Julia Otero: «Ahora mismo, Nixon no dimitiría por el Watergate»


La XVIII edición del Congreso de Periodismo Digital concluyó con un coloquio entre la periodista e Ignacio Escolar, director de eldiario.es

periodismo

Alejandra González y Jorge Aguilar

«Los ciudadanos se dan cuenta que la información que damos atiende menos a la verdad y más a los intereses de quienes nos sustentan». De esta manera se ha referido la periodista y presentadora de Onda Cero Julia Otero sobre la visión que se tiene actualmente de nuestra profesión. En una charla junto al director de eldiario.es, Ignacio Escolar, ha clausurado la 18ª edición del Congreso de Periodismo Digital de Huesca.

Otero, con base en que los datos ahora son opinables, ha afirmado que ahora «mentir se ha convertido en una forma de relacionarse con el mundo que no tiene consecuencias». Por ello, ambos profesionales de la comunicación han incidido en que uno de los problemas que afecta al periodismo tiene su causa en la sociedad y la manera que tiene ésta de informarse. «Hay que tener una amplia visión de los sucesos, no centrarse solo en un periódico, una emisora de radio o una cadena de televisión», aseguró Otero.

En ese sentido, Escolar se refirió al efecto túnel algunas webs y los peligros que esto conlleva. «Es peligroso porque sólo te reafirma en tus ideas, te realimenta en tus prejuicios y es una de las cosas más preocupantes del fin de la mediación de los medios».

Haciendo referencia a las redes sociales, sobre todo Twitter, tanto Otero como Escolar afirmaron que el feedback con los oyentes es muy importante, ya que establecen filtros a una velocidad en tiempo real. Pero no todo es tan positivo. Muchas veces les resulta difícil debatir con los usuarios en 140 caracteres, sobre todo con aquellos que no muestran interés a la hora de abrir un debate. «El que critica una acusación contraria es porque no tiene capacidades suficientes para defender la suya».

El precedente creado por la APM

«Ahora mismo, Nixon no dimitiría por el Watergate», aseguró Otero, que además añadió que «si no tiene consecuencias, para qué van a dimitir». En este punto, han hablado de la polémica entre Podemos y la Asociación de la Prensa de Madrid (APM). «Todos sabemos que esas presiones existen en la medida de quien la profiere tiene capacidad de interferir en tu vida profesional. Si tú sabes que esa amenaza viene con la posibilidad de despedirte, entonces la amenaza se convierte en real».

También Escolar quiso opinar sobre este hecho, afirmando que «en el sueldo del periodista no incluye que se le insulte». Con todo esto, la APM ha creado precedente. Ahora cuando un periodista reciba presiones de las instituciones, se tomarán medidas. «No sé si soy muy optimista», recalcó irónicamente Escolar.

Para concluir, Otero quiso recordar que «el periodismo sin periodistas no es posible. Parece algo obvio, pero en ocasiones tiende a olvidarse».

Tags: , , , , , , , , , ,

Sin comentarios.

Deja un comentario

La Moraleja intentó antes lo que no ha conseguido Cataluña

La urbanización madrileña comenzó un movimiento segregacionista en busca de la independencia del Ayuntamiento de Alcobendas

Gitanas feministas: «Hay racismo dentro de la lucha de género»

La libertad sexual, nuevas masculinidades y el empoderamiento de la mujer son algunos de los mensajes lanzados durante el primer Congreso Feminista Romaní a nivel europeo

La nostalgia de los argentinos a través del fútbol en Madrid

Miembros fundadores de las Peñas de Boca y River en la capital española cuentan cómo viven la pasión lejos de su tierra y de sus afectos

De la Cañada Real a la ciudad: la «mudanza» de la heroína

La proliferación de los llamados «narcopisos» abre la posibilidad de que Madrid regrese a la situación que vivió en los años 80

Jero García: la cara y la cruz del boxeo

El bicampeón de España analiza la situación actual del «noble arte» en el país y los momentos posteriores a su retirada

Personas racializadas claman contra la España «colonizadora»

En el coloquio «No esperaban que sobreviviéramos» varias personas con distintas ascendencias hablaron de «el blanco» como «un privilegiado» dentro del sistema