Naviluz muere de éxito


La EMT anuncia que los billetes para el bus que recorre la iluminación navideña están agotados. Cerca de 100.000 personas tienen su plaza reservada

¿Por qué todos en la calle marchan mirando hacia arriba, qué es lo que observan? ¿Es un pájaro?, no; ¿es un avión?, tampoco; ¿¡Superman!?, menos. Miles de personas, sobre todo los niños, caminan por Madrid obnubilados con los nuevos diseños del alumbrado navideño. Asoma diciembre y la ciudad enciende las ilusiones de niños y mayores. Cobra vida el ritual de recorrer los sitios madrileños emblemáticos para verlos vestidos de luz por las noches. El circuito de luces es largo. Para evitar la fatiga y las contracturas cervicales, la Empresa Municipal de Transporte (EMT) pone a disposición un autobús, que por 3€, transforma la visualización del alumbrado de las fiestas navideñas en una experiencia interactiva.

Naviluz comenzó a rodar el jueves 30 de noviembre y se podrá disfrutar hasta el día 6 de enero. El servicio funcionará diariamente de 18 a 22 horas, excepto los días 24 y 31 de diciembre, y el 5 de enero. El transporte cuenta con casi 100.000 plazas y tiene como punto de partida la plaza de Colón. Según informaron desde la EMT la demanda fue altísima y el sitio web oficial anuncia que no hay más billetes para el resto de la temporada.

«Hemos recibido llamadas desde octubre. Antes de anunciar el día de inicio ya se habían vendido 8.000 billetes. Las luces de Navidad son algo muy característico de Madrid», comenta Diego García Crego, jefe de Comunicación y Prensa de la EMT. Asimismo, el funcionario aclara que Naviluz no es un servicio de transporte urbano, sino que es una actividad para el ocio. Respecto al precio asequible, García Crego señala: «Nosotros, como empresa pública, no buscamos la rentabilidad económica; nuestra misión no es hacer un negocio, sino brindar un servicio a los madrileños».

El Naviluz a punto de comenzar su recorrido de prueba en Plaza Cibeles. Foto: Francisco Valente

El Naviluz a punto de comenzar su recorrido de prueba en Plaza Cibeles. Foto: Francisco Valente

Raquel Fernández, una madrileña de 40 años que disfrutó junto a sus hijos del recorrido de prueba que hizo Naviluz para los medios de comunicación, expresa que hacer el circuito de luces en familia es una forma de ir preparando la Navidad, una manera de ir sintiendo el ambiente. «A mí me remite a mi infancia. Es el paseo que se hace junto a toda la familia, incluso hay gente que viene desde las afueras de Madrid. Uno le cuenta a los niños que nos vamos a montar en el bus para ver las luces y vienen con mucha ilusión», comenta Fernández mientras observa el rostro de sus hijos asombrados con las luces.

La iluminación navideña ha sido siempre un elemento trascendental en la ciudad y el autobús permite apreciarlo de una manera totalmente diferente. Según el jefe de prensa de la EMT, lo que más destacan los usuarios es poder entregarse a la experiencia de las luces por completo; poder apreciar los detalles del diseño y no tener que caminar mirando hacia arriba, pendientes de no chocar con los demás peatones que deambulan como hormigas por el centro.

 «En el bus vas cómodamente sentado, con el cielo abierto, disfrutando de las luces a una distancia que casi las puedes tocar», dice García Grego. Además, el portavoz añade: «No solo es superbarato sino que además se vive el espectáculo lumínico de una manera privilegiada».

 Recorrido histórico

La EMT comenzó a prestar el servicio de autobús para la contemplación de la iluminación navideña de la ciudad  en el año 2010 por encargo del Ayuntamiento de Madrid. Anteriormente, la empresa de transporte gestionaba el servicio; es decir, diseñaba y organizaba la ruta y los horarios, pero era operado por concesión privada.

Durante el periodo 2010-2015 este servicio se denominó comercialmente Navibus, pero a raíz de un conflicto con el registro de la marca, la EMT decidió cambiar el nombre en 2016 y el servicio pasó a denominarse Naviluz. La nueva nomenclatura surgió  tras un concurso de ideas lanzado entre los usuarios a través de redes sociales.

El autobús recorre las principales vías iluminadas de la capital, en un trayecto que dura entre 40 y 50 minutos. Este año el precio es de 3 euros, con descuento para los mayores de 65 años y para personas con movilidad reducida. Los menores de 7 años suben gratis, pero deben hacer la reserva previamente. Según números de la EMT, el año pasado el número de usuarios total fue de 93.356 repartidos del siguiente modo: 68.675 adultos, 5.364 tercera edad, y 19.317 niños hasta 7 años.  Desde la empresa de transporte indican que la ocupación de plazas para este año será del cien por cien. De hecho, al momento de cierre de esta página, el sitio digital de Naviluz anuncia que no hay más cupos para el tour.

Vista de calle de Alcalá con luces navideñas. Foto: Francisco Valente

Vista de calle de Alcalá con luces navideñas. Foto: Francisco Valente

3, 2, 1, ¡voilà!

El pasado viernes 24 de noviembre, Madrid encendió sus luces navideñas y abrió el telón al espectáculo público que engalana la víspera de la Nochevieja. La gente aguardaba expectante en la Plaza de Cibeles y los niños ansiosos hacían cuentas regresivas una y otra vez. Finalmente, la calle de Alcalá encandiló a los curiosos con sus luces de LED azules que simulan el cielo de Madrid cubierto de estrellas, y produjo −durante apenas unos segundos− la perplejidad y contemplación de los allí presentes.

«Madrid tiene una de la iluminaciones navideñas más importantes de Europa», indica orgullosa Sandra Pérez, portavoz de Desarrollo Urbano Sostenible del Ayuntamiento de Madrid. La funcionaria destaca que el sistema de LED que utiliza la capital española para iluminar las calles durante las Fiestas tiene coste cero. Este año no solo tendrá iluminación el centro, también habrá diseños lumínicos en algunos distritos. Y también tendrán nuevos adornos los abetos de la Red de San Luis, calle de Fuencarral y las plazas de Callao y de Colón.

«La luces no tienen una significación puramente ornamental, la gente sale a recorrer el circuito como parte de un ritual preparativo para la navidad», opina Pérez. Los adornos tienen una vida útil de cuatro años, por lo que se van renovando. «La decoración de ahora es mucho más cosmopolita y moderna que la de los últimos años. Madrid es una ciudad avanzada en eso. Este año hemos cambiado varios adornos, todos de diseñadores son españoles. Por ejemplo,  las luces de calle Serrano son completamente nuevas», señala la encargada de prensa.

En el mismo sentido, la vocera de Desarrollo Urbanístico asegura que el Ayuntamiento de Madrid «invierte en el iluminado porque el retorno comercial, turístico y social es enorme». Añade que los comerciantes han pedido que se adelante una semana el encendido para coincidir con el Black Friday, ya que las luces también sirven como un puntapié inicial para inaugurar las compras de navidad.

En consonancia, Irene (65), que reside en Madrid desde hace poco más de una década, refiere que la iluminación navideña es una costumbre muy europea y que está ligada a lo comercial. «No es casualidad que este año el primer encendido haya coincidido con el Back Friday, es una forma más de estimular el consumo, si no mira lo que es este río de gente», dice la sudamericana mientras señala el tumulto en la Puerta del Sol. Por su parte, Simona Florea (31), indica que las luces de los primeros días de diciembre funcionan como una alarma de varios eventos significativos convergentes: «Las navidades ya están aquí, hay que hacer las compras. Es tiempo de salir, de copar las calles, de vacaciones y reunir a la familia. La gente se muestra más animada», sintetiza la empleada de comercio que trabaja a metros de Sol desde hace cinco años.

Para finalizar, el Mago Merlín (61), un artista callejero que lleva 20 años en la Plaza Mayor, ve el vaso medio lleno y dice que diciembre es un mes para disfruta de Madrid. «Si bien las calles están desbordadas de gente, con las luces llega una época de alegría. La gente anda esplendida y generosa. Se acaba el año, llega la Navidad y es un momento para pasar en familia», apunta el trabajador.

Puerta del Sol el primer día de iluminación por Navidad. Foto: Francisco Valente

Puerta del Sol el primer día de iluminación por Navidad. Foto: Francisco Valente

Tags: , , , , , , ,

Texto por: Francisco Valente

Ver los artículos de Francisco Valente

Sin comentarios.

Deja un comentario

El «chemsex» multiplica los nuevos casos de VIH en Madrid

Las clínicas especializadas y los profesionales de la salud piden una respuesta institucional para frenar el auge de estas fiestas de más de 48 horas de sexo y droga

Feministas dentro del negocio del sexo

¿Esclavitud o trabajo voluntario? Asociaciones de mujeres difieren entre legalizar o abolir la prostitución en España

Cine Invisible: un «club secreto» a las afueras de Madrid

El ciclo cinematográfico proyecta en Alcobendas películas «raras y especiales» durante dos temporadas al año. Cada sesión acoge aproximadamente a 150 personas

Los geranios de Neruda sobreviven en la Casa de las Flores

El edificio, que resistió la Guerra Civil, sigue siendo un referente en la actualidad y permite que se cumpla una función social en el barrio

Drogas y suciedad, una noche en la nueva Macumba

La discoteca buscaba renovarse y atraer a un público más exclusivo

Cuatro distritos de Madrid exigen el cierre de Valdemingómez

El actual contrato entre el Ayuntamiento y la empresa Urbaser vence en 2020