BookCrossing: los libros sin techo


Abandonar ejemplares en lugares públicos para que los recojan personas desconocidas y regresarlos a otro sitio agotada la lectura es la esencia de esta práctica

Libros encontrados en el Parque del Retiro Foto: M.A.

Un libro encima de un vagón de metro. Dos más atrapados en las garras del oso que vigila la Puerta del Sol. «Llévate lo que vayas a leer», dice la nota que prende de uno de los arbustos del Parque del Retiro. Debajo tres títulos: Madame Bobary, de Flaubert; Fundación, de Asimov; y Como la sombra que se va, de Muñoz Molina.

El hallazgo es casual, que alguien los encuentre pura intención. Es el «BookCrossing»: una iniciativa que pretende convertir las calles en una biblioteca sin techo. Se trata de abandonar libros en espacios públicos para que personas desconocidas los recojan. Llegada la última página, deben devolver el ejemplar a otro lugar a la espera de que un nuevo lector lo descubra. Una serendipia particular que pretende ganar adeptos a la lectura.

Hacer de los libros nómadas fue el propósito del estadounidense Ron Hornbaker cuando en 2001 dio vida a este movimiento. Fundó bookcrossing.com, la primera web en la que personas de diferentes países pudieron intercambiar sus lecturas. Que los primitivos propietarios les siguieran la pista fue su premisa.

Hoy el ejército de libros sin grilletes ha tomado el país. Las calles de la capital son testigo de cómo se liberan de las abarrotadas estanterías de hogares y bibliotecas. Solo en la web bookcrossing-spain.com hay registradas 540 obras que esperan a un nuevo lector en los parques, cafeterías y parroquias de la Comunidad. Una cifra que suma más de 4.000 lecturas pendientes de localización en toda la península.

La forma de operar en bookcrossing.com es sencilla. Basta con registrar el ejemplar que el «bookcrosser» o «liberalibros» quiere intercambiar. Tras ello, se le asigna un código que sirve como una suerte de documento de identidad. Así, cuando el nuevo lector lo encuentra solo tiene que ingresar la serie numérica en el portal para informar sobre su paradero. «La verdad es que nadie sabe lo que pasará. A veces la gente se lleva el libro y no hace entradas en el diario. ¡Eso es frustrante! La clave es liberarlo y dejar que encuentre su camino por el mundo», dicen los responsables de la web.

Actualmente, la página cuenta con «más de 350 miembros nuevos cada día, tiene más de 10 millones de páginas visitadas al mes y es el grupo de lectura más popular de la red», afirman sus titulares. No en vano, desde el año 2004 el diccionario de Oxford recoge el término «BookCrossing» como una más de sus acepciones.

Un tinte y un libro

La peluquería R Hair Team, en la madrileña avenida de Montecarmelo, no es solo una peluquería. Al menos, una al uso. Allí las lámparas de los tocadores son tulipas de lectura, y las novelas le roban protagonismo a los cortes, colores y peinados. Despertar los libros que duermen en las estanterías antaño reservadas a los tintes es una práctica común entre sus clientes.

Mientras el dueño les corta el pelo, los libros reviven en sus manos. Nada de comprarlos ni venderlos, solo intercambiarlos. «Algunos clientes vienen, cogen una novela y si no les da tiempo a acabarla se la llevan a casa. Otras veces marcan la página en la que se han quedado para continuar leyendo en la próxima cita», comenta Rafael Gómez, su responsable. Por eso no es extraño verlos salir portando un libro bajo el brazo.

En sus paredes, los asuntos del «cuore» le ceden espacio a las tertulias literarias. En algunas ocasiones los usuarios llegan con lecturas que después abandonan entre peines para que otras personas se sumerjan en sus páginas. «Lo más gratificante es cuando traen el libro y lo dejan aquí. Para nosotros es como si nos confiaran una pequeña parte de su alma», dice. Una forma peculiar de practicar BookCrossing a la que cada vez se unen nuevos adeptos.

bookcrossing-peluqueria-haiteam

El interior de la peluquería R Hair Team Foto: M.A.

Las bibliotecas liberan sus fondos

Los ciudadanos, sin embargo, no son los únicos que intercambian sus lecturas. Habitualmente los museos y bibliotecas liberan miles de obras coincidiendo con festividades como el Día del Libro. Es el caso del Museo del Traje, que anualmente inunda de manuales de arte la capital. También el Instituto Cervantes, que además cuenta con una zona permanente destinada al «BookCrossing». La experiencia es tan reveladora que desde el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte señalan que en algunas ocasiones los ejemplares han llegado a «ciudades tan distantes como París, Nueva York, Roma o El Cairo».

Cristina Gonzalo, responsable de los servicios de Biblioteconomía del Instituto Cervantes, dice que «el “BookCrossing” es una práctica que hay que celebrar ya que permite que los libros viajen y lleguen a un número cada vez mayor de lectores». Del mismo modo, explica que uno de los lugares con más éxito del edificio es la biblioteca, zona de intercambio de libros. «El público viene no solo a consultar nuestro fondo, también a llevarse los libros que vamos liberando. En algunas ocasiones nos traen obras que quieren compartir con otras personas, generándose así un flujo de lectura muy enriquecedor».

bookcrossing-instituto-cervantes

Un grupo de ciudadanos practicando BookCrossing en el Instituto Cervantes Foto: M.A.

El Nobel de Literatura André Gide dijo: «Ante ciertos libros, uno se pregunta: ¿quién los leerá? Y ante ciertas personas uno se pregunta: ¿qué leerán? Y al fin, libros y personas se encuentran».

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , ,

Texto por: Marcelino Abad

Ver los artículos de Marcelino Abad

Sin comentarios.

Deja un comentario

Los tres kilómetros de calle más mortíferos para los peatones de Madrid

De los 16 atropellos mortales registrados en 2018, en Retiro fue donde más hubo con un total de tres, dos de ellos en la calle del Doctor Esquerdo

Jornadas de cocina que alimentan el intercambio generacional

Padres e hijos participan en unos talleres gastronómicos que impulsan el trabajo en equipo

Fuenlabrada apuesta por los productos frescos y de proximidad

Los ciudadanos pueden adquirir las hortalizas procedentes de las huertas locales en una red de puntos de venta directa distribuidos por la ciudad y algunos barrios de Madrid

Un paseo por el Madrid de la Guerra Civil

Aún se pueden apreciar algunas edificaciones que han resistido a la Guerra Civil como en el Parque del Oeste, el Cerro de Garabitas, el Parque El Capricho o la historia que envuelve a Ciudad Universitaria

Cerdos, pandas y cante flamenco: así celebra Madrid el Año Nuevo Chino

El distrito de Usera se convierte en el epicentro de la Fiesta de la Primavera de la capital. Un mercadillo típico y diferentes actuaciones sobre el escenario protagonizan los actos, acompañados de la tradicional Ceremonia de la Luz

The Doger Café, la primera cafetería en la que podrás adoptar un cachorro

Desde que abrieron las puertas del local, situado en el distrito Puente de Vallecas, han sido acogidos doce perros