Abre sus puertas la primera Escuela Municipal de Skateboarding en Madrid

La iniciativa del Área Delegada de Deporte en colaboración con la Federación Madrileña de Patinaje se desarrollará en cursos trimestrales en diferentes espacios

Alumnos de la Escuela Municipal de Skate patinando | Ángel de Antonio

Risas, gritos de alegría, tablas ‘planchando’ trucos y ejes rodando por el asfalto. La tranquilidad del Skatepark de San Blas Canillejas ha dejado paso a una nueva ola de ‘skaters’ jóvenes dispuestos a dominar el patín. Se llaman entre ellos con motes y se tratan como amigos de toda la vida: «Venga, para arriba ‘Naranjito’ que esto es no parar de caerse», dice Diego Piñas, monitor de la Federación Madrileña de Patinaje (FMP), a un alumno mientras practica la entrada y salida a la rampa. Para apoyar el ‘skateboarding’, el Área Delegada de Deporte del Ayuntamiento de Madrid, junto con la Federación Madrileña de Patinaje, ha puesto en marcha la primera Escuela Municipal de Skateboarding. Se trata de un programa que se va a desarrollar en diferentes distritos de Madrid, mediante cursos de tres meses de duración para jóvenes de entre 8 y 17 años. «Vimos mucho interés en institutos y colegios por el monopatín, y decidimos desde la federación realizar estos cursos para que los niños pudieran iniciarse de una manera segura», explica el profesor. 

El primer curso se realizó de septiembre a noviembre, en el parque de Madrid Río. Ahora, la FMP se ha desplazado al ‘skatepark’ de Arcos de Jalón 6 para el segundo curso. «Vivo aquí al lado y cuando me dijeron que había unas clases me apunté sin dudarlo», comenta Hugo Rincón, un joven de 12 años que se ha animado a probar esta iniciativa. «Venía con mi amigo David –otro alumno de los cursos– y cuando estábamos intentando hacer un ‘ollie’ lo hacíamos mal siempre. Gracias a Diego ahora nos sale ese truco y muchos más». Piñas ha dividido las sesiones de la escuela en dos niveles, en el primero los jóvenes aprenden estabilidad y a controlar la tabla. En cambio, «el segundo nivel es para alumnos más experimentados que llevan años practicando. En este curso avanzamos más en aspectos técnicos del skate, lo que es mejorar de verdad con el patín», explica Piñas. En general, la recepción ha sido muy positiva, y desde la federación se plantean extender el proyecto con más fechas.

«Vivir estas experiencias –como ‘planchar’ por primera vez un truco– rodeado de amigos te genera una satisfacción que no encuentras en otros deportes», explica David Gegundez, deportista profesional de ‘skateboarding’. Desde su punto de vista como atleta de élite, está feliz de que se creen estos proyectos y que los más jóvenes «aprendan compañerismo, superación y diversión de la mano de una tabla». 

Opiniones enfrentadas

Para los skaters más experimentados la iniciativa de la Comunidad de Madrid es un acierto absoluto. «Desde mi punto de vista ayudan un montón a los chavales que quieren comenzar en el deporte», comenta Álvaro Moreno, antiguo instructor de esta disciplina, al que también se le conoce como ‘Fistro’ cuando se sube a la tabla. Aunque, según él, hay opiniones encontradas debido a la «cierta rivalidad con los ‘skaters’ asiduos al ‘skatepark’» ya que «según crece la clase surgen problemas como ponerse por el medio, ocupar mucho espacio o provocar algún choque», explica. De hecho, Piñas hace referencia a alguna «cruzada con otros skaters en el curso anterior». Para Nico Irinia, otro ‘skater’ veterano, «patinar es otra cosa, es bajar cualquier tarde al parque y patinar hasta que te canses» y las clases son «demasiado metódicas» donde «no se aprende tanto como cayéndote y levantándote por tí mismo», pero matiza y comenta que le parece bien cualquier cosa que anime a la gente joven a empezar en este deporte y favorezca al patín. 

La Escuela Municipal de Skateboarding ha favorecido a que las chicas se atrevan a coger la tabla. «He comenzado a patinar a raíz de los cursos», comenta Laura Rodríguez, una de las alumnas. Para ‘Fistro’ esto es algo «realmente precioso» porque «el ‘skate‘ siempre se ha representado como un deporte masculino y hay mujeres con mucho potencial». En Tokyo 2020, Momiji Nishiya, una adolescente japonesa de 13 años, se convirtió en campeona olímpica en la primera competición de ‘street‘ femenino, demostrando la valía de las más jóvenes.

Más que un ‘hobby’

Actualmente, el skate ha recuperado protagonismo y es una tendencia mundial. En 2020, el skateboarding llegó a los Juegos Olímpicos. Y en febrero de 2022, el Comité Olímpico Internacional (COI) anunció que en la edición de 2028 de Los Ángeles se convertirá en deporte permanente de pleno derecho. “Está en pleno auge , el empujón de las olimpiadas ha causado un gran impacto tanto en pequeños como jóvenes que se inician en el Skateboarding”, comenta Gegundez.

El mundo del skate llegó a la vida de David Gegundez por casualidad. Como un día cualquiera, el madrileño asistía a clase cuando se cruzó con un grupo de skaters y quedó alucinado. Desde entonces y hasta hoy, su vida ha sido un no parar de practicar y de superarse día a día para dar lo mejor de sí mismo. Sin duda la inclusión del skate como deporte olímpico abre enormes oportunidades, pero para profesionales como Gegundez, aún falta camino por recorrer. «Las marcas que nos patrocinan no se toman demasiado en serio nuestro trabajo», cuenta y explica que no solo necesitan más apoyo, sino que éstas les proporcionen contratos y seguros dignos para que exista un equilibrio con otras competiciones y se les trate igual que a otros atletas. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.