Un miércoles más

Varios comercios de El Carmen, abiertos con normalidad
Varios comercios de El Carmen, abiertos con normalidad

Ayer fue martes. Hoy es miércoles. Y mañana será jueves. El barrio de Ventas ha amanecido como si de un día cualquiera se tratase. Es 14 de noviembre, día de huelga general convocada por las organizaciones sindicales de UGT y CC.OO. El motivo de la cita reside en la protesta de las medidas de austeridad y todo lo que ellas conllevan. Además, los manifestantes la secundan para expresar su malestar con los bancos y la bolsa. Unos manifestantes que en Ventas no se han dejado ver durante la jornada de paro.

Los vecinos más tempraneros del barrio han acudido a partir de las cinco de la mañana camino a sus respectivos puestos de trabajo. Posteriormente, sobre las siete y las ocho de la mañana, el tráfico ha tenido una densidad mayor y la calle Alcalá, desde Quintana hasta Manuel Becerra, despertaba con los típicos ruidos de los motores automovilísticos. En ese trayecto, el arco de Ventas ha visto pasar a los ciudadanos que, en coches, se han dirigido a la M-30 para emprender rumbo a sus ocupaciones laborales.

 

Arco de Ventas, la dirección hacia el norte de la M-30 tiene habilitada los carriles centrales para que confluya el tráfico con mayor rapidez
Arco de Ventas, la dirección hacia el norte de la M-30 ha tenido habilitada los carriles centrales para que confluya el tráfico con mayor rapidez durante la mañana

La dirección hacia el norte de la transitada  M-30 se ha presentado como todos los días: cargada de tráfico. Pero era fluido. Con ningún parón, salvo a las ocho de la mañana cuando dos ambulancias han pedido paso con urgencia, provocando el detenimiento del resto de vehículos. Después de esta pequeña incidencia, todo sucedía según lo previsto en un día laborable. El carril central, clave durante las horas punta, ha sido habilitado para los circulantes con dirección hacia el norte.

Por el contrario, el carril con dirección sur (desde Ventas hacia O’Donnell y Vallecas) se ha mostrado alegre y con poca circulación. El único matiz que se ha registrado en esta vía ha sido los pequeños y habituales atascos en la salida de la M-30, a la altura del arco de Ventas para incorporarse a la calle Alcalá.

A la hora de regreso a las casas, la misma función pero a la inversa. El carril hacia el sur ha sido el que más cargado iba, necesitando el apoyo del carril central. Por su parte, el camino hacia el norte ha transcurrido con fluidez.

En el panorama estudiantil ha sucedido algo parecido en cuanto a la normalidad. Con sus mochilas a la espalda, los niños y adolescentes han acudido un día más a sus colegios e institutos. Es el caso del IES Avenida de los Toreros, Colegio Menesiano y Colegio Fundación Caldeiro, los colegios más significativos en Ventas. Algunos alumnos que han sido preguntados por la huelga, han demostrado bipolaridad en sus respuestas. Unos estaban enterados y otros no. Pero sus progenitores son los que han optado por un día lectivo normal. Y es que los padres, al realizar sus tareas laborales o domésticas, no han podido permitirse el lujo de apoyar la huelga. Ni siquiera de pensar en ella. Primero, por las necesidades económicas y la negación a renunciar a un día de sueldo, en el caso de ser trabajadores. Segundo, por no romper la rutina habitual diaria y modificar la distribución del tiempo disponible familiar. Y tercero, por comulgar o no con los ideales defendidos por los sindicatos y partidos de la oposición. Por tanto, en los colegios e institutos de infantil, primaria y secundaria en Ventas, ha sido un día más.

El Mercado de Ventas, con sus puertas abiertas
El Mercado de Ventas, con sus puertas abiertas

Finalmente, la amplia cantidad de comercios existentes en el barrio no han puesto el cerrojo a sus puertas. Mercado de abastos de Ventas, tiendas de ropa y alimentación, panaderías, bancos y bares y restaurantes han estado alerta sobre la posibilidad de recibir la ofensiva de piquetes, pero no se han privado de la pérdida de un día de beneficios. «Aquí no ha venido ningún piquete en todo el día», ha comentado el dueño de Dufipesca S.L., comercio situado en la planta -1 dedicada a pescaderías y marisquerías en el extenso Mercado de Ventas. «No podemos perder ni un día de salario y ventas», ha añadido el mismo.

El único problema ha surgido en el transporte urbano. La huelga realizada por el Metro ha hecho imposible su viaje en éste debido a la enorme acumulación de gente en cada vagón, sobre todo, en la línea 5 que concurre por El Carmen. Los autobuses urbanos circulaban con un retraso cercano a la media hora y con limitaciones, ya que la manifestación vespertina ha provocado el corte de tramos cercanos a Colón y Gran Vía en la calle Alcalá. Además, un grupo reducido de manifestantes también han ocupado la calzada desde Ciudad Lineal hasta Sol, con cánticos como «¡Que no nos representan, que no, que no!». Curiosamente, en el momento en que pasaban estos manifestantes convocados por la Asamblea de San Blas, el dueño de la cafetería La Marina, ha cerrado con verjas su local, que albergaba clientes dentro. Sin embargo, dos minutos después ha vuelto a abrir la verja, ya que el paso de estos manifestantes se ha producido rápidamente.

Los vecinos de la Asamblea de San Blas por la calle de Alcalá, en El Carmen
Los vecinos de la Asamblea de San Blas por la calle de Alcalá, en El Carmen

Restando estos actos, si hubiese un ciudadano que pasee por el barrio de Ventas sin hablar con nadie y sin estar enterado de la convocatoria de huelga general de este 14 de noviembre, seguiría sin darse cuenta de la misma. Tal ha sido la absoluta normalidad, que el único factor que ha podido inquietar a los comerciantes ha sido el estado de alerta para proteger su establecimiento de un hipotético ataque de los piquetes. Una atención especial que ha ido decayendo conforme veían que la huelga general ha fracasado en este barrio.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *