La Milagros: tres generaciones dedicadas a la pescadería

El moderno Mercado Municipal Las Ventas en el distrito de Ciudad Lineal agrupa diversos locales  de alimentos frescos en sus dos plantas

Iván y Sergio Sánchez de la Pescadería La Milagros | Fotografía: V.B.R.

Desde la fundación del Mercado de Canillas en la década de 1940 hasta su reemplazo con la construcción del Mercado de las Ventas en 1995, la pescadería La Milagros ha sido el único negocio de los que quedan operativos en el recinto que ha mantenido la relación con los dueños originales. Según datos entregados por el distrito, se encuentran en funcionamiento 45 establecimientos dedicados al sector de comercialización de productos del mar. Este local es un ejemplo de esfuerzo y tradición familiar que siguen vigentes desde que la señora Milagros era vendedora ambulante hasta la actualidad a cargo de sus nietos, Iván y Sergio Sánchez. 

Al entrar al mediodía de un día viernes o sábado a la primera planta del Mercado municipal de Las Ventas, se aprecia el momento más concurrido de la jornada, cuando los clientes se acercan en busca de lo que cocinarán el fin de semana. 

A simple vista, los dos puesto de La Milagros se distinguen entre los de su competencia. Tienen un cocedero propio, un vivero para escoger mariscos vivos y una cocina para atender a las personas que deciden degustar las preparaciones de la casa, para lo cual han acondicionado un espacio. Los propietarios muestran su admiración por el legado de su abuela difunta, quien empezó «sin nada», ofertando pescados en una pequeña banca del mercado . 

Con perseverancia, conocimiento del producto y buen trato a los clientes el negocio fue creciendo. Actualmente venden más de cuarenta variedades entre pescados y mariscos seleccionados por ellos mismos. Al preguntarle a los clientes de diversas edades el motivo de su preferencia para comprar en La Milagros, la respuesta más repetida es «calidad». 

De todos los hijos que tuvo Milagros con su esposo, solo Andrés, padre de Iván y Sergio continuó con la pescadería. De esa segunda generación de pescadores se mantiene trabajando con ellos solo una persona, Lauri Aragonés, quien lleva 37 años con la familia y ha visto cómo el negocio ha crecido y evolucionado. Lauri es conocido en el mercado, no solo por los otros locatarios, sino que también por los clientes que lo buscan para que él los atienda personalmente, pues confían en su experiencia. Los días de trabajo de los pescadores no son sencillos, inician antes de las 3 de la mañana y se retiran del mercado después del horario de cierre.

Expansión de la pescadería

Pescadería La Milagros en Mercado municipal de las Ventas | Fotografía: V.B.R.

Con la llegada de Iván y Sergio a la dirección del negocio, han contratado más personal y antes de la pandemia tenían a diez trabajadores en sus dos locales. Iván destaca que él selecciona a su equipo, de quienes valora desempeñan sus conocimientos de los pescados y mariscos, y la forma en que los manipulan. Explica, que «es importante tanto la calidad del producto entregado así como el servicio a los clientes».

También, han invertido en maquinaria para extender la calidad de sus productos y vida de los mariscos que tienen vivos en sus viveros. No sólo se quedaron con la línea de trabajo original, sino que se diversificaron y ahora preparan sushi, arrocería y congelados con servicio de reparto a domicilio en camiones climatizados para no interrumpir la cadena de frío que garantiza la preservación de los pescados y mariscos.

Además, han externalizado el servicio de entrega mediante aplicaciones especializadas, así como a una empresa del propio distrito, «sin incluir el costo de envío a los clientes».

Durante esta tercera generación no solo proveen a clientes particulares, sino que también a restaurantes importantes de Madrid. Su buena reputación es tan conocida por la calidad y cantidad de lo que ofrecen, que muchos sitios del distrito y de los contiguos acuden a ellos para que los abastezca, incluso cunado tienen «alguna emergencia en sus cocinas». 

Los nietos de Milagros le han transmitido a sus hijos adolescentes, la posible cuarta generación, sobre los valores del negocio y que gracias al gran esfuerzo y trabajo desde su bisabuela han logrado lo que tienen hoy. Los hijos de Iván y de Sergio los ayudan en fechas de alta demanda de clientes en los locales, para que así ellos puedan vivir ellos mismos el legado de su familia.

Desafíos actuales del negocio

Pescadería La Milagros en Mercado municipal de las Ventas | Fotografía: V.B.R.

Los dueños enfatizan los diversos desafíos que han atravesado sus locales en los últimos años y cómo los han enfrentado. Antes de la pandemia, los negocios ubicados en mercados municipales ya habían disminuido el volumen de sus transacciones, pues muchos clientes cambiaron sus hábitos de consumo y prefirieron los supermercados como el lugar para realizar la mayoría de las compras para sus hogares. Desde el Covid 19, las dificultades fueron aumentando debido a las restricciones sanitarias son aún más estrictas y decidieron reenfocar su estrategia: ya no preparan sushi y no venden productos congelados. Cerraron uno de sus locales temporalmente y decidieron repartir directamente a sus clientes con uno de sus vehículos eléctricos, que continúan utilizando hasta el día de hoy. Además, hoy cuentan con menor personal que antes y hoy sólo tienen contratadas a seis personas para la atención al público y entrega de productos.

El principal problema en la actualidad es el aumento de los costos, tanto de la electricidad –especialmente en este rubro por la maquinaria que utilizan para conservar sus productos–, combustibles, otros insumos y del precio de los arriendos, que no sólo los afecta a ellos, sino que al resto de los locatarios minoristas de este mercado como los que negocios que se encuentran en las calles. El año 2022 ha sido un año particularmente complejo y a la alta inflación se suma la cifra de impuestos que deben pagar a hacienda anualmente, lo que ha llevado que los negocios estén teniendo continuamente sólo pérdidas y muchos locales se han visto forzados a cerrar sus operaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.