cada uno de nosotros hace un tour absolutamente distinto».

Consultado acerca de cuáles son las preguntas más extrañas que le han hecho los turistas en los años que lleva trabajando, Martínez las recuerda con una sonrisa. «Me han consultado cosas muy curiosas como si se podía llegar a Toledo caminando, cuáles eran los horarios de Eurodisney de París y para qué servían los reyes», cuenta.

En cuanto a las situaciones más molestas para realizar su trabajo, Martínez señala que «resulta muy incómodo cuando viene gente que no está interesada en la visita. Se hace muy difícil porque no participan y se pasan todo el rato tomándose selfies».

La ciudad se llena de paraguas de colores

Hay que tener en cuenta que esta actividad está en pleno auge, dado que el turismo se encuentra en estos momentos en cifras récord, algo que también incide en el gasto que los extranjeros realizan. De hecho, de acuerdo con la Encuesta de Gasto Turístico (EGATUR) presentada por el Instituto Nacional de Estadística (INE), entre noviembre y enero las personas que visitaron la Comunidad de Madrid gastaron un total de 7.081 millones de euros, un 14,7 % más que en los once primeros meses de 2015.

Si bien en los inicios el mercado de los «Free Tours» en Madrid estaba en manos de Sandemans, al día de hoy ya existen varias empresas que compiten por este segmento, con el objetivo de atraer a los turistas recién llegados a la capital española. De esta manera, en estos días, en la histórica Plaza Mayor es posible encontrarse no solo con los paraguas rojos (Sandemans), sino también con otros color naranja (Cibeles Euro Tours), blanco (Xtreme Walking Tours), verde (Ogotours), entre tantos otros.

Así, el accesorio clásico de la amigable Mary Poppins fue cambiando de sentido con el paso del tiempo y hoy se convierte en una invitación a los recién llegados a Madrid, para que descubran a pie sus mejores secretos y encantos.

Tags: , , , , , , , , , ,

Texto por: Guadalupe Piñeiro Michel

Ver los artículos de Guadalupe Piñeiro Michel

5 Respuestas to “El «backstage» de los tours para descubrir Madrid” Subscribe

  1. Lauro Guerrero 3 febrero, 2017 en 1:52 #

    Excelente artículo, me animaré a visitar Madrid

  2. Elizabeth 3 febrero, 2017 en 3:04 #

    Estoy segura que será un recorrido inolvidable

  3. María Teresa 4 febrero, 2017 en 2:18 #

    No es por nada pero yo ya hice el recorrido y te trasporta en el tiempo con las anécdotas y relatos, muy divertido y además aprendes

  4. Carlos 6 febrero, 2017 en 12:38 #

    Que linda descripción. Me encantó.

  5. Andoni 7 febrero, 2017 en 17:39 #

    Yo he hecho muchos free tours en mis viajes y estos guías se nota que tienen mucha pasión y saben de lo que hablan, su propina de 10-15€ por persona se la ganan, quienes dan menos no saben lo valen las cosas o no han hecho un tour mediocre de previo pago en su vida. Solo una vez en Oporto hice un free tour que me pareció flojito, el resto extraordinarios.

Deja un comentario

Ruta literaria por el corazón de Madrid

Reuniones de escritores, librerías de mujeres o periódicos desaparecidos convierten a la capital en un centro cultural

Librería Mujeres, el eterno bastión del feminismo

El establecimiento acoge todas las voces del feminismo y sigue siendo un escenario para el debate, la lucha y la reivindicación

Las librerías que recogen los libros que tú ya no quieres

En la capital cada vez existen más librerías que buscan rescatar aquellos libros que llevan años sin ser leídos. Las donaciones de bibliotecas y particulares les permiten «revenderlos» a precios asequibles

BookCrossing: los libros sin techo

Abandonar ejemplares en lugares públicos para que los recojan personas desconocidas y regresarlos a otro sitio agotada la lectura es la esencia de esta práctica

«Eso de la nueva poesía es una estupidez»

El poeta y agitador cultural argentino Carlos Salem lleva doce años animando semanalmente recitales nocturnos en bares de la capital. El novedoso formato poético que introdujo en nuestro país lleva varios años de crecimiento imparable

El patio Aleatorio de los poetas

Todos los miércoles, en el bar situado en el número 7 de la calle Ruiz, el escritor Carlos Salem coordina una jam de poesía en la que voces jóvenes y adultas se unen a través del verso