Cuatro distritos de Madrid exigen el cierre de Valdemingómez


El actual contrato entre el Ayuntamiento y la empresa Urbaser vence en 2020

alianza-valdemingomez-no-riesgo-toxico-aavvmadrid

Integrantes Alianza incineradora de Valdemingómez No. Foto: AAVVMadrid

Al menos 4.500 vecinos de cuatro distritos del sur de Madrid (Vicálvaro, Vallecas, Getafe y Rivas Vaciamadrid) junto a 23 organizaciones sociales, exigen la clausura inmediata del Parque Tecnológico de Valdemingómez. Insisten en que el funcionamiento de la planta representa un «grave peligro para la población».

Una reclamación, que tiene más de 17 años y que se mantiene por la sospecha de que muchos de los problemas de salud registrados en comunidades cercanas a la incineradora como enfermedades respiratorias, cardiovasculares y cáncer son causadas por los gases tóxicos que emanan del complejo.

Javier Navascués, en representación de la Alianza Incineradora de Valdemingómez No, explica que desde la inauguración de la urbanización Rivas en el año 82, los habitantes han sido partícipes de una serie de desmejoras en su salud. Asimismo, afirma que en el año 2008, la similitud en los informes médicos de 36 pacientes y la relación de estos con sus direcciones de habitación encendió las alarmas. 15 mujeres y 21 hombres fueron diagnosticados –en su mayoría- con cáncer; 15 de ellos murieron poco tiempo después de su diagnostico.

La lista registró nueve casos de cáncer de pulmón, cinco de próstata y cuatro de mama así como otros no especificados en número como: cáncer de colon, páncreas, piel, vejiga, útero, vaginal, lengua, cerebro, leucemia, linfoma y fibromialgia.

En aquel año, las víctimas, junto a organizaciones vecinales y ecologistas, denunciaron al exdirector general de Evaluación Ambiental de la Comunidad de Madrid, José Trigueros Rodrigo, por renovar el permiso de funcionamiento de la planta sin haber realizado un estudio de impacto ambiental. «Los gobiernos están en la obligación de hacer un estudio y ninguno lo ha hecho», afirma Navascués. Y añade que de hacerse «podría descubrirse que están matando a la gente y que se están saltando los límites».

En 2012, un grupo de investigadores del Centro Nacional de Epidemiologia del Instituto de Salud Carlos III de Madrid, realizó un estudio que relaciona las muertes por cáncer con las emisiones de las incineradoras. Asimismo, existen otros estudios que lo certifican, como el de la Escuela de Salud Pública de la Universidad del Valle, ubicada en Cali, Colombia.

Cerca de Valdemingómez, entre cuatro y doce kilómetros de distancia, se encuentran barrios y urbanizaciones como Rivas, Villa de Vallecas, Ensanche de Vallecas, Getafe y Vicálvaro. Sin embargo, Navascués destaca que «no son los únicos afectados» ya que debido al régimen de vientos «la polución puede llegar a extenderse más allá de la Comunidad de Madrid».

Mapa-distancias-valdemingomez-getafe-vallecas-villaverde-vicalvaro

Mapa cercanía del Parque Tecnológico de Valdemingómez. Foto: Madrilánea

Por su parte, Gabriel Parrondo, vecino de Perales del Río, agrega que: todos los madrileños están envenenados. Buena prueba de ello, según apunta, es que la cercanía de la planta con Mercamadrid está provocando que algunos alimentos se intoxiquen.

«Un olor repugnante»

La emisión de malos olores es otro problema persistente en las zonas cercanas a Valdemingómez. Francisco Gutiérrez y Lorena Da Silva, habitantes del Ensanche de Vallecas, se quejan de la imposibilidad de respirar aire fresco: «Ni cerrando las ventanas escapamos del olor, es repugnante». Ambos señalan a su vez que es a las 6.00 o a las 22.00 cuando el hedor se vuelve más fuerte.

La actuación del Ayuntamiento, y también de la Concejalía de Medio Ambiente, han respaldado a los vecinos. Según varios informes y análisis presentados a Madrilánea, «los malos olores se han controlado constantemente». Sin embargo, se expone que las características de la planta de compostaje y su proceso de combustión son «difíciles de controlar». «Desde el 2009 se vigilan e inspeccionan las emisiones. Se han colocado nuevos filtros para absorber los olores pero sigue siendo inútil», comenta una fuente gubernamental, que a su vez remarca que los humos emitidos desde Valdemingómez «son inofensivos».

En 2015 el Ayuntamiento realizó un estudio en el que se detallaba la magnitud del problema de pestilencia. Al mismo tiempo, el Consistorio presentó un plan para atacar «los puntos malolientes», sobre todo depuradoras y vertederos ilegales. Otra de las soluciones que se ha planteado es cambiar la modalidad de reciclaje. No obstante, Navascués se queja de que esto «está muy lejos de lograrse».

La alianza, exhorta a las autoridades a que en conjunto y antes del año 2020, se logre el cierre definitivo de la planta y que no se renueven los contratos con empresas como Urbaser, -gestora actual de la incineradora de Valdemingómez- debido a que podría suponer otros 25 años más de servicios «contaminantes» de la planta.

 

Tags: , , , , , , , ,

Texto por: Yosmar Beatriz Coronado

Ver los artículos de Yosmar Beatriz Coronado

Sin comentarios.

Deja un comentario

El «chemsex» multiplica los nuevos casos de VIH en Madrid

Las clínicas especializadas y los profesionales de la salud piden una respuesta institucional para frenar el auge de estas fiestas de más de 48 horas de sexo y droga

Feministas dentro del negocio del sexo

¿Esclavitud o trabajo voluntario? Asociaciones de mujeres difieren entre legalizar o abolir la prostitución en España

Cine Invisible: un «club secreto» a las afueras de Madrid

El ciclo cinematográfico proyecta en Alcobendas películas «raras y especiales» durante dos temporadas al año. Cada sesión acoge aproximadamente a 150 personas

Los geranios de Neruda sobreviven en la Casa de las Flores

El edificio, que resistió la Guerra Civil, sigue siendo un referente en la actualidad y permite que se cumpla una función social en el barrio

Drogas y suciedad, una noche en la nueva Macumba

La discoteca buscaba renovarse y atraer a un público más exclusivo

La contaminación ahuyenta los coches de la «almendra central»

La rutina de la vida en Madrid está cambiando debido a las restricciones de tráfico y aparcamiento, y con ello, la imagen congestionada del centro de la ciudad