Madrilánea

«El Mundo» en guerra

En 1898, William Randolph Hearst, editor del New York Journal y padre de la distorsión impresa, precipitó la Guerra de Cuba con un único propósito: multiplicar sus ingresos. ¿Está siguiendo el diario «El Mundo» el mismo camino?