Madrilánea

Jóvenes: los más abstencionistas del 10-N

//

Los menores de 25 años tienden a la abstención en mayor parte que otros grupos, según los datos del último estudio publicado por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) el 29 de octubre de este año, sólo el 52% de los encuestados en esta franja ejercerá su derecho al voto.

 

Jóvenes en Ciudad Universitaria, Madrid.  Foto: María Ñacle

Autores: Teresa Garza y María Ñacle

Aída es una joven de 24 años y forma parte de la mitad de jóvenes que el próximo 10 de noviembre no irá a votar.  «Estoy enfadada porque no entiendo nada de lo que ha ocurrido estos últimos meses en la política española. ¿Por qué no voto? Es sencillo, sería más fácil y tal vez para algunos más justo votar, ya que si no, no podría quejarme. Pero vaya si puedo. Puedo porque si no voto es por la desesperanza de que nada va a cambiar, de que lo único importante son eso, los votos».

Según los datos del último estudio publicado por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS,) el  pasado 29 de octubre de este año,  sólo el 52, 7% de los encuestados menores de 25 años ejercerán su derecho al voto. 

Para Luis García Tojar, sociólogo y profesor de la Universidad Complutense de Madrid, las mismas razones por las cuáles los jóvenes no votan son las mismas que las del resto de los abstencionistas: no se sienten identificados en el funcionamiento del sistema político. “Es verdad que todas las encuestas detectan que el porcentaje de abstención en la población joven es mayor que en el resto de tramos de edad. Esto puede tener muchas explicaciones y no todas ellas tienen coherencia. Hay diferentes teorías, o bien, los jóvenes no están tan implicados en la política como los mayores, o a la política le pasa algo que los expulsa o no toma en cuenta sus intereses”. 

De 18 a 35 , los más abstencionistas

Aunque la tendencia a ejercer el voto se revierte conforme la edad aumenta,  en el barómetro del CIS se observa que el sector que va desde los 18 a los 35 son los ciudadanos que menos acuden a votar.  Solo un 59,3% de los jóvenes de 25 a 34 años tiene seguro que si irá a la urnas el 10-N.  Frente a las franjas que van entre 55 a 64 y mayores de 65, ya que son los que más acuden a los colegios electorales, con un 73,2% y 68,6% respectivamente. «Los mayores votan de forma masiva y por un lado hay una cultura política que hace que  los jóvenes perciban la política como algo ajeno y por otro hay una estructura que dice que como esta gente no vota no hay que preocuparse», explica Tojar. 

Los expertos coinciden que las causas que llevan al abstencionismo se deben a que la democracia española tiene que ver con un «déficit de la educación política».  Al que se le suma la inexperiencia de este sector de la sociedad. Tojar señala que «estuvimos 40 años en un régimen donde hablar de política era algo peligroso y eso de alguna manera ha quedado como una cultura política acomplejada». 

Antón R. Castromil, sociólogo en la Universidad Complutense de Madrid. Foto: Teresa Garza.

Por otro lado, Antón R. Castromil, profesor de Sociología de la Universidad Complutense de Madrid, expresa que la gente joven tiene menos experiencia política y eso hace que «no hayan desarrollado ciertos anclajes y ciertas estructuras de lealtad de ideologías y partidos que se  va consiguiendo con el tiempo». A lo largo de la historia, la juventud «ha participado menos o ha elegido más a nuevos partidos. Yo creo que en estas últimas elecciones probablemente influya el desacuerdo, el hecho de que se hayan repetido las elecciones ha generado bastante desafección en todas las franjas de edad pero es posible que los jóvenes lo sufran más por esta falta de anclaje».

La voz de los jóvenes 

Las razones por las cuales Miguel de 18 años no vota es porque no cree en la democracia y piensa que «nos basamos en una respuesta de tipo test de cómo debería ser la sociedad. Pero al mundo  no le gusta que pensemos por nosotros mismos y que tengamos autocrítica. Se debería empezar hacer que la gente reflexione por sí mismo y que no defienda la idea que vota como si fuese un dogma, ya que solo hace que los ciudadanos creamos una idea absoluta de la realidad». 

De igual forma, un joven de 22 años que prefiere no ser identificado no irá a votar este domingo por desencanto a la clase política. «Sé que en estos casos lo correcto sería votar nulo, pero teniendo en cuenta que para que pudiera votar tendría que pedir el voto por correo,  siento que es una inversión de tiempo y  energía que no compensa mi desencanto e indiferencia, debido a la incompetencia de los políticos. Además considero muy improbable que se llegue a un acuerdo político beneficioso para la sociedad a raíz de estas elecciones».

Abstención en el 10N. Fuente: Barómetro octubre (CIS). Gráfico: M. Ñ

Por otro lado, están aquellos jóvenes que sí saldrán a votar porque consideran que están en su derecho y reivindican la necesidad de la importancia del sufragio en una democracia. Por ejemplo, Marta Marcos, de 22 años y nacida en Asturias, solicitó el voto por correo. «He votado anteriormente y he esta vez he pedido el voto por correo porque ese fin de semana no estaré, ni en Madrid, ni en Asturias. Y lo hago porque soy consciente de que hay que legislar el sistema. Es más, normalmente mi familia si suele votar, aunque esta vez mi padre ha decidido que no irá, pero mi madre si lo hará».

Sandra de 24 años coincide con estos argumentos. «Voy a ir a votar porque creo que si vives en una democracia es necesario hacerlo para al final decidir tu futuro. Aquellas campañas que dicen que un voto decide cuatro años de gobierno tienen razón. Creo más en el voto en blanco o en el voto nulo que en la abstención porque simplemente no es ejercer tu derecho. Si estás descontento con sistema de gobierno manifiéstalo, pero no te quedes sin ir directamente». 

La apuesta por los partidos minoritarios

Desde el 2015, la política española ha estado marcada por el fin del bipartidismo político presente en las últimas cuatro décadas. La crisis económica sumada a la corrupción, el desencanto y la desconfianza de los ciudadanos por lo partidos tradicionales como el PP y el PSOE se hizo patente en las elecciones de ese mismo año. La aparición de nuevos partidos como Podemos y Ciudadanos, a la que ahora se le suma la formación Vox han hecho que el electorado joven apostara más por ellos. 

A pesar de la irrupción de los nuevos partidos, el PSOE sigue siendo la opción más elegida por los jóvenes. La encuesta del CIS señala que en la franja de los 18 a los 25, un 13,9% votará por el PSOE, seguido de Unidas Podemos (8,7%) y Ciudadanos (6,3%).

Por su parte, Castromil recalca que «el sistema bipartidista se implanta sobre la base de una generación de adultos jóvenes que llegan al primer plano de transformación política muy importante y ese sistema se sostiene por una serie de años. Dado que tiene el apoyo popular, pero especialmente durante el 15-M se ve a una juventud que no se ve representada en un sistema bipartidista. Por lo que surgen nuevas oportunidades para partidos nuevos que se interesan por el voto joven».

1 comment Show discussion Hide discussion

Add a comment

More in Actualidad

More in Elecciones 10N

Most popular

Most popular