Quinta de Torre Arias, de residencia del archiduque austriaco a escenario de Vetusta Morla

El espacio histórico del distrito madrileño de San Blas-Canillejas cuenta con más de 400 años de vida y ha presenciado episodios relevantes, como la Guerra de Sucesión, y desconocidos para el gran público

Palacio de la Quinta de Torre Arias | Comunidad de Madrid

La Quinta de Torre Arias es un elemento tan histórico como desconocido para la ciudad de Madrid. Ubicado en el distrito de San Blas-Canillejas y junto a la emblemática calle Alcalá, sus más de 18 hectáreas de superficie actuales han sido testigos de casi 450 años de historia. Episodios de suma relevancia como la Guerra de Sucesión se han fraguado en los jardines y patios que conforman este espacio. El pasado julio, la Comunidad de Madrid declaró, tanto la quinta como su palacio, Bien de Interés Cultural, en la categoría de conjunto histórico. En consecuencia, ha iniciado un proceso de restauración con el objetivo de mejorar sus condiciones con la introducción de nuevas instalaciones.

Miguel Ángel trabaja en la Quinta de Torre Arias desde hace diez años y reconoce que, a pesar del importante bagaje histórico del parque, apenas ha gozado de publicidad por parte de la alcaldía de Madrid. «Es una pena que los propios madrileños no conozcan un lugar tan distinguido como este», asevera. Sin embargo, afirma que los esfuerzos del Ayuntamiento han aumentado en los últimos años, con distintos eventos celebrados en los jardines de la quinta para aumentar su popularidad entre los vecinos.

Conciertos, mercadillos y disputas

En el año 2018, los Veranos de la Villa se celebraron en Torre Arias y contaron con un invitado sorpresa: Vetusta Morla. El grupo pop español reconoció que fue un «lujo» poder actuar en un espacio «tan especial», al mismo tiempo que sirvió para que se empezara a ubicar en el mapa cultural. Otro de los eventos, organizado de forma anual por la Plataforma Ciudadana Quinta de Torre Arias, es la Feria Agroecológica, un espacio con productos ecológicos, actividades y juegos en torno a la alimentación sostenible.

Invernadero de la Quinta de Torre Arias | Ayuntamiento de Madrid

Esta plataforma no se limita a organizar mercadillos, sino que se ha convertido en un actor relevante en la vida de la Quinta de Torre Arias. Su nacimiento, en el año 2014, se produjo «con el único fin de intentar parar la privatización de un espacio como Torre Arias que es de propiedad pública». Han sido continuas las disputas entre el Palacio de Cibeles y esta organización, cuyo último episodio se ha ocasionado con motivo de la privatización del servicio de jardinería de la quinta que pretende llevar a cabo el Ayuntamiento. Desde la Plataforma Ciudadana Quinta de Torre Arias argumentan que es «innecesario» y supone menoscabar la titularidad pública de la que goza la finca.

«La historia de la Quinta de Torre Arias merece ser reconocida y puesta en valor», concluye Miguel Ángel. El recorrido histórico de la finca –recogida en el decreto Decreto 59/2022, de 13 de julio de la Consejería de Cultura, Turismo y Deporte, por el que se le concedió la categoría de Bien de Interés Cultural– se remonta hasta el siglo XVI, en torno al año 1580, cuando bajo el reinado de Felipe II tuvo lugar la construcción de una casa de campo en la villa histórica de Canillejas, una de las más antiguas de la región. Dicha edificación fue llevada a cabo por el primer conde de Villamor, García Alvarado Velasco. Posteriormente, a lo largo del siglo XVII, el conde de Frigiliana dobló la superficie de la quinta e introdujo en ella mejoras y ampliaciones.

Parte de la Guerra de Sucesión

El espacio del barrio de El Salvador tuvo un papel notable en el conflicto provocado por el fallecimiento de Carlos II sin descendencia: la Guerra de Sucesión (1701-1713). Esta contienda por la corona española tuvo como aspirantes al trono a Felipe de Anjou y Carlos de Austria, que más tarde se convertiría en el archiduque Carlos IV de Habsburgo. Durante el conflicto bélico, las tropas del austriaco confiscaron la Quinta de Torre Arias y fijaron en ella su residencia. Una vez finalizada la guerra, con final amargo para Carlos de Austria, la propiedad del parque volvió a sus dueños.

Quinta de Torre Arias | Comunidad de Madrid

En los años posteriores, la quinta fue pasando por diferentes condes hasta que, a finales del siglo XIX, la propiedad recayó en manos de la VIII marquesa de la Torre de Esteban Hambrán, casada con Ildefonso Pérez de Guzmán el Bueno, VI conde de Torre Arias, título que da nombre al parque en la actualidad. Su última dueña, Tatiana Pérez de Guzmán el Bueno, firmó en 1986 un acuerdo por el cual la finca pasaba a ser propiedad del Ayuntamiento de Madrid, pero la VIII condesa de Torre Arias tendría el usufructo de la quinta hasta su fallecimiento, que tuvo lugar en 2012. En ese momento, la totalidad del ámbito pasó a ser de propiedad municipal y, a finales de noviembre de 2016, abrió sus puertas a todo la población madrileña.

Un comentario en «Quinta de Torre Arias, de residencia del archiduque austriaco a escenario de Vetusta Morla»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.