Las perlas de la Sierra de Guadarrama

Estas son algunas de las maravillas escondidas fuera de la capital madrileña que incluir en los planes de ocio: desde visitas culturales hasta paseos, gracias a los cuales puede disfrutarse del medioambiente

La urbe tiene todo tipo de opciones de ocio para disfrutar de una tarde, un día o un fin de semana; Tiendas, planes culturales y hasta zonas verdes por las que pasear. Pero si se sale de ciudad uno puede encontrarse auténticas maravillas que puede visitar y que desde luego no se esperaría más que en un cuento o una película. Cuando se habla de ‘la Sierra’ vienen a la mente esos pueblecillos inhóspitos muy lejos de Madrid –algunos hasta creen que la fauna se pasea por las calles– y la desidia que entra de solo pensar que hay que ir hasta allí. Pueblos, incluso ciudades, que no están tan lejos como muchos aprecian y que ofrecen grandes oportunidades de ocio tanto a jóvenes y niños como adultos.

El Valle de los Caídos
Entrada a la basílica del Valle de los Caídos | Sergio Carmona García

Subiendo por la A-6 desde Madrid puede avistarse a varias decenas de kilómetros la gigantesca cruz del Valle de los Caídos. El complejo comprende la basílica católica y la abadía cercana, además de todo el recinto que ofrece una gran plataforma a los pies de la entrada. Desde aquí las vistas de la Sierra son dignas de visitar además de la imponente estructura que guarda la iglesia.

Dentro, un túnel lúgubre que se extiende varias decenas de metros en el interior de la montaña. Una estructura megalítica pero sobria, la entrada no invita a pasar, pero la zona interior está decorada con pinturas religiosas que decoran el gran pasillo que lleva al templo. La propia basílica mantiene el mismo estilo de la época socio-temporal –todavía funcional– aunque al igual que el resto de la estructura presenta un estado deteriorado. El precio de las entrada no supera los 10 euros y es una parada obligatoria para aquellos que visiten la Sierra.

Monasterio y San Lorenzo de El Escorial
Entrada al Monasterio de San Lorenzo de El Escorial | S. C. G.

Muy cerca del Valle de los Caídos se encuentra San Lorenzo de El Escorial. Este municipio en sí tiene su propio encanto y su merecida visita, pero uno no puede venir aquí sin visitar el Monasterio. La que fuera la capital de España tiene una de las mayores construcciones de la Sierra de Guadarrama. El convento puede ser visitado con una guía, desde las antiguas estancias hasta los panteones de los monarcas españoles. Este plan requiere de entrada, pero si se prefiere, la basílica es de acceso gratuito, al igual que los jardines que rodean el palacio. No muy lejos, en la Leal Villa de El Escorial se encuentra la Casita del Príncipe otra parada obligatoria si se visita esta localidad serrana.

Canteras de Alpedrete
Canteras de Alpedrete, edificio usado por los antiguos trabajadores | S. C. G.

«Alpedrete es un pueblo cantero«, afirma Juan Rodríguez, alcalde del municipio. Llegó a sumar más de ochenta pero hoy en día solo está en funcionamiento una. En las afueras de la localidad se encuentra su dehesa donde puede uno encontrarse varios de esos cantizales mientras pasea entre la naturaleza autóctona de la zona. Durante los meses de más lluvia los viejos pedregales mantienen su nivel de agua creando piscinas naturales aunque esté prohibido el baño en ellas. La ruta por el coto de Alpedrete no solo contiene estos cantales, a lo largo del recorrido se mantienen viejas estructuras utilizadas por la antigua población del pueblo. El itinerario es ideal tanto para aquellos que les guste la bicicleta como los amantes del paseo.

Navacerrada
Puerto de Navacerrada | ABC

En el pico de la Sierra se erige Navacerrada, o como comúnmente lo conocen los madrileños de ciudad: «la nieve». Aunque están divididos por varios kilómetros, puerto y municipio son otros dos lugares de interés en los que pasar por lo menos una tarde. La zona más alta es más típica, conocida, cada fin de semana –sobre todo cuando nieva– se llena, el aparcamiento se completa en cuestión de un par de horas a primera hora de la mañana. Esos días de nieve, y muchos fines de semana, se masifica el puerto haciendo casi imposible que se pueda disfrutar de la zona. Por eso, además de visitar el paso, la localidad es merecedora de una tarde. Un pueblo pequeño con mucho encanto con edificios tradiciones de la Sierra entre los cuales se puede disfrutar de un paseo y tomar algo, sea en verano o en invierno.

Mención especial

La Sierra de Guadarrama tiene pintorescos municipios y maravillosos parajes, pero deben mencionarse un par de lugares que uno a de visitar en algún momento.

El Bosque Encantado
El bosque Encantado | ABC

Ubicado en San Martín de Valdeiglesias en el oeste de la Comunidad de Madrid, el Bosque Encantado es un jardín botánico con senderos, cascados, bonsáis o cactus, todo ello ubicado en la ladera de la colina de este municipio madrileño. Este es un parque en el tanto jóvenes como adultos podrán pasar un día inolvidable en un lugar que ofrece naturaleza y fantasía a la vez en un espacio de 30.000 metros cuadrados.

Más de mil especies vegetales que viven dentro de este jardín botánico y grandes esculturas vivientes con todo tipo de formas, la sensación es la de ir paseando por un ‘Bosque Encantado’ lleno de magia. En plena Sierra Oeste de Madrid, este refugio desconocido, que cuenta con varios laberintos, un arroyo e incluso con una cascada, ha sido concebido para disfrutar de la vida al aire libre mientras se está en contacto con la naturaleza. Abierto todos días de la semana hasta las 15 horas y los fines de semana hasta el anochecer, la entrada cuesta 8 euros para niños y jubilados y 11 euros para adultos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *