«El Mundo» en guerra


En 1898, William Randolph Hearst, editor del New York Journal y padre de la distorsión impresa, precipitó la Guerra de Cuba con un único propósito: multiplicar sus ingresos. ¿Está siguiendo el diario «El Mundo» el mismo camino?

En 1898, William Randolph Hearst, editor del New York Journal y padre de la distorsión impresa, precipitó la Guerra de Cuba con un único propósito: multiplicar sus ingresos. La cabecera de Hearst rivalizaba en la calle con la del húngaro Joseph Pulitzer, con quien competía por publicar las noticias más sórdidas y de dudosa credibilidad que atrajesen a los lectores.

Tras la explosión del acorazado estadounidense Maine en la bahía de Cochinos, el empresario vio la oportunidad de rentabilizar una contienda internacional durante meses, y atribuyó el ataque a los españoles. Sin tener pruebas y sin esperar a la investigación oficial, publicó al día siguiente: “La destrucción del Maine fue provocada por un enemigo. Los oficiales de Marina creen que el Maine fue destruido por una mina española”.

El dibujante Frederic Remington fue enviado a La Habana para cubrir la supuesta guerra hispano-norteamericana, pero al llegar allí no había ninguna contienda que ilustrar. Remington informó a Hearst, y éste le respondió con la famosa frase: «Usted deme los dibujos, que yo le daré la guerra». La campaña de acoso y derribo del editor convenció a la población norteamericana de la culpabilidad de España, y la guerra inventada se convirtió en realidad.

El diario El Mundo sostiene desde 2004 que existe una trama oculta en torno al 11-M. Una conspiración sobre la conexión de ETA con los atentados que se desplomó cuando la investigación policial desveló la firma islamista de la matanza. Pero aquella mañana de marzo, Pedro J. Ramírez se aferró a la primera «versión oficial» que el entonces presidente del Gobierno, José María Aznar, transmitió a la cúpula de los medios de comunicación después del atentado, y no ha dejado de hacerlo desde entonces. Buscaba un nuevo GAL y no desistió de su intento.

El pasado mes de marzo, el abogado de dos testigos protegidos del 11-M presentó en la Audiencia Nacional una denuncia contra El Mundo. Gonzalo Boye, representante legal de dos mujeres rumanas que declararon en el juicio, entregó unas confesiones manuscritas en las que las testigos explican cómo dos periodistas las presionaron, supuestamente, para que cambiasen su declaración. Según la denuncia, les pidieron que exculpasen a Jamal Zougam, condenado como autor material de la matanza, a cambio de ayudarlas a buscar trabajo y solucionar un problema con su hipoteca. Esta información fue obtenida y divulgada por el diario El País. El Mundo contestó a su inmediato rival en un editorial: «Ello es sencillamente mentira».

«Tras una larga investigación periodística», publicaba El Mundo en 2011, dos conocidos reporteros de la casa concluyeron que había «indicios de manipulación policial y falsos testimonios» durante el juicio. Se referían, como habrán imaginado, a las declaraciones de las dos mujeres rumanas y a las de un tercer testigo protegido con el que dicen haber hablado.

Alguien miente, y la Audiencia Nacional tendrá que averiguar quién. Si el tribunal descubre que no hubo presiones, es posible que El Mundo vuelva a la carga y solicite la reapertura del caso, alegando que el testimonio de las mujeres es tan falso como su denuncia. Pero si el tribunal confirma la coacción por parte del diario, demostrará que Pedro J. es capaz de hundir el Maine él mismo con tal de seguir en la picota.

Emilio Trashorras puede ser su viñetista. El minero condenado por vender los explosivos de los trenes a los terroristas confesó a sus padres antes del juicio: «Si El Mundo paga, yo les cuento la Guerra Civil».

Tags: , , , , , , ,

Texto por: E. Vasconcellos

Ver los artículos de E. Vasconcellos
Licenciada en Periodismo, Universidad Carlos III de Madrid.

Sin comentarios.

Deja un comentario

El negocio de los vecinos del Metropolitano: aparcar en la calle por 15 euros

Varios residentes del distrito alquilan de forma ilegítima plazas de estacionamiento en la calle aprovechando el colapso que se genera en el estadio rojiblanco los días de partido

Un asentamiento de mendigos, calvario de los vecinos del Puente de Ventas

Un grupo compuesto por unos 30 gitanos de origen rumano y presuntamente víctimas de una red de trata lleva años siendo foco de problemas en la zona

Sexo descontrolado entre desconocidos en el Cerro de los Ángeles

La suciedad y la inseguridad causadas por ciertas prácticas sexuales se han convertido en un problema para el municipio de Getafe

Platos gourmet a partir de una lata de conservas

Frinsa, una de las marcas de referencia del sector, apuesta por elevar el prestigio de los productos del mar enlatados

Porteros: un oficio en peligro de extinción

El clásico oficio de portero que custodia y habita en la comunidad de vecinos parece dejar paso a las empresas de conserjería con trabajadores multidisciplinar

«¡A todo el mundo le ha dado por el punto y el ganchillo!»

Cada martes por la tarde un grupo de mujeres se reúne en un restaurante de Collado Villalba para tejer con fines solidarios