Madrilánea

«La gente de Liverpool no se cree que haya una peña en Madrid y se llene»

//

La peña oficial del Liverpool en Madrid del Triskel Pub atiende a Madrilánea con motivo del partido contra el Manchester United

Peña del Liverpool en el Triskel Pub. Fotos: Antonio Ramírez

Autores: Pablo Lodeiro, Antonio Ramírez y Alejandro Cascón 

Domingo, 16.30 de la tarde. Muy cerca de la estación de Tribunal hay un paso fronterizo: abandonas España y te adentras en Inglaterra. A esa hora comienza la peregrinación hacia el Triskel Pub, donde se encuentra la Peña oficial del Liverpool en Madrid, mejor conocida como Madrid Reds. En él, los aficionados del glorioso club inglés tienen un lugar privilegiado en la planta baja del local, en un reducto que por su forma recuerda a The Cavern, el famoso club donde comenzaron a tocar The Beatles. Una vez dentro se atisba lo que va a ser el partido más importante de la Liga Inglesa. El Liverpool se enfrenta al Manchester United. El clásico de la Premier League. A falta de una hora para el comienzo del encuentro, son ya cerca de veinte los aficionados reunidos en este local de Malasaña. A todos ellos se les nota inquietos. De ganar, su equipo conseguiría afianzarse aún más en la primera posición y aumentar la amplia ventaja de puntos que tiene sobre el segundo, el Manchester City, que empató ante el Crystal Palace en la jornada del sábado. También, para tocar la moral de su enemigo histórico, el United de Solskjaer.

Jackie Willcox, presidenta de la peña, es hincha del Liverpool desde que tiene uso de razón. «Vivo en Madrid desde hace 18 años pero llevo viendo partidos desde los tres», comenta la anglosajona. La fundación de este reducto tiene un origen muy democrático y futbolero. «El Triskel era un lugar de referencia para los ingleses que vivíamos en Madrid y la gente solía venir a ver los partidos. Un día se preguntó quién apoyaba al Liverpool y las manos empezaron a levantarse».

Las representativas pintas de cerveza van y vienen mientras en la gran pantalla se ven a los ya legendarios Mohamed Salah, Roberto Firmino y Sadio Mané calentar ante el expectante público. Los «reds» ganaron su última liga en 1989, cuando ni siquiera se llamaba Premier League. Pero como explica José Antonio, otro de los veteranos de la peña,  «somos gente prudente y no nos gusta vender la piel del oso antes de cazarlo».

Con el paso de los minutos este sótano de Malasaña se transforma un pub que bien podría estar en las inmediaciones de Anfield Road. El color rojo predomina y el acento inglés monopoliza el ambiente. «La gente de Liverpool no puede creer que haya una peña en Madrid y se llene siempre. Si alguien viene desde allí suele pasarse a ver el partido», afirma con orgullo Jackie. La presidenta, que nació en la ciudad por donde cruza el río Mersey, dice que estar en este lugar y reunirse aquí con sus compañeros se ha convertido en algo parecido a estar en «casa». Además, la convivencia entre ellos no acaba cuando el árbitro pita el final del partido; también realizan la cena de Navidad y la de final de temporada, y este año han participado en un torneo de fútbol sala junto a peñas como la del Betis o el Sevilla, donde «eramos el único equipo que representaba a un equipo extranjero», comenta Jackie. «Esto es como mi cuadrilla de Bilbao», dice José Antonio, que nos cuenta con entusiasmo los seis viajes que hacen al año para ver al Liverpool a Anfield. «El club nos da 14 entradas cada vez que vamos. Tres en partidos de la primera vuelta y otras tres en la segunda», explica el aficionado vasco.

Esto se debe a que en el 2008 la peña solicitó la oficialidad al club. Ellos respondieron de forma afirmativa, por lo que desde entonces realizan viajes a los encuentros de Premier League, gracias a las entradas que les facilitan desde las oficinas del Liverpool. Para poder realizar estos viajes es necesario ser socio de la peña. Estos pagan una cuota anual para poder acceder a ellos. Madrid Reds, asegura Jackie, «tiene abiertas las puertas a todo el mundo».

 

Un año especial

Para la peña, la temporada pasada fue una de las más especiales. El Liverpool alzó su sexta Copa de Europa y para hacer mejor la historia, lo hizo en Madrid. «Fue una locura. En la final tuvimos que cerrar el bar. No dábamos abasto con las peticiones que teníamos de gente de todas partes para ver el partido con nosotros. Cuando acabó, los que fuimos a ver la final en el Wanda Metropolitano, y los que estuvieron en el Triskel, nos encontramos aquí para celebrarlo juntos», relata la presidenta de la peña. Pero entre ellos existe unanimidad a la hora de quedarse con un recuerdo: el que les dejó la remontada al Barça, un mes antes en las semifinales de la Champions League. La derrota por 3-0 en el partido de ida en el Camp Nou dejó a los aficionados «red» con escasas oportunidades de pasar a la final. Sin embargo, el partido de vuelta en Anfield se convirtió en una de las páginas más bellas de la historia del club. Algo que se salía del guión de incluso los socios optimistas de esta peña de incondicionales. «Yo llegué tarde. Aún así cuando entré no eramos muchos. Pero con el 2-0 esto se fue llenando poco a poco», detalla entre risas José Antonio.

El partido comienza y los estados de forma y anímicos de ambos equipos se hacen evidentes. Veintisiete puntos separan al Liverpool del Manchester United. Los de Klopp viven la que posiblemente sea su mejor época desde la década de los 80, mientras que los «red devils» atraviesan una crisis de juego e identidad histórica. A los 14 minutos Virgil van Dijk remata un córner ante De Gea. El central holandés celebra el gol con aires de superioridad. 1-0 para el Liverpool. Un «¡yeah!» generalizado engulle el bar.

Aficionados del Liverpool de la peña. Foto: Antonio Ramírez

La forma en que la los seguidores celebran el gol deja entrever la diferencia cultural que existe en el fútbol entre países. «Aquí es más «entertainment». Nosotros vivimos para el partido. Nos levantamos y leemos toda la prensa. Luego vamos al partido y cuando acaba, volvemos a casa a ver las tertulias y los programas especiales», explica Jackie.

Mercadillo solidario

El conjunto local domina el encuentro y con el gol a favor se llega al descanso. Mientras tanto, algunos aficionados alzan su mirada hacia la barra, donde están depositados algunos artículos del club. Willcox nos cuenta que forman parte del «mercadillo» que montan en todos los partidos, y que sirve para recaudar fondos para la fundación del Liverpool F.C. «El dinero que conseguimos, lo usa el club para financiar proyectos de integración social en el barrio de Anfield: Ayudan a gente que está en paro, organizan charlas en los colegios con los jugadores del equipo… También apoyan a asociaciones de lucha contra el cáncer», explica la presidenta.

Mercadillo de la peña. Foto: Alejandro Cascón

Pasados los minutos el Manchester United empieza a crecer y languidece el pequeño local de Malasaña. Los aficionados miran la pantalla con gesto nervioso. Pero lo mejor está por llegar. Un balón largo de Alisson que caza Salah sirve para que haga el segundo gol de la tarde en el minuto 90 de partido. Lujuria, cánticos y aplausos para lo que parece ser el nuevo campeón de la Premier League en el 2020.

El Liverpool, pese a ser uno de los equipos más laureados de Europa e Inglaterra, tiene una historia reciente trágica, sobre todo en la competición doméstica. Quién no se acuerda del resbalón de Gerrard en 2014, ejemplo más reciente de este mal de ojo futbolístico. Sin embargo, Madrid Reds es un grupo unido por la pasión, no por los títulos. «Este es un sitio para estar, de aquí no me sacan ni con espátula», bromea Aitor, enfundado en su chándal. «Si ganamos la liga, lo único seguro, es que todos vamos a tener resaca al día siguiente».

 

0 comments Show discussion Hide discussion

Add a comment

More in Actualidad

More in Centro

More in Encuentros

More in Perfil

Most popular

Most popular

Most popular

Most popular