«WhatsApp es un agujero negro de bulos»


Julio Montes, de Maldita.es, reflexiona en Madrilánea sobre la desinformación que generan las noticias falsas en la sociedad
Julio Montes, de Maldita.es - FOTO: Marco Naya

Julio Montes, de Maldita.es – FOTO: Marco Naya

«Me merece más respeto un asesino de ETA que un delincuente común, ya que el etarra mata por convicciones nobles, no por dinero». Esta frase le fue atribuida a Carme Forcadell, ex presidenta del Parlament, durante las elecciones en Cataluña; una imagen de Inés Arrimadas, líder de Ciudadanos en Cataluña, en una marcha de extrema derecha haciendo el saludo nazi circuló por Twitter sin reparo; el 21-D hordas de tuiteros compartieron la «noticia» de que a última hora se amplió el censo para favorecer a independentistas.

Todas estas informaciones, aunque no merecen ese calificativo, dejaron huella en las redes sociales durante las elecciones autonómicas catalanas. Miles de personas creyeron estas «noticias» como verdaderas sin importar el daño irreparable que estas habían causado a la sociedad.

Precisamente para paliar el efecto de estos bulos nació Maldita.es, un proyecto cuya función es desmentir las falsedades que circulan en Internet. Julio Montes, uno de sus fundadores, charla con Madrilánea desde el XIX Congreso de Periodismo Digital de Huesca para poner el foco sobre un problema que se especula que podría haber influido incluso en procesos electorales.

¿Qué es un bulo?

No nos lo habían preguntado antes. Llevamos un año trabajando pero el concepto de bulo es complicado. Te puedo decir que es una mentira que se mueve, se viraliza y genera desinformación, pero tiene matices: creas una noticia satírica y se mueve por redes sociales sin conocimiento de que es una sátira. Es algo que en el momento de recepción se puede convertir en un bulo. Un bulo es algo que recibe una persona, la desinforma y consideramos que se viraliza y llega al receptor sin saber que es mentira.

¿Por qué es necesario Maldita.es?

Surgimos por la desinformación en WhatsApp con respecto a los refugiados. En varios grupos se estaban enviando noticias falsas sobre su situación. Por ejemplo, que un refugiado acogido por italianos viola y embaraza a su hija de 15 años. Eso se publicó en medios de comunicación y era mentira. Era muy fuerte y lo que yo hacía era comprobar si era verdad. Un día hablando con Clara dijimos que si esto nos llegaba por WhatsApp era un problema generalizado. A partir de ahí vimos que había otros bulos, aunque no éramos conscientes de que hubiera un gran problema.

El punto brutal de desinformación llega con Cataluña desde los dos extremos de la polarización política de este país. Desde el lado independentista se movían bulos de que Indra manipulaba las elecciones. Desde el otro lado, Zoido salió a decir que una autopista se paró con niños cuando la carretera se cortó antes y los niños aparecieron luego a 150 metros después de ese corte. Esto se llevó a una comisión de investigación como si fuera verdad.

¿De dónde surgen los bulos?

Sin datos no puedo asegurar de dónde surgen. Se habla mucho de Rusia y los bots. Si los rusos crearon los bulos independentistas, ¿quién creó los unionistas? Para nosotros la desinformación se crea por factores económicos y políticos. En las elecciones de EEUU se vio que los bulos que crearon los macedonios sobre Hilary Clinton salían rentables. Hay muchos culpables y es muy complicado llegar al origen.

¿Qué responsabilidad tienen las redes sociales? Si estas no existieran, ¿no habría información falsa?

Si no existieran, no estaríamos informados tampoco de la realidad al minuto. El problema no es el medio. Para nosotros hay buen y mal periodismo, en digital y en papel; pues en redes sociales igual. WhatsApp es un agujero negro. Tienen que buscar maneras de ayudarnos con todo esto. Por ejemplo, se sigue publicando un tuit falso de Rita Maestre diciendo que quiere que mueran más guardias civiles.

El problema no son las redes, sino que estas viralizan todo para lo bueno y lo malo. Hay que saber aprovechar las armas de la gente que crea desinformación.

¿Cómo trabajan en Maldita.es?

Tenemos un grupo de Telegram con ocho periodistas. Cuando alguien nos reporta algo, se sube al grupo, un periodista lo coge y hace un trabajo periodístico: comprobar, llamar a fuentes… Cuando ha hecho el desmentido, lo sube al grupo y hace un fact cheking del resto de periodistas hasta que hay consenso de que está bien resuelto. Es un proceso lento pero nos da garantías de no fallar.

¿Por qué es más viral el bulo que el desmentido?

Porque el bulo toca sentimientos íntimos de política, humanos… A la gente todo eso le toca mucho más. Es importante la creación de comunidad para ayudar a desmentir todo esto.

Por lo general no llega a tanta gente la comprobación que ustedes hacen.

Es un trabajo del periodista también. Hemos encontrado un buen formato y tenemos unos ratios de alcance que están bastante bien.

¿Puede que les esté perjudicando tener varias cuentas para lo mismo?

No, porque llegan a públicos distintos. Maldita Hemeroteca es para gente friki de la política; Maldito Bulo es diferente porque los bulos se mueven en grupos de familia, y su crecimiento ha sido mucho más grande. El resto de proyectos como Maldito Deporte no le hacemos tanto caso porque no podemos abarcar todo. Son pequeños gérmenes que vamos probando y crecen solos, como Maldito Dato. Queremos jugar en un futuro con más proyectos cercanos a la ciencia, el machismo… Ahora nosotros tenemos el problema de que gran parte de quienes nos siguen son hombres: eso es que algo hacemos mal si no llegamos a todas las capas de la población.

La Comisión Europea ya se ha puesto a trabajar para paliar la desinformación. Clara Jiménez, su compañera en Maldita.es, forma parte del grupo de trabajo comunitario destinado a combatir esto.

En abril sale un informe con las conclusiones.

¿Nos puede adelantar alguna conclusión?

No puedo, es de lo que te dicen que es súper confidencial [risas]. Sí te puedo decir que se habla de todo lo que te he contado en la entrevista. Habrá un momento en que los gobiernos tratarán de solucionar el problema con educación o legislación.

Entonces sí que se están barajando opciones para que esto no quede en nada.

Esto es un grupo de consejo y en eso estamos. Desde las plataformas como la nuestra hablamos de los problemas y de sus posibles soluciones.

¿Qué futuro le ve al problema de la desinformación?

Soy muy optimista. Para nosotros lo de los bulos es otra herramienta más con la que queremos ayudar a la gente para que no se la cuelen. Se trata de buscar que no mientan a la población con información falsa.

Muchas gracias por todo. Probablemente durante el tiempo que ha durado esta entrevista hayan surgido nuevos bulos que desmentir.

Pues puede que sí…

Tags: , , , , , , ,

Texto por: Daniel Caballero

Ver los artículos de Daniel Caballero

Sin comentarios.

Deja un comentario

El negocio de los vecinos del Metropolitano: aparcar en la calle por 15 euros

Varios residentes del distrito alquilan de forma ilegítima plazas de estacionamiento en la calle aprovechando el colapso que se genera en el estadio rojiblanco los días de partido

Un asentamiento de mendigos, calvario de los vecinos del Puente de Ventas

Un grupo compuesto por unos 30 gitanos de origen rumano y presuntamente víctimas de una red de trata lleva años siendo foco de problemas en la zona

Sexo descontrolado entre desconocidos en el Cerro de los Ángeles

La suciedad y la inseguridad causadas por ciertas prácticas sexuales se han convertido en un problema para el municipio de Getafe

Platos gourmet a partir de una lata de conservas

Frinsa, una de las marcas de referencia del sector, apuesta por elevar el prestigio de los productos del mar enlatados

Porteros: un oficio en peligro de extinción

El clásico oficio de portero que custodia y habita en la comunidad de vecinos parece dejar paso a las empresas de conserjería con trabajadores multidisciplinares

«¡A todo el mundo le ha dado por el punto y el ganchillo!»

Cada martes por la tarde un grupo de mujeres se reúne en un restaurante de Collado Villalba para tejer con fines solidarios