Jero García: la cara y la cruz del boxeo


El bicampeón de España analiza la situación actual del «noble arte» en el país y los momentos posteriores a su retirada
jero-boxeo-2

Fotógrafos: Mediaset

Jerónimo García, más  conocido como «Jero», nació en Madrid en 1970 y vivió el deporte desde niño. Sin embargo, la situación entonces era distinta a la de ahora: «Yo comencé en la época en la que el boxeo estaba escondido, los gimnasios eran solo para competidores y no encontraba un centro en Madrid, por eso empecé con deportes de contacto». Hoy en día, España cuenta tanto con un gran número de gimnasios, entre ellos está aquel del que es propietario Jero, «La Escuela de Boxeo». «Estamos en un momento con el que hemos soñado toda la vida, el boxeo está de moda», afirma Jero.

Ante la visualización de un futuro en el mundo del boxeo, en que podamos encontrar lo que es hoy en día Rafael Nadal o Fernando Alonso para su deporte, comenta que «los entrenadores estamos en ello, queremos tener en pocos años campeones del mundo, aunque es cierto que necesitamos buenas promociones». Esta realidad se traduce en el aumento de la cantidad de boxeadores, ya que como dice: «hay calidad gracias a la cantidad».

Al margen de esto, el boxeo y otros deportes siguen tratando de enfrentarse al denominado «Deporte Rey», el fútbol, tanto en España como a nivel internacional. «No solo no contamos con el mismo reconocimiento popular, tampoco con el mismo reconocimiento económico. Estuve 13 años jugándome la vida en el ring y no puedo vivir de ello», sintetiza Jero. Por otro lado, esto no ha supuesto un declive en la popularización y en las pretensiones de los practicantes de este deporte. «La dificultad en llegar alto es la que uno se pone, es relativo, ahora hay más facilidades que antes pero mayor competitividad», añade el campeón.

lolo

De campeón a maestro

Jero cuelga los guantes en el año 2003, a los 33 años, aunque solo de cara a las competiciones. Tras haber conquistado a finales de los 90 los Campeonatos de España de Boxeo (por partida doble), Full Contact y Kick-boxing es inevitable pensar si su retirada fue prematura. «Tras el Campeonato de la Unión Europea de Full Contact celebrado en Italia, me sentí pleno. Bajé las escaleras pensando que lo que me llenaba era enseñar», indica.

Actualmente, es dueño de un gimnasio situado en Puerta del Ángel, «La Escuela del Boxeo». Han pasado casi 14 años desde su retirada y no deja de echar de menos el ring, cuestión a la que responde de forma contundente: «Eso siempre. Me gusta tocar las cuerdas del ring y recordar momentos que ya no puedo repetir. Ahora es tiempo de que los triunfos de mis chicos hablen por mí».

«Constancia, sacrificio, disciplina, grupo y concentración», son algunos de los valores que trata de inculcar a sus alumnos. Para los más pequeños, se sigue la filosofía de que «cuanto más joven empiezas mejor te adaptas a estos principios». El gimnasio también cuenta entre sus filas con grandes profesionales como: Miriam Gutiérrez (campeona de España 2014) o Damián “Guinea” Biacho (campeón amateur 2014 de España en peso medio, actualmente profesional). Incluso después de sus logros continúan acudiendo religiosamente a los entrenamientos.

Pese a ello, los éxitos no son lo único que aporta a un deportista, los fracasos también son fundamentales. «Pero no los míos, los de los demás; boxeo es familia, que mis chicos no sigan por el buen camino o no salgan adelante es lo que me hace continuar, para que estos fracasos no se repitan», confiesa el boxeador.

En los últimos años Jero no solo se dedica a la enseñanza, colabora con diversas fundaciones de ayudas sociales, e incluso cuenta con la suya propia, la Fundación «Jero García Fight». Ayudar es uno de los objetivos que ocupan la vida de nuestro «Hermano Mayor».

La Leyenda Negra del Boxeo

A pesar de esta situación de auge, el boxeo ha sufrido con el paso del tiempo debido a diversos motivos. Así como ocurre con el ciclismo y su relación con innumerables casos de dopaje, el boxeo cuenta con su propio caso, al estar relacionado continuamente con mafias y amaños de combates. Esta fama que tiene el boxeo «no está justificada en absoluto, esto es la leyenda creada desde la mentira. Ha habido de todo, alguna vez ha ocurrido, pero no podemos seguir viviendo de este cliché» apunta Jero. No obstante, esta no es la única cuestión que puede dañar este deporte. «El boxeo tiene su propia leyenda negra en el cine». A pesar de ello, también recuerda que «no hay ningún deporte del que se hayan hecho tantas películas como sobre el boxeo» asegura.

lplplp

Sin embargo,  también afecta a este deporte los nuevos shows mediáticos, como ha sido recientemente «El Combate de los Mil Millones», que enfrentaba a Floyd Mayweather contra Conor Mcgregor,  considerado por muchos como «una pantomima». «Posteriormente en la crónica me gustó el combate, fue una pelea de verdad. Ojalá cada mes se hiciera uno así, el boxeo subiría como la espuma, ya que la mala publicidad no existe», concluye el campeón.

 

Tags: , , , ,

Texto por: Ricardo Otermin

Ver los artículos de Ricardo Otermin

Sin comentarios.

Deja un comentario

El «chemsex» multiplica los nuevos casos de VIH en Madrid

Las clínicas especializadas y los profesionales de la salud piden una respuesta institucional para frenar el auge de estas fiestas de más de 48 horas de sexo y droga

Feministas dentro del negocio del sexo

¿Esclavitud o trabajo voluntario? Asociaciones de mujeres difieren entre legalizar o abolir la prostitución en España

Cine Invisible: un «club secreto» a las afueras de Madrid

El ciclo cinematográfico proyecta en Alcobendas películas «raras y especiales» durante dos temporadas al año. Cada sesión acoge aproximadamente a 150 personas

Los geranios de Neruda sobreviven en la Casa de las Flores

El edificio, que resistió la Guerra Civil, sigue siendo un referente en la actualidad y permite que se cumpla una función social en el barrio

Drogas y suciedad, una noche en la nueva Macumba

La discoteca buscaba renovarse y atraer a un público más exclusivo

Cuatro distritos de Madrid exigen el cierre de Valdemingómez

El actual contrato entre el Ayuntamiento y la empresa Urbaser vence en 2020