90 mile beach, New Zealand. Por M.Pina

90 mile beach, New Zealand. Por M.Pina

Silencio. No hay nada o está lleno. El silencio tiene sonidos, un sordo escucha el silencio. El silencio angustia, acorrala, tranquiliza o desborda. El silencio tiene sonidos.

Hablaba Saramago sobre la ceguera pero nadie lo hace sobre la sordera. Dicen los Testamentos que es ciego el que no quiere ver. Para mí, es sordo el que no escucha el silencio.

Cierra los ojos, escucha; tápate la nariz; escucha; ponte tapones y escucha. El silencio suena. No es la nada. La niebla y el silencio se parecen, esa ceguera blanca de Saramago es el silencio del que hablo; el que saca lo que todos tenemos dentro. El silencio tiene sonidos, el silencio tiene sentimientos y el silencio tiene palabras.

Todo ayuda a que suene el silencio. En la biblioteca suena a nervios. En la iglesia suena a fe. En la cama, suena a todo.

El silencio tiene sonidos. El silencio es caprichoso, ¿cuántas historias terminaron con un silencio? el silencio es tan sonoro que es una respuesta a una pregunta. El silencio es jurídico, es un silencio administrativo. El silencio es también una dictadura. ¿A qué sonaría un campo de concentración?, escuchalo.

El silencio reconforta el alma, la apacigua; porque el silencio te susurra (cuando lo escuchas) que todo estará bien. Porque, mientras escuches el silencio, estarás vivo.

El silencio tiene sonido, tiene peso, tiene vida. Cállate y escucha.

Tags: , ,

Sin comentarios.

Deja un comentario

Un viaje en metro con los prismáticos de Julio Cortázar

Alfonso Armada fue director del Máster de ABC durante los últimos seis años y puede decir que fueron algunos de los mejores de su vida

De Canillejas a Sol bajo el cielo de algunos viajes

De Canillejas a Sol, el metro es un lugar donde los extraños se cruzan pero no se conocen, donde los diálogos son tan insólitos como el deseo de conversación

Viaje con Silencio

Ventas – Sol en metro sin la compañía de mi iPad

Multitud solitaria

De principio a fin. O al revés. Un viaje en la línea amarilla del metro, hasta el kilómetro cero, donde todo empieza, o acaba

En el metro nadie mira

Treinta y nueve minutos en el subterráneo madrileño. Sin móvil. Sin auriculares. Con un bolígrafo a punto de gastarse

Una mirada diferente

Un viaje por el subterráneo madrileño con un bolígrafo y un cuaderno como únicas armas

Revolución sexual en el Metro

Café, Bob Dylan, Umbral y gente que te puedes encontrar en el metro de Madrid

El último transbordo de Madrilánea

Un trayecto de metro hacia el kilómetro cero de Madrid. Un viaje junto a estudiantes, músicos con chistera y Mickey Mouse

Una lágrima en el metro

Hombro con hombro, compartiendo respiración, humores y perfumes. Tan ajenos como planetas orbitando en paralelo

Un amigo llamado metro

Ayúdame a abrir los ojos. Desinflame la cara. Maquíllame con cafeína o no llegaré a tiempo a la rutina inesperada […]

El anciano «terrorista» y otras historias subterráneas

Cómo llegué a Sol sin perderme, observando a la gente más curiosa y teniendo tiempo para comprar una chocolatina

Historias mínimas en la línea 4

Una viaje bajo la tierra con el kilómetro cero como destino final