Los antisistema, germen del infierno de Lavapiés tras la muerte Mame Mbaye


Asociaciones, compañeros del mantero y Policía Municipal culpan a los ultras de izquierda de los disturbios en el céntrico barrio madrileño
Cubos ardiendo frente a antidisturbios en Lavapiés. FOTO: AFP

Cubos ardiendo frente a antidisturbios en Lavapiés. FOTO: AFP

Autores: Rodrigo Alonso, Daniel Caballero, Gregoria Caro, Gabriela Ponte

Bicicletas ardiendo, mesas volando, árboles arrancados, escaparates reventados… Ese fue el saldo de la noche de ira que se vivió en el barrio de Lavapiés tras la muerte del mantero Mame Mbaye. Los disturbios que tuvieron lugar en el céntrico barrio madrileño fueron causados por ultras de extrema izquierda. Al menos esa es la versión compartida por toda la comunidad senegalesa y la Policía Municipal. De hecho, los subsaharianos se quejan de que su imagen se ha visto manchada por el comportamiento de los antisistema.

«Tienen que dejar de decir mentiras, no somos violentos. A los antisistema nadie les ha llamado. Llegaron y empezaron a tirar botellas. A mí, incluso, casi me rompen la cabeza», explica a Madrilánea el portavoz de la Asociación de Inmigrantes Senegaleses en España (AISE), Cheikh Ndiaye. Lo hace al finalizar la marcha convocada por AISE; una manifestación que partió desde Lavapiés y finalizó en Sol. Los asistentes, entre gritos de «Municipales asesinos», exigían una mejora en la Ley de Extranjería, ya que la consideran culpable de muertes como la de Mame Mbaye.  «Los antisistema se enteraron a través de las redes sociales. Se enviaron mensajes y se organizaron para venir. Nosotros no somos culpables de ello», añade.

La Policía Municipal sostiene esta misma tesis. Según fuentes de este Cuerpo, los disturbios tras el fallecimiento de Mbaye fueron ocasionados por grupos radicales de izquierda de fuera del barrio que no tienen nada que ver con los trabajadores de la manta. De hecho, aseguran que no existe «ningún problema, ni con los manteros ni con el colectivo de los senegaleses del barrio, sino todo lo contrario». Sin embargo, las mismas fuentes señalan que han aumentado las precauciones. De este modo, ahora cuando acuden a las reuniones con las distintas asociaciones de Lavapiés lo hacen vestidos de paisano.

Desde su entorno más cercano también refrendan esta teoría. Doudou, compañero de piso de Mame Mbaye en la calle Oso, apunta que los causantes de los disturbios fueron los ultras. Al mismo tiempo, otros tres manteros amigos del senegalés aseguran que «con estos sucesos siempre hay gente que se mezcla para hacer sus tonterías y ensuciar la lucha».

Un hombre en la protesta de Sol convocada por AISE. FOTO: Gregoria Caro

Un hombre en la protesta de Sol convocada por AISE. FOTO: Gregoria Caro

Sus compatriotas se encuentran en estos momentos reuniendo fondos para poder repatriar el cuerpo del fallecido. Lamentan que, a ocho días de la muerte de su compañero, aún haya dudas sobre las circunstancias de la muerte. Ayuntamiento y Policía Municipal difieren acerca de la versión de cómo ocurrieron los hechos. En el pleno del Consistorio del 22 de marzo, el delegado de Seguridad de Madrid, Javier Barbero, cambió su primera versión en la que sostenía que el senegalés no estaba huyendo para asegurar que este «esa tarde se encontraba en Sol. Se produjo una intervención de Policía Municipal y los manteros huyeron por la calle Postas hasta la Plaza Mayor. Iban andando y huyendo». Por su parte, fuentes de la Policía Municipal defienden que «en Sol hubo una intervención contra unos manteros que estaban vendiendo material falsificado, pero una intervención no es una persecución. Nosotros no perseguimos la venta ambulante».

Hasta el momento, la versión oficial de la Policía Municipal argumenta que Mbaye no falleció tras una persecución. Sin embargo, compañeros de la venta ambulante no dejan de incidir en que no se está diciendo la verdad. Abdil, portavoz de AISE, asegura a Madrilánea que la verdad se irá sabiendo poco a poco. A su vez, Malick Gueye, portavoz del Sindicato de Manteros y Lateros de Madrid, se ha pronunciado acerca de las palabras del delegado de Seguridad en el pleno. «Una semana después Javier Barbero reconoce que hubo una persecución a Mame Mbaye. Podría habernos ahorrado siete días de guerras de versiones», protestó vía Twitter.

Un grupo de senegaleses muestra un retrato del mantero fallecido. FOTO: Daniel Caballero

Un grupo de senegaleses muestra un retrato de Mame Mbaye. FOTO: Daniel Caballero

Actualmente, las asociaciones de vecinos de Lavapiés y AISE discuten acerca de cómo mejorar la convivencia en el barrio. En palabras de Manolo Osuna, presidente de la asociación La Corrala, se están realizando reuniones para que los disturbios del pasado jueves 15 de marzo no vuelvan a suceder.

Tags: , , , , , , , , , , , , ,

Sin comentarios.

Deja un comentario

San Cemento: el mayor macrobotellón universitario de Madrid

Miles de jóvenes y toneladas de residuos han vuelto a ser los protagonistas de la ya tradicional fiesta celebrada en Ciudad Universitaria

Cómo ser vegano fuera de Madrid y no llevar «una dieta de mierda»

Los restaurantes y bares que ofrecen este tipo de platos han crecido al igual que los potenciales consumidores. En la capital han pasado de ser 10 a 40 en tres años

Sandra Ibarra: «Hay vida durante el cáncer»

Ha superado esta enfermedad en dos ocasiones. Ahora, ha puesto en marcha la primera unidad para supervivientes en colaboración con el Hospital Universitario de Fuenlabrada

Las Carrozas de Azuqueca empiezan a fabricarse

El desfile que realizan las peñas públicas el tercer domingo del mes de septiembre ha sido declarado de interés turístico regional

Los asesores de Carmena y sus salarios al máximo: 81 eventuales y 4,71 millones en retribuciones anuales brutas

Desde 2015, el gasto total anual en este tipo de personal ha aumentado un 35%, habiendo meses con el mismo número de eventuales pero con incrementos salariales bimensuales y trimestrales

Miguel ya no dibuja papel moneda

Si quieres hablar con él, búscale en la biblioteca Miguel Hernández de Collado Villalba. Ahora solo lee allí, pero antes pintaba minuciosamente a mano y «boli» billetes de todo país y época