Sarkozy recibe a Merkel en una visita al Palacio del Elíseo. Por Reuters

Es curioso, pero hacía tiempo que la Unión Europa no daba un volantazo tan rotundo como el pasado 9 de diciembre y puede que lo haya hecho en dirección contraria. 23 países abrazaron sin pestañear la austeridad promulgada por Merkel y otros 3 dejaron la puerta abierta a una unión fiscal y monetaria como nunca ha conocido el Viejo Continente. El constante compromiso con excepciones del que ha disfrutado el Reino Unido desde que ingresara en el club llevaba tiempo pidiendo un portazo como el que ha recibido David Cameron en las narices, pero los mercados (¡Ay! Los mercados) pensarán que éste no era el momento. ¿Serán las medidas para salvar el euro lo que entierre un palmo más a Europa?

Recapitulando. Las áreas en las que más se estimula la economía son más susceptibles de atraer el dinero de los mercados. Por contra, los inversores que miren hacia nuestro continente verán un conjunto de países en los que los recortes presupuestarios y el techo de gasto van a dominar cualquier conversación económica. El comedimiento era necesario y las sanciones a los descuidados inevitables, pero al mismo tiempo Europa debe aceptar que previo paso a la recuperación vendrá una recesión aún más profunda.

La señal está en Francia, donde Sarkozy ha visto cómo la calificación de sus bancos más importantes ha bajado esta semana. El país vecino sigue temiendo por su Triple A pese a ser la segunda economía más poderosa de la eurozona. A modo de torniquete lleva tiempo reclamando la intervención del BCE, pero Merkel ha vuelto a cerrarle esa puerta. De Bruselas ha salido el fondo permanente que empezará a actuar en julio, pero su potencia de fuego (500.000 millones de euros) será insuficiente en caso de tener que salir al rescate de Italia y España. Ni las aportaciones al FMI (200.000 millones) aportan esa garantía. ¿Qué razones hay para hablar de estabilidad?

El otro salvavidas posible es la venta de deuda pública, pero el ascenso de la prima de riesgo pone cada vez más en peligro de colapso la economía. ¿Qué hacer si los acreedores empiezan a reclamar su dinero? Para curarse en salud el presidente de la Comisión Europea, Durao Barroso, propuso los eurobonos. De nuevo la misma protagonista, Angela Merkel, los ha aparcado. En una demostración de lógica, la canciller alemana no quiere que sea su país quien se haga cargo del derroche ajeno. Decisión entendible para todos menos para los mercados, que podrían apartar la vista de la eurozona y buscar seguridad en otra moneda.

Ocurra lo que ocurra, el Reino Unido lo verá desde la orilla. La mayor integración fiscal y económica traía consigo la amenaza de un impuesto sobre las transacciones financieras, último interés para la Bolsa más importante de Europa. David Cameron se quedó sin salvoconducto y fuera del acuerdo, lo que le costará peso específico en la Unión y un debate interno de Gobierno, pero le pondrá a salvo del peligro de recesión. Porque Europa ha avanzado en Bruselas, pero enfrente estaba el precipicio.

Tags: , , , , , , , , , , ,

Texto por: Andrés Aragón

Ver los artículos de Andrés Aragón
Alumno del Máster ABC.

Sin comentarios.

Deja un comentario

El negocio de los vecinos del Metropolitano: aparcar en la calle por 15 euros

Varios residentes del distrito alquilan de forma ilegítima plazas de estacionamiento en la calle aprovechando el colapso que se genera en el estadio rojiblanco los días de partido

Un asentamiento de mendigos, calvario de los vecinos del Puente de Ventas

Un grupo compuesto por unos 30 gitanos de origen rumano y presuntamente víctimas de una red de trata lleva años siendo foco de problemas en la zona

Sexo descontrolado entre desconocidos en el Cerro de los Ángeles

La suciedad y la inseguridad causadas por ciertas prácticas sexuales se han convertido en un problema para el municipio de Getafe

Platos gourmet a partir de una lata de conservas

Frinsa, una de las marcas de referencia del sector, apuesta por elevar el prestigio de los productos del mar enlatados

Porteros: un oficio en peligro de extinción

El clásico oficio de portero que custodia y habita en la comunidad de vecinos parece dejar paso a las empresas de conserjería con trabajadores multidisciplinares

«¡A todo el mundo le ha dado por el punto y el ganchillo!»

Cada martes por la tarde un grupo de mujeres se reúne en un restaurante de Collado Villalba para tejer con fines solidarios