Hablemos de derechos humanos


El Ayuntamiento de Móstoles celebra el 70 Aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos con una semana cargada de actividades culturales
Coloquio con el director de «Fusiles o Pintadas» y mujeres saharauis activistas en resistencia. Foto: C. Falcón

Coloquio con el director de «Fusiles o Pintadas» y mujeres saharauis activistas en resistencia. Foto: C. Falcón

La gente se arremolina ante la entrada del Centro Sociocultural Norte-Universidad. El lunes 10 de diciembre, en la Avenida Alcalde de Móstoles, comienza  una semana muy especial que tiene como objetivo celebrar el 70 Aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Por delante, varios días repletos de actividades culturales que van desde el disfrute del séptimo arte a la realización de coloquios varios.

Beatriz Mogrovejo, Concejala Adjunta de Cooperación y Convivencia, espera con una sonrisa a las puertas de las instalaciones mientras charla con los mostoleños que se han desplazado hasta allí. Hace días que invitó a las vecinas y vecinos a acudir a todas estas jornadas porque considera que «son un espacio de aprendizaje, crítico y necesario para debatir, cuestionar y superar las dificultades de este mundo para llevar a cabo el cumplimiento de una declaración que lleva vigente 70 años y de la que muy pocos países pueden presumir que cumplen en su totalidad».

Fusiles o Pintadas

Una mesa con la bandera del Sahara Occidental colgada en el centro fue el escenario que recibió a quienes se acercaron el día 10 al Centro Sociocultural Norte-Universidad.

Primer escenario de la celebración del 70 Aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Primer escenario de la celebración del 70 Aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos

Tras la inauguración de la jornada y de la semana por parte de la Concejala Adjunta de Cooperación y Convivencia, se visionó el documental «Fusiles o Pintadas. La lucha noviolenta del pueblo saharaui». La pieza audiovisual, realizada  y dirigida por Jordi Oriola Folch y con numerosos premios a su espalda, muestra la situación de lucha no violenta  en los diferentes territorios ocupados del Sáhara Occidental en Marruecos.

«El título del documental habla de fusiles o pintadas porque el pueblo saharaui, después de más de cuarenta años esperando para poder celebrar su referéndum de autodeterminación, se está planteando ahora mismo si volver a la guerra (fusiles) o seguir con los  métodos no violentos (pintadas)», explicó detalladamente Oriola Folch.

Traducido a varios idiomas, y presentado en la sede de la ONU (Ginebra) hace algo más de un año, tiene como objetivo conseguir que la gente conozca este característico  movimiento en un mundo donde hay mucha violencia. Así lo afirmó el realizador y director: «Un movimiento que se plantea la no violencia es digno de ser conocido».

Al terminar la exhibición de la pieza se abrió un debate con el director de la película, varias mujeres saharauis y un abogado especializado en derecho internacional con las mismas raíces. Durante sus intervenciones hablaron de temas tan de actualidad −y tan polémicos− como el «muro de la vergüenza», la violación de los derechos de los saharauis durante 70 años y otros detalles relacionados con el presente de este pueblo.

Mi poesía es mi manta

El martes 11 el escenario había cambiado por completo. Una lona de fondo, numerosas sillas e instrumentos esparcidos por el suelo, y movimiento nervioso tras las cortinas llenaban el espacio que el día anterior había ocupado la mesa empleada en el coloquio.

Actores de la obra «Mi poesía es mi manta» durante una de las escenas

Actores de la obra «Mi poesía es mi manta» durante una de las escenas

Durante esta jornada le tocó el turno a «Mi poesía es mi manta», una obra realizada por parte de la Asociación Sin Papeles de Madrid. El espectáculo teatral, donde se mezclaron profundos versos, pegadizas melodías e interpretación escénica, inundaron de lágrimas los ojos −y de cuestiones las cabezas− de todos los allí presentes.

Un trabajo diferente y cargado de sentimiento que logró llevar al público a un viaje que partió de África y que aterrizó en pleno centro de Madrid.  Un viaje con mucho bache en el camino pero, y sobre todo, con muchas ganas de seguir.

Al finalizar el espectáculo, y tras varios minutos de aplausos, se comenzó un debate centrado en la Ley de Extranjería española y en los Centros de Internamiento para Extranjeros. Estos dos temas, muy actuales en los tiempos que corren, permitió a todos los asistentes disfrutar de un fructífero intercambio de opiniones del que, y en palabras de una de las asistentes al acto, «se aprendió mucho y se conoció otra realidad distinta».

Minutos más tarde, los integrantes de la obra y el público pudieron compartir sus diferentes experiencias en relación con el racismo. Situaciones incómodas, palabras hirientes y un gran desconocimiento sobre el asunto fueron algunos de los conceptos que salieron a relucir y que se convirtieron en objeto de reflexión para los espectadores.

3000 noches

El día 13 se realizó la última proyección de la semana: «3000 noches». La película narra la historia de una mujer palestina encarcelada durante ocho años en una prisión israelí que vive su maternidad en las más extremas circunstancias que puedan imaginarse.

Este film, que representó a Jordania en los Oscar 2017 en la categoría de mejor película de habla no inglesa, «muestra la realidad de algunas cárceles israelíes» según aseguran los invitados que han podido conocer estos centros por sus familiares o por conocidos.

Silencio. Eso fue lo que siguió la proyección, silencio y un sabor realmente agridulce. Lágrimas insonoras, sonrisas algo  apagadas y «una sensación de vacío en el pecho».

Mesa coloquio tras la proyección de «3000 noches»

Mesa coloquio tras la proyección de «3000 noches»

Emocionados tras el visionado Sara Rabah, Cónsul de la Embajada de Palestina, Jaldía Abubakra, activista hispano-palestina y miembro del Movimiento de Mujeres Palestinas Alkarama y Yamil Mahmoud, presidente de la Asociación de la Comunidad Hispano-Palestina «Jerusalén»; subieron a comentar la obra con voz entrecortada. Pese a haber vivido parte de esto que ocurre a kilómetros de distancia, les fue inevitable.

«Hemos podido ver lo que no vemos», aseguró Rabah, «una realidad hoy desconocida». Opinión compartida por varios de los espectadores que, a la salida del Centro Sociocultural Norte-Universidad, se percataban de lo afortunados que somos hoy.

Tú cuentas

Esta semana, dedicada al 70  Aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, concluirá el sábado 15 de diciembre con una actividad muy especial para todos los públicos: «Tú cuentas», un festival cuentacuentos solidario por los Derechos Humanos. Caras conocidas y no tan conocidas en el arte de contar cuentos unirán sus voces para narrar la historia más bonita de todas: la de un mundo en el que todos tenemos los mismos derechos.

Tags: , , ,

Texto por: Cynthia Falcón

Ver los artículos de Cynthia Falcón

Sin comentarios.

Deja un comentario

Una Nochebuena de contrastes en Madrid

La capital vive de formas muy diversas las fiestas más entrañables del año. Los más pudientes pueden degustar los menús más exquisitos, mientras que las personas sin hogar pueden festejarla gracias a la solidaridad del Padre Ángel

Cortylandia: 40 ediciones de ilusión infantil

Tras años de historia, se ha convertido en uno de los símbolos de la Navidad madrileña, atrayendo a turistas de todos los rincones de España

Las exposiciones que no te puedes perder esta Navidad en Madrid

Desde muestras fotográficas, históricas y pictóricas hasta esculturales, todo tiene cabida en la capital

Lavapiés despierta con protestas contra el desahucio de Pepi Santiago

Gracias al apoyo de los vecinos, fue paralizado por quinta vez el desalojo de la señora de 65 años y sus dos hijas

«Los ángeles de la guarda existen»

De lunes a viernes, los voluntarios del comedor social La Casita de Fuenlabrada trabajan sin descanso durante toda la mañana para ofrecer un plato caliente a personas sin recursos

Una historia de la posguerra en la cárcel de Torrijos

La residencia de ancianos situada actualmente en Conde de Peñalver se convirtió en prisión tras el estallido de la Guerra Civil. Uno de sus inquilinos más ilustres fue el poeta Miguel Hernández, quien compuso en los cuatro meses que pasó en su interior el poema de «Nanas de la cebolla»