Madrilánea

Con ocho basta

Aunque su último viaje por poco termina en tragedia, la tripulación embarcó en la nave Tissenof, la joya de la ingeniería soviética