Lara Siscar: «Quiero pensar que no se ha encontrado al responsable porque ha sido difícil rastrearlo»


Las periodistas Lara Siscar y Virginia Alonso charlaron en el XIX Congreso de Peridismo sobre machismo y redes sociales

 

Virginia Alonso y Lara Sisca durante la ponencia en el Congreso. Foto: Daniel Caballeros

Virginia Alonso y Lara Sisca durante la ponencia en el Congreso. Foto: Daniel Caballeros

Las periodistas no se callan ni un segundo más. Lara Siscar, presentadora de TVE, ha contado en primera persona en el Congreso de Periodismo de Huesca el infierno que sufrió durante más de 7 años por culpa de las redes sociales. Su acosador, escondido detrás de la máscara de Scary Movie, disparaba las balas más profundas del machismo sin dejar rastro. Desde el anonimato el tuitero trataba de hacerle la vida imposible.

Fue en 2011 cuando la periodista comenzó a recibir mensajes extraños en su cuenta personal de Twitter. «Le resté importancia”, ha explicado arrepentida. Los mensajes que dirigidos a esta profesional sobrepasaban las críticas a su trabajo . El «troll», empleando un lenguaje machista, la increpaba tanto por su físico como por su forma de vestir. «Lo denuncié y lo investigaron por ocho meses», ha comentado.

El alto componente machista es común en estas incidencias. Virginia Alonso, periodista de Público y moderadora del coloquio, ha comentado que el acoso a las mujeres periodistas es cada vez más común en redes sociales, y que muchas veces lo ven como simple troleo. «Ellos consideran que tienen cierto poder sobre ti. Están obsesionados con la posesión de las mujeres», ha explicado Siscar.

Desde el momento en que la periodista de TVE comenzó a recibir tuits ofensivos nada fue igual. La presentadora decidió no mostrarse naturalmente por redes sociales y, con el tiempo, renunció a luchar por que se proteja su identidad ante los organismos competentes. «Me dolió haber recibido cualquier cantidad de mensajes contra mi familia y ver cómo inventaban conversaciones para perjudicar mi relación con mis compañeros de trabajo. Es muy fácil abrirse un perfil falso y comenzar a decir burradas», ha asegurado la periodista.

Por su parte, Virginia Alonso ha explicado que las redes sociales son otra realidad de tantas y que su son sumamente útiles a la hora difundir contenidos importantes. La difícil experiencia de Lara Siscar le ha llevado a la conclusión de que Twitter tiene una cara B, la cual enmascara la parte más miserable de la sociedad: «Pensaba que era democracia informativa y libertad de expresión, pero las redes sociales son una herramienta que sinceramente creo que hemos magnificado».

El caso de la periodista sigue abierto y en investigación. Hasta la fecha se ha dado con el paradero de dos autores secundarios. Pero la policía no ha podido identificar al acosador. «Yo quiero pensar que no se ha encontrado al responsable porque ha sido difícil rastrearlo, no porque la empresa o las autoridades no hayan querido colaborar», ha finalizado Siscar.

Tags: , , , , , , ,

Texto por: Gabriela Ponte

Ver los artículos de Gabriela Ponte

Sin comentarios.

Deja un comentario

El negocio de los vecinos del Metropolitano: aparcar en la calle por 15 euros

Varios residentes del distrito alquilan de forma ilegítima plazas de estacionamiento en la calle aprovechando el colapso que se genera en el estadio rojiblanco los días de partido

Un asentamiento de mendigos, calvario de los vecinos del Puente de Ventas

Un grupo compuesto por unos 30 gitanos de origen rumano y presuntamente víctimas de una red de trata lleva años siendo foco de problemas en la zona

Sexo descontrolado entre desconocidos en el Cerro de los Ángeles

La suciedad y la inseguridad causadas por ciertas prácticas sexuales se han convertido en un problema para el municipio de Getafe

Platos gourmet a partir de una lata de conservas

Frinsa, una de las marcas de referencia del sector, apuesta por elevar el prestigio de los productos del mar enlatados

Porteros: un oficio en peligro de extinción

El clásico oficio de portero que custodia y habita en la comunidad de vecinos parece dejar paso a las empresas de conserjería con trabajadores multidisciplinares

«¡A todo el mundo le ha dado por el punto y el ganchillo!»

Cada martes por la tarde un grupo de mujeres se reúne en un restaurante de Collado Villalba para tejer con fines solidarios