Bob Pop: «Si escribo algún otro libro lo haré con alguien más, ya solo me aburro»


El bloguero, columnista y presentador de televisión Bob Pop —Roberto Enríquez— recibe el Premio Blasillo. Habla con Madrilánea sobre su carrera, lo políticamente incorrecto y el galardón

Bob Pop en el discurso posterior a la entrega del Premio Blasillo. Foto: M. Lozano

Bob Pop en el discurso posterior a la entrega del Premio Blasillo. Foto: M. Lozano

Autores: Javier Arias y Cynthia Falcón

El bloguero, columnista y presentador de televisión Bob Pop —Roberto Enríquez— recibió el Premio Blasillo en la XX edición del Congreso Digital de Huesca. El galardón, creado a propuesta del humorista gráfico Antonio Fraguas, Forges, cuenta con una dotación económica de 2.500 euros y premia el ingenio español en internet.

Antes de la entrega, la periodista Victoria Fortuño destacó la mirada repleta de sensatez y buen humor del premiado:  «Es un buen ejemplo de periodista que ha sabido adaptarse y trabajar en distintos soportes. Empezó como tuitero de guardia y hoy su ingenio goza de un gran respaldo en las redes sociales».

Bob Pop, quien hasta la fecha ha escrito seis libros y es subdirector de Late Motiv, el programa presentado por Andreu Buenafuente, también colabora actualmente en La Marea, Mongolia, RAC1 y la Cadena Ser.
 Desde que comenzara a escribir en su blog han pasado muchos años y muchas cosas. ¿Cómo resumiría su trayectoria profesional?

–Pues como una búsqueda constante y un aprendizaje continuo. He tenido la gran suerte de haber encontrado maestros y maestras que me han enseñado un montón de cosas. Nacho Escolar, Jesús Maraña, Marta Bandera, Buenafuente… Gente que ha creído en mí y me ha dejado aprender de ellos.

Colabora en gran número de programas y aparte hace muchas cosas como, por ejemplo, escribir. Escribe, colabora en programas de televisión y, entre otras cosas, es co-subdirector de Late Motiv. ¿Con qué disfruta más a día de hoy?

–Con todo. Disfruto con todo lo que hago. Es verdad que cuando trabajas en tele y en radio, el goce de trabajar en equipo es grande. Lo echas de menos cuando ejerces la escritura en soledad. Te sientes un poco solo. De hecho, si escribo algún otro adelante lo haré con alguien más, ya solo me aburro.

¿Está trabajando ya en ello?

–Sí, pero no voy a contar nada más [ríe].

Metiéndonos un poco en el momento político que vivimos, el otro día hablaba de cómo lo políticamente incorrecto se asemejaba a una habitación de flatulencias en la que alguien podía acabar haciendo algo peor. ¿Puede suceder algo similar con el sistema democrático de nuestro país?

–Ojalá no, ojalá tengamos la capacidad para evitar eso. Pero ojalá también tengamos la capacidad también para hacer que el sistema democrático sea más democrático. Que no nos conformemos. Mi miedo no es solo que alguien acabe con él sino que por el miedo a que alguien acabe con él nos conformemos con el mal menor, nos quedemos paralizados sosteniendo, protegiendo algo que no es perfecto sino que es claramente mejorable.

¿A día de hoy, ¿nos estamos conformando?

–Cada uno hacemos lo que podemos pero no lo sé.

Roberto Enríquez durante la entrega del galardón

Roberto Enríquez durante la entrega del galardón

Ha recibido el Premio Blasillo por ser un buen ejemplo de periodista que ha sabido adaptarse a los tiempos y emplear distintos soportes. ¿Hacia dónde cree usted que se dirige el periodismo?

–Yo creo que hacia todas partes. En realidad pienso que se va a mover hacia la profundidad en vez de hacia la inmediatez. Y, también, hacia la posibilidad de tener información veraz para tener informaciones mucho más sólidas. Al menos es el deseo que yo tengo.

La noticia de que había sido galardonado, ¿le pilló tuiteando?

–No, estaba en una reunión de contenidos de esa mañana en el programa y me llamó Fernando por teléfono y me lo dijo. Yo le pregunté: ¿de verdad? Me hizo muchísima ilusión. Sí, fue guay.

¿Qué consejo le daría a los periodistas y a todos aquellos estudiantes que sueñan con serlo algún día? 

–Que se busquen un maestro o una maestra, alguien en quien confiar y que le enseñe cosas. Que sea crítico pero a la vez que le dé la sensación de que hay una buena referencia ahí. La figura del maestro y de la maestra me parece muy importante.

¿Es el mejor consejo que le han dado a usted?

–Pues no sé si me lo dieron pero yo acabé averiguando esto y siento que me ha ayudado mucho tener gente en quien confiar y de quien tomar ejemplo.

Tags: , , , , ,

Texto por: Cynthia Falcón

Ver los artículos de Cynthia Falcón

Sin comentarios.

Deja un comentario

Apuestas, «food tracks» y actividades para niños: así es una jornada en el Hipódromo de la Zarzuela

El Gran Premio del duque de Alburquerque fue una de las carreras más esperadas y que atraía a numerosos apostantes, principal reclamo de la organización

La eutanasia a debate: ¿Homicidio o derechos humanos?

«Mi ama se murió hace un año. Es un cuerpo y una mente que sufren», relataba el hijo de Maribel Tellaetxe antes que falleciera. Su postura choca con la de Rosa Arregui, directora de Adevida, una asociación que defiende el desarrollo de la misma «hasta su extinción natural».

El lejano Hoyo de Manzanares: los vecinos hacen memoria sobre su pasado «western»

La localidad madrileña alojó durante los años sesenta y setenta el poblado del Oeste «Golden City», donde Clint Eastwood y Sergio Leone rodaron la mítica película «Por un puñado de dólares»

Abandono del Conservatorio Rodolfo Halffter: «Esperemos que no ocurra nunca una desgracia»

Padres y alumnos del centro situado en Móstoles denuncian la «falta de mantenimiento» del edificio que el pasado lunes provocó la caída de un falso techo

De Nigeria a Lavapiés: la trayectoria de Piter

Todos en Lavapiés conocen a Piter, un nigeriano de 36 años que lleva diez años viviendo sin papeles en España. En entrevista a Madrilánea, él cuenta su historia

Los niños que vienen a trabajar

Entre quejas vecinales, 32 menores marroquíes, que abandonaron a sus familias en busca de un futuro mejor, residen y se forman en un centro de acogida de Arturo Soria