En ruinas el patrimonio de Alpedrete

El ayuntamiento quiere reformar y restaurar el complejo para uso público del municipio

La villa fortificada de Alpedrete desde el aire | Sergio Carmona García
La villa fortificada de Alpedrete desde el aire | Sergio Carmona García

Justo al norte del término municipal de Alpedrete, en sus colinas, se erige una centenaria construcción que corona los montes de esta localidad. Esta ruinosa parcela, conocida como la Finca de Mataespesa, es una antigua villa de viejos aristócratas españoles. Paseando por los cerros del municipio, entre sus famosas canteras, puede avistarse el emblemático, aunque asolado, Castillo de Alpedrete o la Villa fortificada. El alcalde de la localidad, Juan Rodríguez Fernández-Alfaro, ha señalado entusiasmado que es «un lugar fantástico con vistas impresionantes».

Debido a su aspecto fortificado es fácilmente confundible por lugareños y visitantes con un castillo o un fortín antiguo. Las almenaras y sus dos torreones son culpables de esta confusión. Su aspecto actual no permite imaginar cómo fue antaño. Nada más lejos de la realidad. Lo que los alpedreteños llaman ‘Castillo de Mataespesa’, nombre de la finca y de la urbanización por la que se accede, es realmente un palacio señorial que perteneció a la Duquesa de Valencia: doña María del Carmen Macías y Ramírez de Avellano (1.887 – 1.964). La aristócrata fue hija del gobernador general de Puerto Rico durante la guerra entre España y Estados Unidos; después fue gobernador de Melilla.

Patio interior en ruinas del castillo de Mataespesa | Sergio Carmona García
Patio interior en ruinas del castillo de Mataespesa | Sergio Carmona García

El Castillo’ corona la finca Mataespesa, en los más alto del pueblo. En sus inicios, el terreno comprendía 118 hectáreas, entre los actuales municipios de Alpedrete y Collado Mediano. La importancia de esta finca era tal que que llegó a contar con un apeadero propio (Mataespesa – Alpedrete) ya que la línea ferroviaria Madrid-Segovia cruzaba el territorio perteneciente a los duques. Este alto, con el paso del tiempo, y el desarrollo tanto poblacional como económico de Alpedrete y el auge de la cantería, acabó por convertirse en la estación principal del municipio.

La villa de Mataespesa y sus tierras adyacentes, tiene un gran valor cultural y natural para Alpedrete. Antaño era una antigua explotación agropecuaria. En la finca  existió una explotación bovina, pero no fue su único uso; sus tierras fueron utilizadas para la recogida de madera así como la extendida cantería. Sin embargo, esta zona natural también era aprovechada por la aristocracia española, en este caso para la caza. Al pertenecer a nobles españoles, este grupo social pudo explotarlo ampliamente, es más, algunos vecinos recuerdan haber oído historias de familiares que afirmaban haber visto por esas tierras al mismísimo Alfonso XIII durante la cacería.

Pero esta gran finca se abandonó, no hace mucho, y sigue siendo de titularidad privada. En medio de una las zonas naturales de Alpedrete la villa sigue siendo una de las áreas naturales que los habitantes transitan. De vez en cuando, algún alpedreteño cruza la finca durante su paseo vespertino, paseando a su perro o haciendo deporte. No es una zona masificada pero tiene su público. Se ha convertido en parte del paisaje; los transeúntes no se sorprenden ni reparan en el terreno, simplemente lo esquivan. Actualmente, el complejo «está hecho una porquería» afirma con pesar el alcalde, Juan Rodríguez Fernández-Alfaro. El regidor ha señalado que la villa «está casi en declaración de ruinas» y quieren evitar que la Comunidad de Madrid así lo haga.

La villa de Mataespesa cuenta con un amplio número de edificios, tanto la propia mansión de los duques como las casas del servicio, las cocinas, las caballerizas, la capilla o los establos para la ganadería. Ningún edificio del complejo está en buenas condiciones. Ninguno cuenta con un techo, los últimos resquicios de tejado que quedan, penden de un fino hilo. Estas ruinas han acabado por convertirse en un peligro público, ya que en cualquier momento podría caer algún cascote. Pese a que el esqueleto de las edificaciones haya aguantado, la naturaleza absorbe la finca de Mataespesa cada vez más rápido . El saqueo y las inclemencias del tiempo han hecho que la estructura pierda firmeza, lo que resulta peligroso para los más curiosos que exploran esta finca.

Imagen del castillo desde las casas adyacentes | Sergio Carmona García
Imagen del castillo desde las casas adyacentes | Sergio Carmona García

Los visitantes transitan este terreno con variedad de intenciones. Algunos buscan el ocio explorando las ruinas, otros, los más jóvenes, prefieren pasar la tarde con actividades ociosas al borde de la legalidad. Los adultos, suelen cruzar la finca para pasear a sus mascotas o empezar su sesión de deporte. En sí misma, esta villa no tiene un uso concreto del que los vecinos de la localidad puedan disfrutar.

Su situación no quita que no exista una solución para el deterioro de este patrimonio histórico. El ayuntamiento tiene en marcha un plan, aunque apenas está avanzado. La intención del consistorio es adquirir la propiedad y «reformar y restaurar» el edificio principal. En segundo plano, desde la corporación municipal (y la población) se quiere evitar que este amplio terreno sea utilizado para la construcción de un complejo de viviendas o cualquier otra edificación que estropee el espacio natural de Alpedrete. La intención del consistorio es crear un espacio común de uso público para todos los habitantes, ya que según ha defendido el alcalde «el único que puede explotar el terreno es un organismo municipal».

Este proyecto se encuentra en un impase. El titular de la finca de Mataespesa pide un precio que el consistorio no puede permitirse, por lo que la negociación se encuentra en un punto muerto.

Un comentario en «En ruinas el patrimonio de Alpedrete»

  • el 21 enero, 2022 a las 14:23
    Enlace permanente

    Un entorno bucólico para pasear, respirar aire limpio y hacer ejercicio, que la mayoría de los vecinos de esta zona y visitantes que acuden a este paraje apreciamos y tratamos de disfrutar. El artículo aporta información y datos que el público en general puede no conocer, lo que ayuda a tomar más conciencia de lo deseable que podría ser recuperar o restaurar el elemento más representativo de la finca: el palacio de Mataespesa

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *