La luz del sur baña Madrid

Una visitante contempla tres cuadros de la Alhambra. Por C. Castellón

Un jardín que evoca a los aromas de azahar y dama de noche de los cármenes del albaicín granadino. Dos fuentes en el centro del patio unidas entre sí por una canaleta que recuerda al patio de la Acequia del Generalife. Solo tres pequeñas esculturas romanas rompen con el ambiente andaluz que se respira en el segundo patio de la casa madrileña del pintor impresionista Joaquín Sorolla.

Hasta en cuatro ocasiones viajó el pintor a la ciudad de la Alhambra para retratar la esencia de Granada. Veinticuatro de los 36 lienzos que pintó durante sus visitas se muestran ahora en la exposición «Granada en Sorolla» en la segunda planta del museo que lleva su nombre, situado en la antigua casa del autor, junto con otros tantos dibujos a carboncillos y correspondencia que el artista mantuvo con su familia desde la ciudad andaluza. «¡Cuán hermoso es esto, Dios mío!», reza al dorso de una de estas postales mandadas por Sorolla con remite del 1 de febrero de 1917, durante su última estancia en la ciudad.

Patio andaluz del interior de la casa de Sorolla. Por C. Castellón

Los óleos se centran en trabajos realizados sobre la Alhambra y Sierra Nevada cordillera que según el propio autor «es algo que no se olvida». Comenzó pintando una Granada amplia, se centró en espaciosas y poderosas panorámicas paisajísticas para terminar poniendo el foco en los detalles, en imágenes de interiores con una perspectiva mucho más intimista y personal.

La asimilación del paisaje granadino fue más allá de su producción pictórica, realizó un exhaustivo estudio de la Alhambra y plasmó a carboncillo todos los detalles del monumento con la intención de reproducirlos en su propia casa. A tal punto llegó su obsesión por convertir el jardín exterior en un auténtico patio andaluz que hasta adquirió plantas autóctonas de Granada para completar el ambiente. «Creo que podré llevar datos para el nuevo jardincillo; hay algo en Granada que tiene tipo bien distinto de Sevilla, una de esas características son esos empedrados que con ellos hacen dibujos (como tú recordarás), es sumamente barato y el conjunto es tan alegre o más que las baldosas», escribía Sorolla en una de las cartas a su mujer.

La luz del sur entra por las ventanas de corte nazarí de la estancia para iluminar los cuadros que solo se interrumpen con el incesante desfile de todos los visitantes que se paran extasiados ante la belleza de la mezcla de un gran pintor con el encanto de Granada. La unión de pinturas y arquitectura de la casa transportan al mismísimo Patio de los Leones, al corazón del barrio del albaicín o a un florido tres de mayo en la ciudad de las cruces.

[box]Museo Sorolla. Dirección: General Martínez Campos, 37, 28010, Madrid. Horario: De martes a sábado de 9:30 a 20:00, domingo y festivos de 10:00 a 15:00 h. Teléfono: 91 3101584. Email: museo@msorolla.mcu.es[/box]

 

 

Carmen Castellón

Señalada a partes iguales de hiperactiva y de perezosa, a veces incluso por el mismo dedo acusador.

Un comentario en «La luz del sur baña Madrid»

  • el 8 marzo, 2012 a las 20:53
    Enlace permanente

    Y como granadina de adopción puedo repetir sin dudar el «¡Cuán hermoso es esto, Dios mío!»

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.