Vecinos de Lavapiés: «El barrio desaparece»


La turistificación del barrio madrileño de Lavapiés no sólo aumenta el precio del alquiler, sino que está expulsando a los vecinos de sus hogares

A primera vista, Lavapiés se presenta como uno de los barrios más antiguos y multiculturales de Madrid en el que conviven más de 80 nacionalidades. Sin embargo, esta representación bucólica de la barriada dista mucho de la realidad.

Al contrario de aquellos que sólo pasan unos días descubriendo uno de los míticos barrios madrileños, sus vecinos están desesperados al ver cómo el lugar donde han pasado toda su vida está desapareciendo. La turistificación convierte sus calles en un hervidero de maletas trolley.

Lavapiés está de moda pero sus residentes luchan porque siga siendo el sitio de siempre: un barrio con identidad. Este es un reto que las plataformas contra el turismo invasivo conocen a la perfección y por ello solicitan a la Administración Pública colaboración para conseguir que vecinos y turistas puedan convivir evitando la degradación del espacio público.

«Me parece genial que rehabiliten el barrio pero no que lo hagan desaparecer», explica Martina Castro. Su marido, Francisco Rodríguez, aclara que no están en contra del turismo sino de las empresas que quieren lucrarse a costa de los vecinos. «Nosotros tenemos un piso cerca de la salida del metro y en más de una ocasión nos han presentado ofertas para comprárnoslo», añade Rodríguez.

Según narra Rocío Pérez, estudiante y camarera, la lucha del vecindario comenzó cuando descubrieron que se estaban empapelando las calles con folletos que rezaban un «compro piso en esta zona». «¡Ahora hay locales destinados a comprar pisos a particulares, aumentar su número de habitaciones y luego alquilarlas más caras!», denuncia. Dividir viviendas es una práctica muy concurrida pese a que es ilegal en el centro de Madrid.

MÁS DE 3.000 PISOS DESTINADOS A USO TURÍSTICO EN LAVAPIÉS

Según establece el Decreto 79/2014 de la Comunidad Autónoma de Madrid (CAM) «los apartamentos turísticos y las viviendas de uso turístico (…) no podrán utilizarse como residencia permanente, ni con cualquiera otra finalidad distinta del uso turístico». La misma ley también asegura que «los inmuebles de uso turístico deberán cumplir las normas sectoriales aplicables a la materia, con especial mención de las normas de seguridad, urbanismo y accesibilidad».

En este contexto, la plataforma Lavapiés, ¿Dónde vas?, el sindicato de inquilinos e inquilinas y PAH Centro presentaron en septiembre una denuncia ante el Ayuntamiento de Madrid. La acusación señalaba 203 viviendas destinadas a alquileres turísticos que incumplían la normativa de la CAM. De igual modo, desde sus redes sociales sugerían que en Lavapiés existen más de 3.000 viviendas destinadas a usos turísticos que no son propiedad de particulares sino de empresas inmobiliarias.

Pintadas en contra de la gentrificación en Lavapiés, Madrid. Foto: Isabel Permuy.

Pintadas en contra de la gentrificación en Lavapiés, Madrid. Foto: Isabel Permuy.

«El modelo de alquilar una casa a un propietario de toda la vida está desapareciendo y se está imponiendo un modelo de turismo a corto plazo y barato», señala la portavoz de PAH Centro, Alejandra Jacinto. Este turismo invasivo ha provocado un incremento del 15% en los precios de los alquileres desde el año pasado. Asimismo, ha acelerado el fenómeno de gentrificación haciendo que residentes de las zonas céntricas se desplacen hacia la periferia.

En Lavapiés ha aparecido una nueva población «flotante» que desplaza a los vecinos de toda la vida. Es el mismo proceso que se observa desde hace unos años en el barrio barcelonés del Raval. «La gente no puede alquilar en Lavapiés porque los precios están desorbitados y cada vez se acaparan en menos manos», lamenta Jacinto.

 

Tags: , , , ,

Texto por: Gregoria Caro

Ver los artículos de Gregoria Caro

Sin comentarios.

Deja un comentario

San Cemento: el mayor macrobotellón universitario de Madrid

Miles de jóvenes y toneladas de residuos han vuelto a ser los protagonistas de la ya tradicional fiesta celebrada en Ciudad Universitaria

Cómo ser vegano fuera de Madrid y no llevar «una dieta de mierda»

Los restaurantes y bares que ofrecen este tipo de platos han crecido al igual que los potenciales consumidores. En la capital han pasado de ser 10 a 40 en tres años

Sandra Ibarra: «Hay vida durante el cáncer»

Ha superado esta enfermedad en dos ocasiones. Ahora, ha puesto en marcha la primera unidad para supervivientes en colaboración con el Hospital Universitario de Fuenlabrada

Las Carrozas de Azuqueca empiezan a fabricarse

El desfile que realizan las peñas públicas el tercer domingo del mes de septiembre ha sido declarado de interés turístico regional

Los asesores de Carmena y sus salarios al máximo: 81 eventuales y 4,71 millones en retribuciones anuales brutas

Desde 2015, el gasto total anual en este tipo de personal ha aumentado un 35%, habiendo meses con el mismo número de eventuales pero con incrementos salariales bimensuales y trimestrales

Miguel ya no dibuja papel moneda

Si quieres hablar con él, búscale en la biblioteca Miguel Hernández de Collado Villalba. Ahora solo lee allí, pero antes pintaba minuciosamente a mano y «boli» billetes de todo país y época