Sexo descontrolado entre desconocidos en el Cerro de los Ángeles


La suciedad y la inseguridad causadas por ciertas prácticas sexuales se han convertido en un problema para el municipio de Getafe
Dos coches aparcados en el pinar del cerro / Eduardo San Bernardo

Dos coches aparcados en el pinar del cerro / Eduardo San Bernardo

Apenas acaba de caer la noche en Getafe y comienza a haber un trasiego de coches inusual en el Cerro de los Ángeles. La escasez de alumbrado público y la ausencia de viandantes hacen del parque un lugar discreto para la realización de prácticas sexuales de todo tipo. Desde hace ya años, el «cruising» (sexo en lugares públicos entre homosexuales) y el «dogging» (misma práctica, pero entre heterosexuales), son habituales en este paraje natural que se sitúa a los pies de la Ermita de Nuestra Señora de los Ángeles, donde habita la patrona de Getafe. Además, el cerro constituye el centro geográfico de la Península Ibérica, por lo que recibe tanto visitas de feligreses como de otros tipos de turismo.

Era frecuente en el pasado utilizar el parking del cerro como picadero, pero en los últimos tiempos ha proliferado este otro tipo de prácticas, que consisten en que estas personas —normalmente varones de mediana edad— acuden al parque y esperan a que otro desconocido se acerque para practicar sexo. A esto hay que sumarle la aparición de aplicaciones de contactos, como Tinder o Grindr, que también han propiciado un aumento en la afluencia de personas que, sin conocerse, se citan en el cerro a través de estas plataformas para tener relaciones.

Los vecinos llevan tiempo quejándose sobre lo ocurrido en el cerro, pero no han recibido solución al problema. «Al cerro suelen ir familias a pasar el día, a hacer deporte (…), y desde hace un tiempo no se puede pasear por allí porque está lleno de gente haciendo guarradas», se queja una vecina del barrio de Juan de la Cierva, que antes solía acudir al parque con más asiduidad. Ahora, sin embargo, ha dejado de hacerlo debido al descuido en el que se encuentra.

Cabe destacar que, sobre todo los fines de semana, los ciclistas, «runners» y paseantes se mezclan con los usuarios de estas prácticas, incluso a plena luz del día. Otro vecino del municipio, que acude a diario con su bicicleta por la zona afirma ver a hombres «día sí, día también» en el pinar y alrededores del parking: «no se cortan», sentencia. Esto, además de ser un «incordio visual» para los vecinos, también supone un aumento de residuos tales como preservativos usados, latas o envases de plástico.  

Un ciclista bajando desde la Ermita al pinar / Eduardo San Bernardo

Un ciclista bajando desde la Ermita al parque/ Eduardo San Bernardo

Los partidos políticos difieren en sus valoraciones

El portavoz adjunto del grupo municipal del Partido Popular de Getafe, Antonio José Mesa, desaprueba la labor del PSOE en lo que concierne a este tema, argumentando que éstos se empeñan en mirar para otro lado: «no por negar el problema deja de existir». Según el político, durante la pasada legislatura, en la que gobernaba el PP, se incrementó la presencia policial en la zona como medida disuasoria. Sin embargo, «la actual alcaldesa no lo puede hacer porque no cuenta con la plantilla necesaria de Policía Local, ya que aún tiene que cubrir 31 plazas vacantes», ha comentado el concejal a Madrilánea.

Tanto Ciudadanos como Ahora Getafe recalcan que no tienen constancia de que haya ninguna queja formal al respecto. Ana Calcerrada, concejal de la plataforma de izquierdas, no cree que esto suponga un peligro para la seguridad vecinal y denuncia que «ha habido cierta persecución al colectivo municipal». Por el contrario, Cs reclama una rehabilitación de la zona para que vuelva a ser un entorno natural.

Por su parte, desde el Ayuntamiento afirman a este medio que no les consta que exista problema alguno actualmente en el cerro. Alegan que ni Policía Local ni Policía Nacional manejan datos sobre un posible incremento del sexo al aire libre en los últimos años, «como sí que ha ocurrido en otras localidades cercanas». No obstante, el pasado mes de octubre, la alcaldesa, Sara Hernández, llegó a un acuerdo con el obispo de Getafe para invertir más de 200.000 euros en la revitalización del cerro y fomentar el ocio saludable, el deporte y que más vecinos de la ciudad lo conozcan y lo utilicen en su día a día.

Tags: , , , , , , , ,

Texto por: Rodrigo Díez

Ver los artículos de Rodrigo Díez

Sin comentarios.

Deja un comentario

Hablemos de derechos humanos

El Ayuntamiento de Móstoles celebra el 70 Aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos con una semana cargada de actividades culturales

Lavapiés despierta con protestas contra el desahucio de Pepi Santiago

Gracias al apoyo de los vecinos, fue paralizado por quinta vez el desalojo de la señora de 65 años y sus dos hijas

«Los ángeles de la guarda existen»

De lunes a viernes, los voluntarios del comedor social La Casita de Fuenlabrada trabajan sin descanso durante toda la mañana para ofrecer un plato caliente a personas sin recursos

Una historia de la posguerra en la cárcel de Torrijos

La residencia de ancianos situada actualmente en Conde de Peñalver se convirtió en prisión tras el estallido de la Guerra Civil. Uno de sus inquilinos más ilustres fue el poeta Miguel Hernández, quien compuso en los cuatro meses que pasó en su interior el poema de «Nanas de la cebolla»

La «nueva poesía» desborda las redes sociales

Los versos de autores jóvenes se abren camino en estas plataformas donde pueden alzar la voz y mostrar sus letras

Ciudad Lineal cierra el año como uno de los distritos con menos inversión

A finales de octubre, el sector lideraba la cola en cuanto a gasto ejecutado por las distintas áreas municipales