Debod: un templo a la espera de solución

Las soluciones a la decadencia son varias, el conservador del templo propone crear un museo para preservar el monumento mientras los vecinos se oponen a taparlo

Templo de Debod Madrid | Javier Cortés

El Templo de Debod se trasladó a España hace medio siglo y desde entonces ha estado expuesto a las temperaturas y condiciones hostiles del invierno español. Durante los años se ha hablado mucho sobre posibles reformas o trabajos de mantenimiento que se podrían realizar, pero a día de hoy la situación de languidez del monumento no ha cambiado. A principios de 2020, el prestigioso egiptólogo Zahi Hawass ya había reprochado el estado de mantenimiento del templo, que durante las ultimas décadas ha sufrido las inclemencias del tiempo.

Las soluciones ofrecidas por el experto

Alfonso Martínez, el conservador del Templo de Debod reveló que “a día de hoy no se ha convocado ningún concurso o tipo de convocatoria para la presentación de proyectos. En principio, el tema se estaba manejando en el departamento histórico de Madrid, pero se pospuso a una reunión en 2022 para determinar las soluciones.”

Todos esos retrasos hacen que las piedras y el material sigan degradándose más.  Una solución, o por lo menos un proyecto, sería el primer paso para resolver este problema de decadencia que sufre el templo. Los últimos controles se hicieron hace dos años a través de muestras petrológicas y se identificaron varios problemas, entre ellos la sal en la superficie y la consecuente corrosión de las piedras. Los factores de riesgo de este monumento son numerosos y, además, la conservación del templo es muy difícil por el estado ambiental en el que se encuentra. En el mundo hay actualmente cuatro templos egipcios que se han regalado a las respectivas naciones por sus ayudas; el de Madrid es el único que permanece al aire libre sin ninguna medida de conservación eficaz.

Martínez afirma que conservar el Templo de Debod es una medida ética, puesto que actualmente está sufriendo. «Ni siquiera se sabe si se va a cubrir, hay varias opciones abiertas. De las últimas reuniones salieron soluciones pero hay partidarios distintos: hay quien prefiere construir alrededor del templo mientras los historiadores están a favor de mantenerlo así y dedicarle más trabajos de restauración”. El conservador también opina: “Prefiero la alternativa museística que incluye incorporar el templo con otras colecciones, aunque no sean monumentales. Se podría construir una estructura adecuada, un edificio con salas de exposiciones y de actos para reuniones o conferencias, lo que es crear un verdadero museo alrededor del monumento, con otros objetos que contextualicen el Templo de Debod.”

Atardecer en el Templo de Debod | Jasmin Bresani Devotto

La oposición de los vecinos

El conservador del templo sugiere una solución museística, mientras que por otro lado hay opiniones distintas. Los vecinos del templo, la gente que vive en la zona y los turistas piensan que crear un museo con el Templo de Debod no es una buena idea. La mayoría de la gente que hemos entrevistado, más del 75%, declara: “Seguramente hay que preservar el templo, pero construir un museo o quitar la vista del atardecer al templo es algo inaceptable”. Los datos sugieren que los vecinos prefieren una solución “transparente”, que garantice preservar el templo y al mismo tiempo permita a todos disfrutar de la vista. De esto ha hablado también Alfonso Martínez afirmando que “una solución transparente como una capa de cristal o algo similar sería viable, pero desde un punto de vista ambiental es complicado porque el riesgo de que se creen microclimas dentro de la estructura es alto. Esto podría comprometer el material del templo y volver al punto inicial del problema, hay que estudiarlo bien.” Los últimos trabajos importantes de mantenimiento que se han aplicado al Templo de Debod fueron en 2019. Entre las medidas de conservación se decidió quitar el agua que rodeaba el patio exterior porque causaba filtraciones en las piedras llevándolas a una corrosión más rápida de lo normal. Esta medida drástica fue la última tomada para preservar el monumento. Por otro lado esta decisión dañó bastante la estética y la fascinación de los turistas que gozaban de un espectáculo de reflejos en el agua y el atardecer en un mismo lugar.

El Templo de Debod es uno de los monumentos más visitados de Madrid y con sus 75.966 visitas fue el segundo museo municipal más visitado el año pasado, además de ser bien de interés cultural desde el 17 de abril de 2008. Con el paso del tiempo se efectuarán otros estudios, se programarán más trabajos y se entregarán nuevos proyectos. Mientras, con la esperanza de que se encuentre una solución lo más pronto posible, el futuro del Templo de Debod tendrá que esperar, abandonado a su destino.

Un comentario en «Debod: un templo a la espera de solución»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *