El lejano Hoyo de Manzanares: los vecinos hacen memoria sobre su pasado «western»


La localidad madrileña alojó durante los años sesenta y setenta el poblado del Oeste «Golden City», donde Clint Eastwood y Sergio Leone rodaron la mítica película «Por un puñado de dólares»

125 pesetas. Ese era el sueldo de Victorina Rosado Chantal (93 años) como figurante en películas western grabadas durante los años sesenta en Hoyo de Manzanares (Madrid). Por un puñado de dólares y Bienvenido, padre Murray se rodaron en los decorados del poblado del Oeste Golden City, situados en el Parque regional de la Cuenca Alta del Manzanares; ahora pueden verse in situ en realidad aumentada mediante la aplicación móvil Vive Hoyo.

Se podría jugar a «¿Dónde está Wally?» con Victorina Rosado, pues hizo de todo delante y detrás de las cámaras: desde mexicana en Gringo a cantante en Tres hombres buenos, rodó con estrellas como Fernando Sancho, René Muñoz, Miguel del Castillo o Eduardo Fajardo. Como jefa de cocina –recuerda– se las apañaba con los italianos: «Yo ni he ido al colegio y decían “¡Que se entienda la Vitorina con éste!”».

Su buenparecer con casi 40 años, de ascendencia filipina y francesa, la llevó incluso a Las Rozas, donde participó en la grabación de 55 días en Pekín. «Me cogían todos los días y [las chicas] se ponían negras porque pedían jóvenes, ¿y yo qué iba a hacer?». Todavía se acuerda de como el después rejoneador Manuel Vidrié hacía de doble a caballo de Clint Eastwood.

Victorina delante y detrás de las cámaras

Imagen 1 De 11

«Madrilánea» visitó el sábado 23 de marzo a Victorina en su casa de Hoyo de Manzanares, donde mostró fotografías como figurante de películas del Oeste. Foto. Ó. Rus

Una hoja de cálculo excel. Es donde Julián Iglesias (60 años), de la Asociación HoyoCine, cataloga los —por ahora— 89 títulos de westerns que se grabaron en Hoyo de Manzanares durante los años 60 y 70 principalmente. Algunos faltan por verificar pues a veces hay confusión con Manzanares el Real. Aunque Hoyo solo aparezca tres minutos en los créditos ya es suficiente para incorporarla a este listado.

Hay incluso filmes eróticos como Las chicas del salón dorado (1975), en el que aparecen escenas de El vengador de California (1963). «Antiguamente las productoras utilizaban escenas de otras películas», aclara.

Iglesias se asemeja al protagonista de la novela El hombre duplicado, de José Saramago: lleva años visionando películas una y otra vez, no para encontrarse a sí mismo, sino para localizar el punto exacto donde se filmaron. Ahora tiene internet, pero antes iba a El Rastro de Madrid para comprar películas del Oeste.

Tanto Rosado como Iglesias llegaron a Hoyo de Manzanares por trabajo. Ella, con apenas 4 años y natural de San Martín de Valdeiglesias, por el empleo de su padre. Él, con 27 años y de Cáceres, para trabajar en la Academia del Arma de Ingenieros.

Julián Iglesias en los antiguos decorados de «Golden City». Foto: Ó. Rus

Iglesias, el sábado 23 de marzo, en los extintos decorados de «Golden City». «Llego a las diez de la mañana y me dan las tres de la tarde», cuenta sobre sus habituales escapadas. No solo busca la localización exacta de las escenas, sino también objetos como botellas de cerveza o limpiametales; a veces adecenta lo poco que queda del fuerte, las tumbas o algún pozo. Foto: Ó. Rus

Por un puñado de dólares (Sergio Leone, 1964) es la producción más célebre que recaló en Hoyo de Manzanares; el 90% del metraje –detalla Iglesias– fue rodado allí y en inmediaciones de la Comunidad de Madrid como Aldea del Fresno. Explica que su rodaje en «Almería son cuatro imágenes…, pero la temática está basada en el poblado [Golden City]».

Otras producciones como Orgullo y pasión (1957), con Sophia Loren,  Cary Grant y Frank Sinatra, son más difíciles de ubicar; aunque la hemeroteca de ABC y el NO-DO confirman que se grabó parcialmente en Hoyo y la vecina Colmenar Viejo, «no está determinado en qué límite está».

La ciudad dorada

Golden City debe su nombre al escenario principal de El sherrif terrible (1962), la primera película producida en Hoyo. ¿Por qué allí? «Nunca hemos sabido el motivo exacto. Los primeros rodajes pretendían que se asemejaran un poquito a la frontera entre Estados Unidos y México; “Por un puñado de dólares” está ambientada ahí con edificios de ladrillo y casas blancas, no puramente Texas o Arizona».

Este poblado del Oeste nació en 1962 como idea del productor de cine Eduardo Manzanos; de su diseño se encargaron José Luis Galicia y Jaime Pérez Cubero. Aunque ya se habían rodado westerns anteriormente en Madrid y España, en Hoyo presumen de haber alojado «el primer poblado del Oeste estable» del país. «Había simples fachadas, pero un elevado porcentaje de los edificios eran completos, donde se podía rodar en el interior y exterior», detalla Julián Iglesias.

El cacereño divide la zona de los decorados en tres partes: el poblado como tal, los ranchos y cabañas, y una calle que emulaba la ciudad de Chicago más un fuerte. Este último «era de 30×30 metros con una empalizada de 6 metros con interiores completos», rememora. Tan solo ha localizado tres películas en las que se utilizó; la principal fue El séptimo de caballería (1965).

Se supone que la «Calle Chicago», de 100 metros y con edificios a ambos lados, sirvió de escenario para siete u ocho largometrajes, pero únicamente han conseguido confirmar dos o tres: «Son policíacos western y malísimas». En Tiempos de Chicago (1969), sobre gánsteres, aparece de niño Jesús López, conocido ahora por su empresa de autocares. Se llegó a construir la cubierta de un barco para filmes como El corsario (1970).

En 1962, la revista «Blanco y Negro» publicó un reportaje gráfico de seis páginas sobre Golden City titulado «El “lejano oeste” en Madrid». Su autores fueron Guillermo Bolín y Teodoro Naranjo. Se menciona al productor de cine Eduardo Manzanos. En aquel momento, la película «El sheriff terrible» ya se había terminado de rodar; «Cabalgando hacia la muerte (El Zorro)» se estaba grabando y tenían dos títulos en preparación: «Tres hombres buenos» y «Bienvenido, padre Murray», ambos estrenados en 1963.

Para los restos

De Golden City apenas quedan vestigios: dos abrevaderos y algún bloque de ladrillos escondido bajo la vegetación. Aunque si se agudiza la vista –o el pie– y se echa horas y horas como Iglesias, se descubrirán más tesoros. «Tenemos un “Sad Hill” en Hoyo; he descubierto ocho cementerios y algunos con tumbas», se enorgullece. Calcula 13 películas en las que aparecen estos cementerios, inclusive Por un puñado de dólares.

El principal escollo para dar con las localizaciones es el paso del tiempo: «En todas las imágenes, el terreno era totalmente desértico. Cualquier piedra te sirve como referencia, pero ahora los enebros y el monte bajo la tapa». En este momento está tras la pista de una botella de cerveza Mahou «superantigua» que vio días atrás; también tras una película de romanos y La rubia y el sheriff (1958). «Me queda mucho por descubrir».

Fotogramas de «Por un puñado de dólares» (Sergio Leone, 1964). Arriba, Clint Eastwood en uno de los cementerios de los decorados. Abajo, la calle principal del poblado

Fotogramas de «Por un puñado de dólares» (Sergio Leone, 1964). Arriba, Clint Eastwood en uno de los cementerios de los decorados. Abajo, la calle principal del poblado

fine-punado

Tags: , , , ,

Una respuesta to “El lejano Hoyo de Manzanares: los vecinos hacen memoria sobre su pasado «western»” Subscribe

  1. Edelzio Sanches 1 abril, 2019 en 16:11 #

    Uma grande matéria e um belo trabalho em tributo a estes protagonistas desconhecidos. Para´bens

Deja un comentario

Apuestas, «food tracks» y actividades para niños: así es una jornada en el Hipódromo de la Zarzuela

El Gran Premio del duque de Alburquerque fue una de las carreras más esperadas y que atraía a numerosos apostantes, principal reclamo de la organización

La eutanasia a debate: ¿Homicidio o derechos humanos?

«Mi ama se murió hace un año. Es un cuerpo y una mente que sufren», relataba el hijo de Maribel Tellaetxe antes que falleciera. Su postura choca con la de Rosa Arregui, directora de Adevida, una asociación que defiende el desarrollo de la misma «hasta su extinción natural».

Abandono del Conservatorio Rodolfo Halffter: «Esperemos que no ocurra nunca una desgracia»

Padres y alumnos del centro situado en Móstoles denuncian la «falta de mantenimiento» del edificio que el pasado lunes provocó la caída de un falso techo

De Nigeria a Lavapiés: la trayectoria de Piter

Todos en Lavapiés conocen a Piter, un nigeriano de 36 años que lleva diez años viviendo sin papeles en España. En entrevista a Madrilánea, él cuenta su historia

Los niños que vienen a trabajar

Entre quejas vecinales, 32 menores marroquíes, que abandonaron a sus familias en busca de un futuro mejor, residen y se forman en un centro de acogida de Arturo Soria

Atlético de Madrid-Real Betis, vuelta a la realidad del fútbol femenino tras el récord del Metropolitano

El equipo rojiblanco, líder de la Liga Iberdrola, se enfrentaba al conjunto bético, cuarto clasificado, en un partido que remontó en seis minutos de la primera parte