Madrilánea

En el metro nadie mira

Treinta y nueve minutos en el subterráneo madrileño. Sin móvil. Sin auriculares. Con un bolígrafo a punto de gastarse