Selymar Colón: «Si un poderoso habla bien de un periodista, el periodista debe preocuparse»


Periodista experta en medios sociales, Colón participa en el Congreso de Periodismo de Huesca para hablar del periodismo latino en los Estados Unidos
La periodista Selymar Colón. Foto: Twitter

La periodista Selymar Colón. Foto: Twitter

Selymar Colón es licenciada en Comunicaciones y Negocios de Lynn University (Florida, EE.UU.) y posee un máster en Periodismo Investigativo de la Universidad Internacional de Florida. Trabaja desde 2006 en Univisión Communications. Colón defendió el uso de los medios sociales en la sala de redacción y sus esfuerzos contribuyeron a que el equipo de Univision News haya ganado diversos premios.

Colón ha participado en la cobertura del terremoto de Haití, la Copa Mundial de la FIFA Sudáfrica 2010 y la segunda toma de posesión de Barack Obama en 2013. Gracias a su trabajo, Noticias Univisión fue el primer medio en utilizar Periscope para una entrevista a un candidato presidencial.

Esta periodista experta en los medios sociales, o como prefiere llamarle ella, plataformas sociales, participó este viernes en el Congreso de Periodismo de Huesca junto con Alberto B. Mendoza de la Asociación Nacional de Periodistas Hispanos y Nancy San Martín de El Nuevo Herald.

– Usted como una periodista experta ¿cómo definiría a los medios sociales?

– Yo no les llamaría «medios sociales» sino «plataformas sociales». Éstas son lugares de Internet que sirven para almacenar diferentes tipos de información tanto personal como de negocios. Pero lo más importante no es definir qué son sino en cuál deseas consumir contenido y, por supuesto, utilizarlas.

 – ¿Los medios tradicionales cómo deben posicionarse ante esta nueva realidad de las plataformas sociales?

– Es importante tener una estrategia para las plataformas pero no es necesario ser totalmente dependiente de ellas. Si como medio te conviertes en dependiente por completo de las plataformas sociales, vas a fallar y estarás destinado a caer en la bancarrota. Un medio de comunicación, aunque sea pequeño, debe tener una estrategia lo más diversa posible. Luego, protegiendo tu contenido más «premium», buscarás esa forma de comunicación directa con tu usuario. Sin olvidar que hay nuevos consumidores a los que debes adaptarte pero sin obcecarse en esto. Las más fuertes plataformas son ahora mismo WhatsApp, Facebook, Telegram e Instagram. Si surge una nueva, no tienes que estar rápidamente en ella si realmente no puedes estar. Un medio debe concentrarse en las que quiere estar y en cómo va a estar porque en las plataformas sociales se debe estar  bien, «estar por estar» no es bueno.

– Se ha puesto en duda la responsabilidad social de estas plataformas…

– Cada vez más, especialmente en EEUU después de la experiencia de las elecciones de 2016, se les está exigiendo a estas plataformas que asuman la parte de responsabilidad social que tienen como difusores de información. Creo que todavía no lo han aceptado del todo.

– Parece que todos los medios de comunicación se lanzan a las plataformas sociales. ¿Usted vislumbra el final de los medios de papel?

– Eso se lleva diciendo desde hace muchos años. El final no ha llegado, sí ha habido una bajada clara de competencia, especialmente en otros países. Pero no creo que los periódicos de papel vayan a desaparecer del todo. Lo mismo decían de la radio y vemos que esta no ha desaparecido, se ha transformado. No existirá la misma cantidad de medios impresos pero los que haya no se terminarán sino que solo se transformarán.

– Usted es periodistas en Estados Unidos. ¿Cuál es la realidad social y política de ese país en relación con los medios?

– En la calle se comprueba que ha habido un aumento de tensión ante el trabajo del periodista porque tenemos a un presidente que ataca continuamente nuestro trabajo. Los periodistas sentimos los ataques constantes que recibimos.

– ¿Y no será un «quid pro quo» entre los medios y el presidente Trump?

– Es un problema muy grave que el presidente del país que llevaba en sus manos la bandera de la libertad, use continuamente términos peyorativos hacia cualquiera que dice lo que no le gusta. No hay compensación posible.

– Para concluir: ¿Qué consejos le daría a todo el que desee ser el mejor periodista del siglo XXI?

– En primer lugar, sin lugar a dudas le diría: sé rebelde, siempre rebelde, el contrapoder de las autoridades, sin miedo. Si un poderoso habla bien de un periodista, el periodista debe preocuparse. En segundo lugar, que se mantenga en la vanguardia de los nuevos formatos porque cuanto más diversos seamos en la difusión de información, mejor. Y finalmente que no espere que las audiencias le sigan sino que sea el propio periodista el que siga a las audiencias.

 

Tags: , , , , , ,

Texto por: Marcos Torres

Ver los artículos de Marcos Torres

Sin comentarios.

Deja un comentario

San Cemento: el mayor macrobotellón universitario de Madrid

Miles de jóvenes y toneladas de residuos han vuelto a ser los protagonistas de la ya tradicional fiesta celebrada en Ciudad Universitaria

Cómo ser vegano fuera de Madrid y no llevar «una dieta de mierda»

Los restaurantes y bares que ofrecen este tipo de platos han crecido al igual que los potenciales consumidores. En la capital han pasado de ser 10 a 40 en tres años

Sandra Ibarra: «Hay vida durante el cáncer»

Ha superado esta enfermedad en dos ocasiones. Ahora, ha puesto en marcha la primera unidad para supervivientes en colaboración con el Hospital Universitario de Fuenlabrada

Las Carrozas de Azuqueca empiezan a fabricarse

El desfile que realizan las peñas públicas el tercer domingo del mes de septiembre ha sido declarado de interés turístico regional

Los asesores de Carmena y sus salarios al máximo: 81 eventuales y 4,71 millones en retribuciones anuales brutas

Desde 2015, el gasto total anual en este tipo de personal ha aumentado un 35%, habiendo meses con el mismo número de eventuales pero con incrementos salariales bimensuales y trimestrales

Miguel ya no dibuja papel moneda

Si quieres hablar con él, búscale en la biblioteca Miguel Hernández de Collado Villalba. Ahora solo lee allí, pero antes pintaba minuciosamente a mano y «boli» billetes de todo país y época