Julia Otero: «Ahora mismo, Nixon no dimitiría por el Watergate»


La XVIII edición del Congreso de Periodismo Digital concluyó con un coloquio entre la periodista e Ignacio Escolar, director de eldiario.es

periodismo

Alejandra González y Jorge Aguilar

«Los ciudadanos se dan cuenta que la información que damos atiende menos a la verdad y más a los intereses de quienes nos sustentan». De esta manera se ha referido la periodista y presentadora de Onda Cero Julia Otero sobre la visión que se tiene actualmente de nuestra profesión. En una charla junto al director de eldiario.es, Ignacio Escolar, ha clausurado la 18ª edición del Congreso de Periodismo Digital de Huesca.

Otero, con base en que los datos ahora son opinables, ha afirmado que ahora «mentir se ha convertido en una forma de relacionarse con el mundo que no tiene consecuencias». Por ello, ambos profesionales de la comunicación han incidido en que uno de los problemas que afecta al periodismo tiene su causa en la sociedad y la manera que tiene ésta de informarse. «Hay que tener una amplia visión de los sucesos, no centrarse solo en un periódico, una emisora de radio o una cadena de televisión», aseguró Otero.

En ese sentido, Escolar se refirió al efecto túnel algunas webs y los peligros que esto conlleva. «Es peligroso porque sólo te reafirma en tus ideas, te realimenta en tus prejuicios y es una de las cosas más preocupantes del fin de la mediación de los medios».

Haciendo referencia a las redes sociales, sobre todo Twitter, tanto Otero como Escolar afirmaron que el feedback con los oyentes es muy importante, ya que establecen filtros a una velocidad en tiempo real. Pero no todo es tan positivo. Muchas veces les resulta difícil debatir con los usuarios en 140 caracteres, sobre todo con aquellos que no muestran interés a la hora de abrir un debate. «El que critica una acusación contraria es porque no tiene capacidades suficientes para defender la suya».

El precedente creado por la APM

«Ahora mismo, Nixon no dimitiría por el Watergate», aseguró Otero, que además añadió que «si no tiene consecuencias, para qué van a dimitir». En este punto, han hablado de la polémica entre Podemos y la Asociación de la Prensa de Madrid (APM). «Todos sabemos que esas presiones existen en la medida de quien la profiere tiene capacidad de interferir en tu vida profesional. Si tú sabes que esa amenaza viene con la posibilidad de despedirte, entonces la amenaza se convierte en real».

También Escolar quiso opinar sobre este hecho, afirmando que «en el sueldo del periodista no incluye que se le insulte». Con todo esto, la APM ha creado precedente. Ahora cuando un periodista reciba presiones de las instituciones, se tomarán medidas. «No sé si soy muy optimista», recalcó irónicamente Escolar.

Para concluir, Otero quiso recordar que «el periodismo sin periodistas no es posible. Parece algo obvio, pero en ocasiones tiende a olvidarse».

Tags: , , , , , , , , , ,

Sin comentarios.

Deja un comentario

Los prostitutos, de la calle a la red

Los pasos de chaperos y gigolós por las saunas, los pisos de alterne y los céntricos rincones de Madrid redirigen ahora al entorno digital

Locales emblemáticos de Madrid: «Cabezonería por resistir»

Madrid está plagada de rincones centenarios que son la historia viva de la ciudad y que hoy sobreviven a duras penas a los ritmos de los nuevos tiempos

El excampeón de muay thai amateur: «La técnica vence a la fuerza y la estrategia vence a quien sea»

El pinteño Dennis Lara, campeón de España de la anterior edición de IFMA, competirá este fin de semana en el Muay Thai Revolution 6

Álex de la Iglesia: «Hago cócteles con el material que me encuentro»

«El Bar» es la nueva apuesta del bilbaíno que se ha inspirado en sus experiencias vividas y hasta hay un guiño a los Rolling Stones

Mendigos rumanos: marionetas de la mafia

Grupos criminales obligan a ciudadanos de etnia gitana procedentes de Europa del Este a practicar la mendicidad en las calles de Madrid

Escape room, o la puerta a la felicidad

Las salas de escape han inundado Madrid a velocidad de vértigo. Si en 2015 había dos, hoy son alrededor de 60 las que se reparten por la capital