90 mile beach, New Zealand. Por M.Pina

90 mile beach, New Zealand. Por M.Pina

Silencio. No hay nada o está lleno. El silencio tiene sonidos, un sordo escucha el silencio. El silencio angustia, acorrala, tranquiliza o desborda. El silencio tiene sonidos.

Hablaba Saramago sobre la ceguera pero nadie lo hace sobre la sordera. Dicen los Testamentos que es ciego el que no quiere ver. Para mí, es sordo el que no escucha el silencio.

Cierra los ojos, escucha; tápate la nariz; escucha; ponte tapones y escucha. El silencio suena. No es la nada. La niebla y el silencio se parecen, esa ceguera blanca de Saramago es el silencio del que hablo; el que saca lo que todos tenemos dentro. El silencio tiene sonidos, el silencio tiene sentimientos y el silencio tiene palabras.

Todo ayuda a que suene el silencio. En la biblioteca suena a nervios. En la iglesia suena a fe. En la cama, suena a todo.

El silencio tiene sonidos. El silencio es caprichoso, ¿cuántas historias terminaron con un silencio? el silencio es tan sonoro que es una respuesta a una pregunta. El silencio es jurídico, es un silencio administrativo. El silencio es también una dictadura. ¿A qué sonaría un campo de concentración?, escuchalo.

El silencio reconforta el alma, la apacigua; porque el silencio te susurra (cuando lo escuchas) que todo estará bien. Porque, mientras escuches el silencio, estarás vivo.

El silencio tiene sonido, tiene peso, tiene vida. Cállate y escucha.

Tags: , ,

Sin comentarios.

Deja un comentario

Ruta literaria por el corazón de Madrid

Reuniones de escritores, librerías de mujeres o periódicos desaparecidos convierten a la capital en un centro cultural

Librería Mujeres, el eterno bastión del feminismo

El establecimiento acoge todas las voces del feminismo y sigue siendo un escenario para el debate, la lucha y la reivindicación

Las librerías que recogen los libros que tú ya no quieres

En la capital cada vez existen más librerías que buscan rescatar aquellos libros que llevan años sin ser leídos. Las donaciones de bibliotecas y particulares les permiten «revenderlos» a precios asequibles

BookCrossing: los libros sin techo

Abandonar ejemplares en lugares públicos para que los recojan personas desconocidas y regresarlos a otro sitio agotada la lectura es la esencia de esta práctica

«Eso de la nueva poesía es una estupidez»

El poeta y agitador cultural argentino Carlos Salem lleva doce años animando semanalmente recitales nocturnos en bares de la capital. El novedoso formato poético que introdujo en nuestro país lleva varios años de crecimiento imparable

El patio Aleatorio de los poetas

Todos los miércoles, en el bar situado en el número 7 de la calle Ruiz, el escritor Carlos Salem coordina una jam de poesía en la que voces jóvenes y adultas se unen a través del verso