El negocio de los vecinos del Metropolitano: aparcar en la calle por 15 euros


Varios residentes del distrito alquilan de forma ilegítima plazas de estacionamiento en la calle aprovechando el colapso que se genera en el estadio rojiblanco los días de partido
El aparcamiento privado del Wanda Metropolitano se llena en cada partido. Fotos: M. Campillo

El aparcamiento privado del Wanda Metropolitano se llena en cada partido. Fotos: M. Campillo

El atasco de la M-40 hace presagiar que nos acercamos al estadio. La nueva salida sentido norte ha conseguido aliviar la espera, pero desde el sur ocurre lo mismo de siempre. Desde el asiento de atrás no cesa el habitual cántico «¿Queda mucho?», y lo cierto es que no. En apenas cinco minutos llegaremos al Wanda Metropolitano, pero allí comenzará una nueva odisea: aparcar el coche. El barrio siempre se colapsa antes de un encuentro, y los huecos para dejar el vehículo están muy preciados. Pero, sabiendo esto, hemos sido previsores y tenemos la solución.

Nos acercamos por la Calle Sofía y ya no quedan edificios a nuestros lados. Como cada fin de semana, los espacios están ocupados. Paro en doble fila y enciendo las luces de emergencia. Espero. Hago una llamada. Espero. Unos pocos metros más abajo un coche hace el amago de salir. Me sitúo a escasos metros y entonces se decide a abandonar su plaza. Aparco y el coche saliente se detiene un poco más adelante. El otro vehículo aún sigue en doble fila y me acerco corriendo para agradecerle el gesto. Con la ventanilla bajada, le doy lo prometido: 15 euros por aparcar en la calle y a cinco minutos del Wanda Metropolitano. Se marcha y ya puedo disfrutar del partido, que comienza en menos de una hora.

Esta historia bien puede que no sea real, pero sin duda está basada en hechos que sí lo son. Una práctica a la vista de todos y que a día de hoy se sigue realizando de una manera casi cotidiana. El estadio del Atlético de Madrid, Wanda Metropolitano, es en el madrileño distrito de San Blas–Canillejas y los vecinos siguen soportando los atascos que se generan en cada encuentro. Pero uno de los problemas que se están dando es el alquiler ilícito de estacionamiento en la vía pública.

Por una media de unos 15 euros es posible encontrar a través de plataformas de compra-venta de productos de segunda mano una enorme cantidad de plazas de aparcamiento para los días de partido. Muchos residentes de la zona aprovechan los encuentros para obtener un pequeño extra a sus ingresos gracias al suelo municipal. A través de Wallapop, cualquiera es capaz de encontrar emplazamiento en garajes privados, una actividad que es legal siempre que se abone el impuesto correspondiente por rendimiento del patrimonio. Pero también se puede ver cómo se ofrecen huecos a pie de calle mediante este tipo de práctica, algo ilegal según las ordenanzas municipales.

La Jefatura Superior de Policía de Madrid afirma ser conocedora de esta práctica y que destina efectivos para ello, pero la tilda de «hechos puntuales». Desde la Oficina de Atención al Ciudadano de la Policía Municipal de Madrid situada en el distrito de San Blas–Canillejas afirman que estos alquileres, en un primer momento, eran habituales, pero que en estos momentos son prácticamente «residuales». Sin embargo, desde Madrilánea se ha podido comprobar que no es así. Los anuncios que ofrecen este tipo de soluciones no son escasos, y además, se promocionan sin ningún tipo de miramiento. «Cedo plaza de aparcamiento en la calle», reza directamente la descripción de una de estas publicaciones en Wallapop. Pero hay más: «Quito mi coche y aparcas», dice otro, y así hasta una cantidad ingente de anuncios.

Ejemplos de los anuncios de los aparcamientos

Después de que estos hechos se hicieran públicos hace más de un año, la plataforma Wallapop anunció que tomaría medidas para evitar que los anuncios de este tipo siguieran circulando, pero con el tiempo han vuelto a imperar. De hecho, el cierre de estos solo surte un efecto: el mismo usuario vuelve a poner otro anuncio. La plataforma solo borra aquellos que son muy claros y expresos, pero hay muchos en los que no se deja claro si se alquila una plaza en un aparcamiento privado o en la vía pública.

Al hablar con varios anunciantes nos ofrecen aparcar en un aparcamiento privado, pero advierten de que se encuentra algo más retirado del estadio de lo esperado. «Está un poco lejos del campo, como a 1,5km», confirma uno de los anunciantes. Por ello, como solución, ofrecen directamente el sistema descrito de aparcar en la vía pública por un módico precio. «El hueco en la calle sería a cinco minutos andando del Wanda», asegura otro usuario al que le hemos preguntado interesados. De hecho, incluso, nos hacen un pequeño descuento al ser en la calle: de 25 euros por un estacionamiento en un parking privado a tan solo 15 por el que se encuentra en la calle. El beneficio: que se encuentra junto al estadio.

Una de las dudas trasladadas a los vendedores es si este tipo de actividad es legal. «No creo que pase nada», garantiza uno de ellos, mientras que el otro afirma rotundamente que «personas que conozco me dijeron que sí que se podía hacer». Lo cierto es que este tipo de prácticas no están permitidas, y conlleva una sanción económica por parte de la Policía Municipal, tal y como se recoge en las ordenanzas locales.

Aparcar cerca del Wanda Metropolitano, todo un negocio

Los residentes del barrio coinciden al manifestar que el distrito no estaba preparado para recibir tantos vehículos. Las zonas aledañas al estadio no suelen presentar problemas para aparcar, pero no fueron concebidas para recibir a los 68.000 aficionados que entran en el templo rojiblanco. Por ello, el propio club preparó un parking con capacidad para 4.000 vehículos que, generalmente, se llena. Para acceder al mismo hay dos opciones: pagar la entrada al estacionamiento, que tiene un coste de 20 euros por partido, o, junto al de temporada, adquirir un abono para el aparcamiento, que tiene un coste de 350 euros al año y que está agotado en estos momentos.

El resto del estacionamiento que hay en la distrito es gratuito en la vía pública. Son habituales las denuncias de los vecinos por aparcar en espacios prohibidos, sobre la acera o en paradas de taxis. Y, de hecho, los vecinos de la zona conocen este tipo de prácticas ilegales. «Es descarado», asegura una pareja que pasea con sus perros durante el partido del pasado sábado, aprovechando el remanso de calma que se crea durante los 90 minutos del encuentro. «Son los propios vecinos» los que se esconden detrás de los anuncios, y confirman que la práctica se aprecia perfectamente «una o dos horas antes del partido».

Una de las opciones a la que nadie recurre por culpa de este tipo de negocios ilegítimos es acudir a un parking privado. Así lo asegura José Antonio Ramos, propietario de un subterráneo que ofrece sus servicios por Wallapop para los días de partido. A pesar de encontrarse a pocas paradas de Metro del estadio del Atlético de Madrid, su poder de convocatoria ha sido nulo. «No nos ha llamado nadie», comenta resignado, reconociendo a título personal que no le «parece bien que alguien se lucre con lo de todos».

Pero, ¿cuánto se gana alquilando una plaza? Si hacemos los cálculos, por temporada hay un total de 19 partidos de Liga en el Wanda Metropolitano, junto a seis de competición europea y otros cuatro de Copa del Rey. Un total de 29 encuentros, que suponen, a 15 euros por partido de media, unos 435 euros por temporada, sin contar con un posible desenlace de la Copa del Rey en el templo rojiblanco y sin saber los precios que los vecinos pondrán a una de estas plazas con motivo de la final de la UEFA Champions League, que tendrá lugar el próximo sábado 1 de junio.

Los vecinos, partícipes, y los aficionados, cómplices

Los aficionados, a la salida de un partido se dirigen a sus coches. Los más afortunados han conseguido aparcar a menos de tres minutos del Wanda Metropolitano, obteniendo los mejores sitios para aparcar en la calle. A pesar de haber sido testigos de cómo se han estado alquilando estos sitios, los conductores de los vehículos dicen no saber nada del tema. La inmensa mayoría de atléticos presumen de haber llegado al lugar sobre las 07.00 horas, aunque el encuentro no empezaba hasta las 18.30, casi doce horas más tarde. Algunos, incluso, reconocen haber aparcado a última hora, pero que, casualmente, un vehículo les ha dejado aparcar sin tener que gratificarle económicamente por el gesto.

Desde la Asociación de Vecinos de Las Musas y Las Rosas, su presidente, Pablo Morena, manifiesta su hartazgo con la situación. «Nosotros no tenemos nada en contra del Atlético de Madrid, pero no queremos que nos amarguen la vida los días de partido», afirma. «Tenemos que acabar con esto porque da un mala imagen al barrio. Hay que trabajar para que el problema de los aparcamientos se resuelva, al igual que los accesos al estadio desde la M-40, pero lo que no se puede sacar es rendimiento económico a las plazas públicas», denuncia.

Una solución complicada

La Policía Municipal de Madrid establece un despliegue especial por cada encuentro en el templo rojiblanco, pero parece no estar siendo suficiente para controlar esta actividad. Sus tareas principales son las de la «regulación del tráfico, la seguridad vial para personas que acuden al evento, venta ambulante ilegal y reventa de entradas», junto a la colaboración con la Policía Nacional en los cordones de seguridad para acceder al recinto. Sin embargo, según los agentes, «se destina personal» a vigilar estas prácticas que la Oficina de Atención al Ciudadano de San Blas–Canillejas considera «residual».

La mencionada oficina de la Policía Municipal ha reconocido a este medio desconocer este repunte y señalan que es una actividad «muy difícil de identificar» y complicada de controlar, aunque valorarán la actual situación de estos alquileres de lo público. Pero advierten que hay un gran problema: apenas se han registrado denuncias al respecto porque todas las partes salen beneficiadas del acuerdo: los vecinos cobran un dinero y los aficionados encuentran estacionamiento junto al estadio.

Tags: , , ,

Texto por: Manuel Campillo

Ver los artículos de Manuel Campillo

Una respuesta to “El negocio de los vecinos del Metropolitano: aparcar en la calle por 15 euros” Subscribe

  1. m slot game 3 diciembre, 2018 en 19:27 #

    Having read this I believed it was really informative.
    I appreciate you taking the time and effort to put this article together.
    I once again find myself personally spending way too much time both reading and commenting.

    But so what, it was still worthwhile! http://candleslane.com/directory.php?showlink=http://918.network/casino-games/67-lpe88-lucky-palace-casino

Deja un comentario

Hablemos de derechos humanos

El Ayuntamiento de Móstoles celebra el 70 Aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos con una semana cargada de actividades culturales

Lavapiés despierta con protestas contra el desahucio de Pepi Santiago

Gracias al apoyo de los vecinos, fue paralizado por quinta vez el desalojo de la señora de 65 años y sus dos hijas

«Los ángeles de la guarda existen»

De lunes a viernes, los voluntarios del comedor social La Casita de Fuenlabrada trabajan sin descanso durante toda la mañana para ofrecer un plato caliente a personas sin recursos

Una historia de la posguerra en la cárcel de Torrijos

La residencia de ancianos situada actualmente en Conde de Peñalver se convirtió en prisión tras el estallido de la Guerra Civil. Uno de sus inquilinos más ilustres fue el poeta Miguel Hernández, quien compuso en los cuatro meses que pasó en su interior el poema de «Nanas de la cebolla»

La «nueva poesía» desborda las redes sociales

Los versos de autores jóvenes se abren camino en estas plataformas donde pueden alzar la voz y mostrar sus letras

Ciudad Lineal cierra el año como uno de los distritos con menos inversión

A finales de octubre, el sector lideraba la cola en cuanto a gasto ejecutado por las distintas áreas municipales