90 mile beach, New Zealand. Por M.Pina

90 mile beach, New Zealand. Por M.Pina

Silencio. No hay nada o está lleno. El silencio tiene sonidos, un sordo escucha el silencio. El silencio angustia, acorrala, tranquiliza o desborda. El silencio tiene sonidos.

Hablaba Saramago sobre la ceguera pero nadie lo hace sobre la sordera. Dicen los Testamentos que es ciego el que no quiere ver. Para mí, es sordo el que no escucha el silencio.

Cierra los ojos, escucha; tápate la nariz; escucha; ponte tapones y escucha. El silencio suena. No es la nada. La niebla y el silencio se parecen, esa ceguera blanca de Saramago es el silencio del que hablo; el que saca lo que todos tenemos dentro. El silencio tiene sonidos, el silencio tiene sentimientos y el silencio tiene palabras.

Todo ayuda a que suene el silencio. En la biblioteca suena a nervios. En la iglesia suena a fe. En la cama, suena a todo.

El silencio tiene sonidos. El silencio es caprichoso, ¿cuántas historias terminaron con un silencio? el silencio es tan sonoro que es una respuesta a una pregunta. El silencio es jurídico, es un silencio administrativo. El silencio es también una dictadura. ¿A qué sonaría un campo de concentración?, escuchalo.

El silencio reconforta el alma, la apacigua; porque el silencio te susurra (cuando lo escuchas) que todo estará bien. Porque, mientras escuches el silencio, estarás vivo.

El silencio tiene sonido, tiene peso, tiene vida. Cállate y escucha.

Tags: , ,

Sin comentarios.

Deja un comentario

La cuesta de Moyano: «La librería más grande de España»

En los últimos puestos de una de las calles más peculiares de Madrid, y bajo la atenta mirada de Pío Baroja, Armando tiene un total de 3.000 obras, aunque en su almacén guarda unos 15.000 libros

El «cambio» llega al Carnaval de Madrid

La alcaldesa de la capital, Manuela Carmena, ha desatado una nueva polémica, y es que ha decidido cambiar la ubicación del Carnaval al barrio de Tetuán

El ballet clásico, no solo cosa de profesionales

Al principio Iván Blanco elegía a quién contarle que hacía ballet. «Tanto chicos como chicas la primera pregunta que me hacían era: ‘¿Pero usas mallas?’»

Los judíos en Madrid, una comunidad en alerta

Chaleco antibalas, rifle en mano y vigilancia 24 horas: la Sinagoga de Madrid se blinda para proteger a la comunidad judía de posibles ataques yihadistas

Cuando había un tranvía en Prosperidad

Aunque ya no circula, los raíles están sepultados bajo el asfalto como una capa de la historia de la Prospe

Madrid Río, el parque que ha encandilado a Harvard

Para pasear, para hacer deporte, para respirar aire fresco… Madrid Río nació en 2011 tras más de seis años de gestación. Ahora su fama traspasa las fronteras españolas: más de 10 galardones lo demuestran