La carnicería de Ciudad Lineal que supera los límites de la alimentación halal

Desde hace casi cuatro décadas, El Hogar se dedica al comercio de productos con sello halal que atrae a diplomáticos y madrileños

 

El interior de la carnicería halal El Hogar | Fotografía de VBR.

Una de las más antiguas carnicerías halal de la ciudad de Madrid es El Hogar. Fue inaugurada en 1986, por el marroquí Ab Dessalem Addy que llegó a España en busca de oportunidades. Apostó por una carnicería que cumpliera con requerimientos alimenticios del Islam que estableció en una calle próxima al Centro Cultural Islámico de la M-30

A lo largo de sus cuatro décadas, el negocio ha experimentado dos mudanzas y ha diversificado su oferta. Actualmente, El Hogar opera en el número 2 de la Calle Antonio Calvo, del barrio San Pascual, de Ciudad Lineal. Por allí pasan desde locales hasta miembros del cuerpo diplomático y altos ejecutivos de multinacionales de países musulmanes, cuenta su administrador, Said Addy, hermano del fundador, quien agrega que «la mayoría me llaman con anticipación para hacerme pedidos y vienen en sus coches desde otros lugares de Madrid».

Addy atribuye la longevidad de su carnicería a su estratégica ubicación en el segundo núcleo musulmán de la capital española, y a la calidad y variedad de lo que ofertan, ya que sus clientes no son solo los vecinos del local, ni tampoco personas de religión musulmana. Considera que a base de la experiencia se han convertido en un referente en el mercado de la alimentación halal en Madrid.

Destaca que personas originarias de países árabes, así como de África y Asia se están acercando cada vez más a su puesto, pues confían en la calidad de mis productos.  

Said Addy, el administrador de la Carnicería El Hogar | Fotografía de VBR.

 

En la actualidad, no solo vende productos animales que siguen el rito islámico, sino que también importa otro tipo de alimentos sellados con la certificación halal, como golosinas y embutidos de pavo. Además, ofertan especias y comestibles típicos de la cocina de países como Siria, Líbano, Qatar, Argelia, Arabia Saudita y Marruecos. 

La palabra ‘halal’ no tiene una traducción directa al español. El «término comprende todo lo que está permitido y es beneficioso y saludable para el ser humano», bajo los preceptos musulmanes. Ello explica la penetración de este mercado en Occidente, de la que no escapa Madrid, principalmente en el mercado de la alimentación.

En la capital española, la tercera con mayor población musulmana del país, existen más de 280 negocios con certificación ‘halal’ –según datos oficiales en la Comunidad de Madrid–, mientras que en el barrio de San Pascual se encuentran operativas seis, entre ellas El Hogar que es de las más antiguas.

La expansión del mercado halal –alimentación, cosmética, turismo, comercio, farmacéutica, moda, finanzas y salud– en países de Occidente es un fenómeno en auge y la principal industria dentro de éste es la de los productos alimenticios. Según proyecciones de diversas organizaciones, en todas las regiones del mundo habrá un aumento de la población musulmana. 

En todos sus años de funcionamiento, el mejor momento fue antes de la crisis del euro, pues había menos competencia. Los mayores desafíos han sido salir de esa crisis y las consecuencias de la pandemia, pero han sabido reinventar su negocio y se han diversificado en variedad de productos, e incluso utensilios de cocina provenientes de países árabes. 

Ambos conocen muy bien el funcionamiento de la industria de ventas de carnes halal en España y en Francia, ya que Ab Dessalem tiene negocios en ese país. 

El mercado halal de los alimentos en España y en Europa

El Instituto Halal es la entidad encargada de certificar los bienes y servicios aptos para el consumo de los musulmanes en España, Portugal, México y América Latina. Por su parte, en el resto de los países europeos –especialmente los que tienen un importante número de población musulmana, como es el caso de Francia y Alemania–, la certificación de los productos la otorgan entidades de cada uno de esos países pues tienen una legislación más desarrollada y exigente con los comercios.

Said compara la magnitud del mercado de alimentos halal en Europa y señala que España no es importador directo de dichos productos como sí lo son Bélgica, Alemania y Países Bajos, que posteriormente le comercializan bienes para el consumo humano a los otros países del continente.

En el caso de la carne, también hay diferencias sobre los mataderos en donde se llevan a cabo los ritos halal para sacrificar a los animales, que deben ser degollados con un solo corte, para lograr un mayor drenaje de la sangre, evitando las toxinas y conservando mejor sus nutrientes. En España no hay mataderos separados como sí lo hay en Francia, Alemania y Países Bajos, donde no se pueden mezclar los procedimientos que se utilizan con las vacas y pollos. Los mataderos en España solo tienen secciones separadas entre sí y los más grandes que emplean métodos musulmanes se encuentran en las Comunidades Castilla y León, Castilla – La Mancha, y en Madrid.

Carnicería El Hogar desde el exterior | Fotografía de VBR

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.